Bolivia: Redistribución de ingresos del Estado benefició a 3,2 millones de habitantes durante la gestión 2011

El 30,8% de la población más vulnerable se benefició con los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla y con la Renta Dignidad. La redistribución de recursos elevó los índices de consumo de los servicios básicos. Los resultados de esta política llevaron a Bolivia a dejar el grupo de países considerados pobres y formar parte de los de ingresos medios bajos. 

Cambio

El conjunto de la transferencia de recursos condicionados que el Gobierno hizo en efectivo durante 2011 benefició al 30,8% de la población más vulnerable, equivalente a 3.267.877 habitantes, según los datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Las principales transferencias en la economía boliviana se concentraron en los bonos Juancito Pinto, la Renta Dignidad y Juana Azurduy. Es desde 2006 que el Gobierno comenzó a efectuar las transferencias condicionadas mediante programas sociales para la lucha contra la pobreza, para favorecer a la población de menos ingresos.

Esta distribución, a su vez, incidió en el aumento de los índices de consumo de servicios básicos.

Además de estos traspasos en efectivo, el Gobierno aplicó otros programas sociales como la Tarifa Dignidad, el plan de Post Alfabetización y otros orientados a mejorar la calidad de vida de la población.

Este proceso permitió establecer una red de protección social básica para un amplio conjunto de la población (3 de cada 10) más vulnerable del país.

Esta política contribuyó al descenso de la pobreza y permitió mejorar la calidad de vida de las personas, en especial de aquellas ubicadas en el área rural, añade el informe plasmado en la Memoria Anual del Ministerio de Economía.

En ese sentido, el elemento central del modelo económico es la redistribución del ingreso de los excedentes de los sectores estratégicos productivos hacia las esferas sociales más desfavorecidas.

Así, la redistribución del ingreso a través de transferencias de bonos sociales se constituyó en el principal motor del crecimiento económico durante 2011, según la cartera estatal

El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, señaló al respecto que “la pobreza extrema disminuyó en Bolivia como resultado de la plata que el Estado saca de su bolsillo y reparte entre los sectores más desposeídos”.

En 2011, las políticas de redistribución de ingresos se aplicaron por sexto año consecutivo  para reducir la pobreza y como estabilizador anticíclico.

Su base económica fue la nacionalización de los hidrocarburos efectuada el 1 de mayo de 2006, que fue el primer hito de esa política, ya que permitió recuperar los excedentes para su redistribución.

A esto se sumó el impuesto adicional a las utilidades mineras, así como la recuperación de los centros mineros como la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV) y la Empresa Minera Huanuni (EMH), que ahora se constituye en el principal centro estatal de producción de estaño.

A la lista también se suma la nacionalización de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) y de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), entre las más importantes.

Todas ellas permitieron generar excedentes para reinvertirlos en las propias industrias, así como en el pago de bonos sociales.

Reportes internacionales 

El Ministerio de Economía destacó el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que reportaron una mejora sustancial en las condiciones de vida de la población boliviana más pobre del país en términos de ingresos.

Ambos organismos internacionales señalaron que un millón de personas escalaron de la clase de ingresos bajos a la de ingresos medios y que la reducción de la pobreza extrema fue en 10%, en especial en el área rural.

De la misma manera, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita en la gestión 2011 superó los 2.000 dólares.

Estos resultados llevaron a Bolivia a dejar el grupo de países considerados pobres y formar parte de los considerados con ingresos medios bajos.

Indicadores

Desde 2006 se evidenció una significativa disminución de la pobreza dentro del territorio nacional. En 2005, los índices registraban un 60,6% de pobreza moderada que descendió hasta 48,5% en 2011. Durante el mismo período la pobreza extrema se redujo del 38,2% al 24,3%.

Durante la pasada gestión la pobreza extrema se redujo en 1,1 puntos porcentuales (pp) respecto del año 2010. La mayor disminución (1,2 pp) se produjo en el área rural, que registró un descenso del 44,7% al 43,5%; en tanto que en el sector urbano bajó de 15,5% a 14,5%.

En la gestión 2011, la pobreza moderada alcanzó un índice de 48,5%, es decir que se redujo en 1,1 puntos porcentuales en relación con la gestión previa. En el área rural la incidencia bajó de un indicador de 65,1% en 2010 hasta 64,8%, mientras que en la zona urbana el descenso fue de 41,7% a 40,5%, señalan los datos del Ministerio de Economía.

