Una interesante propuesta política

IMELDA DAZA COTESPor Imelda Daza Cotes

Los acuerdos parciales sobre garantías políticas a que llegaron los negociadores en La Habana son, sin duda, trascendentales. Hay espacio para el optimismo. Parece factible ampliar la democracia. Se sabe que nada está acordado hasta que todo esté acordado, pero aun así, lo expuesto, refleja voluntad y compromiso de paz entre las partes.


Según lo convenido, se aprobará un Estatuto de garantías que consagre los derechos de los partidos/grupos de oposición política, se crearán mecanismos que  promuevan la participación ciudadana en la vida política y en el control de la gestión pública, se establecerán Consejos para la Reconciliación y la Convivencia que contribuyan a desarrollar una cultura de tolerancia, respeto y reconocimiento del contrario/adversario. Una misión de expertos revisará la organización y el régimen electoral para garantizar su transparencia, asunto muy importante en un país donde las elecciones carecen de diafanidad y los partidos políticos se convirtieron en carteles que representan intereses privados/personales.
Pero, el acuerdo paz no resolverá los graves problemas que padece la mayoría de los colombianos, sólo significará el fin de la confrontación bélica, luego de lo cual se impone la implementación de medidas que permitan hacer realidad lo acordado. Hay que crear condiciones favorables a las reformas. El debate electoral brinda la oportunidad de amarrar cosas en esa dirección. Por eso resulta oportuna la propuesta de la analista Claudia López a los precandidatos presidenciales de la Tercería, de renunciar a sus aspiraciones y unir esfuerzos en una lista única al Senado con listas regionales diversas a la Cámara,  para garantizar así un grupo grande y fuerte  en el Congreso, que blinde el Acuerdo final de fin del conflicto e impida a los enemigos de la paz, siempre al acecho, sabotearlo. Propone además que se respalde la reelección de Santos para garantizar que él mismo implemente las reformas. Desde luego sería un respaldo amarrado a las trasformaciones que el acuerdo de paz haya identificado como prioritarias. Se trata, dice, de: “construir unas nuevas mayorías que garanticen que la paz no será el silenciamiento de los fusiles para seguir en el infeliz mundo de la inequidad y corrupción actual sino una transformación política profunda en favor de las mayorías ciudadanas” .
Una propuesta osada. Vale la pena discutirla. Lamentablemente a muchos voceros de la Tercería (izquierda, centro izquierda) los sombrea un gigantesco EGO que les impide una lectura correcta de la coyuntura política. Quizás los líderes regionales de los movimientos sociales puedan presionar. Que se abra el debate!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .