“Canto para hacer bailar a la gente”: Ismael Miranda

ismael_1‘Son 45’ se llama su nuevo trabajo discográfico, nombre que hace referencia a los años que lleva de vida artística.

En entrevista con este medio, ‘El Niño Bonito de la Fania’ habló del instrumento que le pone sabor al bailador de música afroantillana, de su nueva producción y su presentación el sábado en el marco de Barranquijazz.

No es el piano, ni las trompetas, ni el bajo, ni los trombones, ni las tumbadoras. El instrumento que le pone sabor al bailador de la música afroantillana es el tres.

Esa es la convicción del cantante puertorriqueño Ismael Miranda, conocido en el ambiente salsero como el Niño Bonito de la Fania, y quien será el encargado de cerrar las noches de gala de la edición número 18 del Festival Internacional Barranquijazz, en su presentación en el salón Jumbo del Country Club, este sábado 13 de septiembre.

Nacido el 20 de febrero de 1950 en Aguada, municipio acariciado por el océano Atlántico, ubicado en el occidente de Puerto Rico, Ismael Miranda lanza esa afirmación en referencia a que en la mayoría de sus producciones discográficas está presente el sonido inconfundible de ese instrumento cordófono de origen cubano, derivado de la guitarra.

“Es que el tres es sabor y esencia. No se concibe a un bailador en estado de quietud cuando suena el tres, y yo canto para hacer bailar a la gente”, asegura Miranda.

P ¿Desde cuándo le dio cabida al tres en sus producciones discográficas?
R.  Desde mi primera producción con mi orquesta, La Revelación. Eso fue en 1973, después de abandonar la orquesta de Larry Harlow. Mi primer disco de larga duración se tituló Así se compone un son, y el tres lo tocó el que a mi juicio es el máximo exponente de ese instrumento: mi compatriota Nelson González.

P A qué otros tresistas admira?
R.  Admiro al veteranísimo boricua Charlie Rodríguez y al cubano Pancho Amat.

P¿Qué le dice el nombre de Barranquilla?
R.  Barranquilla y Colombia constituyen el paraíso de Sudamérica. La gente es amable, querendona. Lo hacen sentir a uno como si fuera un miembro más de la familia. Esta es la cuarta vez que voy a Barranquilla, y la primera que lo hago con mi propia orquesta. Antes estuve con Las Estrellas de Fania, en dos ocasiones, y con el maestro Tito Puente.

P ¿Qué nos puede anticipar de su concierto del sábado?
R.  Además de que interpretaré lo más selecto de mi repertorio, con canciones infaltables como Así se compone un son, María Luisa, Las esquinas y No me digan que es muy tarde, voy a presentar en sociedad parte de mi más reciente trabajo musical.

P Adelántenos algo de ese trabajo…
R.  ¡Cómo no! Se titula Son 45, en referencia a mis 45 años de trayectoria musical. El disco fue producido por Víctor Manuelle, y uno de los temas que contiene es Piano, bajo y bongó, con la participación de Richie Ray, Bobby Valentín y Roberto Roena, tres músicos esenciales en la salsa con los que siempre anhelé trabajar en un trabajo discográfico mío.

P ¿Qué cantantes y agrupaciones lo cautivaron antes de que se iniciara en la música?
R. De mi gusto siempre fueron Cortijo y su Combo, Tito Rodríguez y Tito Puente. También me fascinaron los cubanos Benny Moré, Arsenio Rodríguez, Félix Chapotín y la Sonora Matancera con sus grandes estrellas: Daniel Santos, Celia Cruz, Celio González, Nelson Pinedo y Carlos Argentino.

P ¡Cómo se dio lo de su grabación con La Sonora Matancera?
R.  Ese fue un proyecto largamente acariciado. Quise grabar ese disco para lucirlo en mi discoteca y gozar del privilegio de haber grabado con La Sonora Matancera. Es un disco para coleccionistas.

P Dentro de su repertorio, ¿qué significación tiene para usted ‘Rumbón melón’?
R. Rumbón melón representa mi génesis en la salsa. Lo grabé con la orquesta de Joey Pastrana a finales de 1966, cuando tenía solo 16 años. El disco salió al mercado en 1967. Esa canción se quedó eternizada en el gusto de la gente. Donde quiera que voy me exigen que la cante.

P ¿Quién lo bautizó ‘El Niño Bonito de la Fania’?
R. Johnny Pacheco, el director musical de la Fania. Él fue quien le puso a Cheo Feliciano ‘El Niño Mimado de Puerto Rico’ y a Willie Colón ‘El Malote’.

P  Son numerosos los expertos y coleccionistas de la salsa que lo catalogan como el último gran referente de los vocalistas de la salsa, ¿qué opina al respecto?
R. No me siento como nada grande. Más bien soy como una hormiguita. Le doy gracias a Dios por haberme permitido rodearme de gente talentosa.

P ¿Cuál considera su mejor época?
R. Todas han tenido su importancia a su modo: con Joey Pastrana, con el que solo duré seis meses, con Larry Harlow, con la Fania y con mi orquesta.

POR: FAUSTO PÉREZ VILLARREAL/EL HERALDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .