Archivo de la categoría: José Atuesta Mindiola

DÉCIMAS AL FESTIVAL VALLENATO 2017

José Atuesta Mindiola
JOSE-ATUESTADÉCIMAS AL FESTIVAL

Sigue leyendo…

La entrañable amistad entre Rafael Escalona y García Márquez

ESCALONA Y GARCIA MARQUEZ, BARRANQUILLA 1950

ESCALONA Y GARCIA MARQUEZ, BARRANQUILLA 1950

Por José Atuesta Mindiola

Entre el compositor Rafael Escalona Martínez y el escritor Gabriel García Márquez existió una entrañable amistad, y muchas coincidencias: nacen el mismo año, 1927. El padre del compositor, Clemente Escalona Labarcés, y el abuelo del escritor, Nicolás Márquez Mejía, fueron coroneles de la Guerra de los Mil Días.  En los primeros años de escuela, sus inclinaciones artísticas se orientaron hacia la pintura. Escalona, en su nativa tierra de Patillal, pinta paisajes y caricaturas, después se dedica a escribir y a silbar crónicas en versos.  García Márquez en su infancia, en la Escuela de Aracataca, prefiere la pintura; luego, a los ocho años, cuando aprendió a leer y a escribir de la mano de Rosa Elena Fergusson, empezó a sentirse atraído por los autores del Siglo de Oro que le oía declamar a su maestra. Sigue leyendo

Los cien años del natalicio de la maestra Juana Bautista

escanear0001

Juana Bautista Mindiola Corzo y su esposo José Eleuterio Atuesta Acuña

Por José Atuesta Mindiola*

Atánquez: edén musical de gaitas y guitarras, el cerro de la Juaneta derrama las brisas de la Nevada y el aroma de trapiches y alfandoques se entrelaza con el verdor de la primavera y la ruta ceremonial de las mochilas.  Ahí nace el 25 de enero de 1917, Juana Bautista Mindiola Corzo. La primera hija de Sara Corzo Maestre, elegante patillalera de fina estampa, que tuvo con José Antonio Mindiola Arregocés, distinguido boticario, agricultor y comerciante. Sigue leyendo

Buenos amigos parranderos

atuesta200Por: José Atuesta Mindiola

Los amigos son una llovizna de sombra en los solitarios caminos de sequía, y por eso que cuando uno los nombra, enseguida sentimos su cercanía. Tal vez inspirado en estos versos de la complicidad fraternal y del amor por la música vallenata, Tuto Baute Uhía tuvo la feliz idea de crear en el 2011 la organización ‘Buenos Amigos Parranderos de Valledupar’. El pasado 21 de diciembre presentaron una revista y dos discos compactos con 22 canciones, como unaofrenda a la amistad y la parranda, ese referente simbólico o espacio común de identidad que sirve de pretexto a un grupo de amigos para actuar y para entenderse. Sigue leyendo

Tercer aniversario de la muerte de Diomedes

mama-vila

Diomedes Díaz y su madre Elvira Maestre Hinojosa “La Vieja Elvira”

Todo va tan de prisa que parece que fue ayer. Aquella tarde del 22 de diciembre de 2013, en las invisibles campanas del viento se escuchaban los sonidos del dolor y de los rostros afligidos emergía un invierno de lágrimas. Diomedes Díaz Maestre, el ídolo del canto vallenato, yacía en la placidez del sueño eterno. Sigue leyendo

El paisaje de Valencia en las canciones de Calixto Ochoa

Calixto-ochoa

Calixto-ochoa. Foto: Edgar De La Hoz

Por José Atuesta Mindiola

Valencia de Jesús, en época prehispánica, era un paraje de indígenas Chimilas; estaba rodeada por las fértiles llanuras del Poponí, y en el centro de ellas, un cerro oteaba: al norte, la serranía y el nacimiento del río Los Clavos; al este, la ruta de frondosos campanos en los caminos al Valle del Cacique Upar; al sur, kilómetros de verdes extensiones; al occidente, bosques de palmas de corozos y sabanas detenidas en el sol de los venados. Sigue leyendo

Cuando el amor se viste de fiesta

atuesta-zuletaPor José Atuesta Mindiola 

El amor de la familia es como el árbol de la gracia, nunca deje de crecer. Para los padres responsables de la educación y el proyecto ético de sus hijos, el amor no envejece; porque la prudencia, la comprensión y la ternura resplandecen en el diván candoroso de los años.  Dice el maestro Adolfo Pacheco: “somos como el Mochuelo de ojos negros brillantinos, entre más viejo más fino”. En palabras del pintor Francisco Ruiz: “con los años el amor viaja pegado a la piel, como madero de naufragio, imán de los sueños, trapiche de penas añejando sabio vinos”. Sigue leyendo