LA CIFRA

30,8 por ciento  de la población se benefició con los bonos de transferencia directa. Un 15,9% con el Juancito Pinto, un 8,4% con la Renta Dignidad y 6,4% con el bono Juana Azurduy.

LA FRASE

“El Estado saca de su bolsillito plata y empieza a repartir a los sectores más desposeídos; donde mejor resultado ha dado el bono no ha sido en el área urbana sino en la rural, (que es) donde estábamos apuntando”.

Luis Arce Catacora

Ministro de Economía y Finanzas.

LA CIFRA

1,2 puntos porcentuales es el nivel en el que descendió la pobreza en el área rural durante la gestión 2011 respecto de 2010, la más baja si se compara con la zona urbana, que disminuyó en 1,1 puntos.


DATOS

En 2011, el departamento que más se benefició con el Bono Juancito Pinto por número de estudiantes fue Santa Cruz, seguido de La Paz y Cochabamba.

En ese período, 430.292 alumnos recibieron esa bonificación, que alcanzó a Bs 86,1 millones.

El departamento con mayor número de beneficiarios por la Renta Dignidad entre los años 2008 y 2011 fue La Paz.

En ese período, se registraron 284.813 beneficiarios, que percibieron un total de Bs 2.097 bolivianos.

Renta Dignidad es vitalicia y garantiza una vejez digna

La Renta Dignidad es una prestación vitalicia y no contributiva dirigida a la población mayor de 60 años de edad, que pretende garantizar una vejez digna.

La principal fuente de financiamiento de esta transferencia son los recursos provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), además de otros, señala el Ministerio de Economía.

Entre febrero de la gestión 2008 y diciembre de 2011, el número de beneficiarios alcanzó a 896.470 personas, de las cuales el 83,2% pertenecen a la población no rentista y 16,8% a beneficiarios rentistas, quienes perciben un monto inferior con relación a los primeros.

Los departamentos donde se concentró el mayor número de beneficiarios fueron La Paz con el 31,9%, seguido de Cochabamba con el 18,0% y Santa Cruz con el 17,0%.

El Bono Juancito Pinto incentiva la escolaridad 

El Bono Juancito Pinto se estableció para incentivar la matriculación, permanencia y culminación del año escolar de la población infantil.

El pago del beneficio, aplicado desde 2006, se tradujo en una fuerte disminución de la tasa de deserción escolar, según los datos del Ministerio de Economía.

Su aplicación consiste en un pago único anual de 200 bolivianos, cuyos beneficiarios son niños y niñas de nivel primario hasta octavo grado de las unidades educativas públicas en todo el territorio nacional.

En 2011, el bono superó los 1,6 millones de estudiantes beneficiados, que representan el 15,9% de la población total. El monto pagado ascendió a 327,8 millones de bolivianos.

Los principales departamentos con mayor participación fueron Santa Cruz con 25,5%, La Paz 25,2% y Cochabamba 19,0%.

La mayor parte de los beneficiarios se concentró en el eje del territorio nacional: en Santa Cruz el número de estudiantes alcanzó a 430.292, en La Paz a 425.102 y en Cochabamba a 320.412 alumnos.


Tarifa Dignidad amplió el acceso al servicio eléctrico

La Tarifa Dignidad es un programa social que amplía el acceso y uso del servicio público de electricidad de los hogares urbanos y rurales a través del descuento por consumo de energía en las tarifas de esa prestación.

Este beneficio alcanza al 25% de descuento a los usuarios por un consumo inferior a 70 kilowatios mes en el área urbana y a 30 kilowatios mes dentro del área rural.

El programa es financiado con el aporte de las empresas participantes en el mercado eléctrico mayorista, sostiene la Memoria el Ministerio de Economía.

En 2011, la Tarifa Dignidad benefició a 831.425 consumidores, lo que representa el 49,7% del total nacional del servicio en domicilios, que significó un ahorro total de 63,7 millones de bolivianos para dichos hogares.

Los departamentos con mayor proporción de beneficiarios fueron Potosí con el 76,0%, Oruro con 62,0% y La Paz con 58,7%.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s