SE DESPIDE DE OCAÑA EL DIGNO CIUDADANO DR. ALEJANDRO GUTIÉRREZ DE PIÑERES Y GRIMALDI, CON SU APRECIADA ESPOSA.

alejandro-gutierrez

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Con profundo pesar debemos registrar el viaje al Eje Cafetero de los esposos: Doctor Alejandro  Gutiérrez de Piñeres y Grimaldi con su dignísima Esposa, quienes muy a nuestro pesar dejan la provincia de los Caros  y continúan el periplo de sus  vidas en las lejanas tierras del Eje Cafetero. Constituye una pérdida inmensa para el Norte de Santander  y Sur del Cesar, que éste descendiente personas de muy grata recordación como lo fueron sus padres: el Dr. Valentín Piñeres Andrade, nacido en Mompox y Doña Lastenia Grimaldi de Piñeres, dignísima matrona originaria del emblemático pueblo de Rio de Oro, cuna de eminentísimos personajes de la vida nacional.

El Doctor Piñeres Andrade se caracterizó por ser uno de los más eminentes Juristas que llegaron a Ocaña a principios del siglo XX, en donde sembró la semilla de la pulcritud, la justicia y el decoro en el ejercicio de su profesión de Abogado. Sin duda alguna, este gran personaje fue él el vivo ejemplo para muchas generaciones de Juristas de la región y de Colombia, así como para sus hijos, pues les dejó un legado de honradez y sapiencia a toda prueba, su hogar fue cuna de una pléyade de profesionales de diferentes disciplinas que han engrandecido el nombre y perpetuado  la tradición de sus padres.

La partida de nuestro apreciadísimo Alejo, es una pérdida irreparable para la Ocañeridad, para las  generaciones que lo vieron desde su regreso después de un viaje al Valle del Cauca que duró 42 años en donde estudió, se hizo profesional, ejerció como Abogado, en Empresas privadas y del Estado con lujo de competencia y sabiduría; al cumplir su anhelo de regresar a su tierra Ocaña, es posible que su tierra natal no haya valorado en su verdadera dimensión a éste Periodista, Escritor, Jurista, historiador y un consumado folclorista y crítico de arte, que seguramente regresa a lo ignoto en la búsqueda de un destino incierto, o en el mejor de los casos a su verdadero destino, su realización personal.

Nos va a hcerer mucha falta nuestro apreciado Alejo, pues personas como él, siempre han llevado en su alma a su terruño y alimentado sus esperanzas de verlo convertido en una verdadera ágora de intelectualidad y progreso, pero sus bellos y sanos proyecto de solidaridad para con la cuna de sus ancestros se vieron frustrados por la indiferencia de sus paisanos y la miopía en sus apreciaciones, por qué no decir que por física envidia no lo dejaron desarrollar sus sueños. Que las tierras en donde morará, no se sabe hasta cuándo, pues su espíritu de aventura y de cambio marcará su derrotero, lo acoja con el entusiasmo y cariño que le demostramos sus amigos y que le conservaremos guardado en lo profundo de nuestros corazones.

No le decimos adiós a nuestro caro amigo, solo le digo: ¡Hasta luego!… A Ocaña le deja un legado de pulcritud y de  amor imperecedero.

JOSE NELSON RODRIGUEZ MELO.
ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE AGUACHICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s