A 90 años de El tesoro de Atahualpa, en fiesta el cine ecuatoriano

el tesoro de ataualpha

Quito, 7 ago (PL) Pasaron ya 90 años del estreno de la primera película ecuatoriana, El tesoro de Atahualpa, y para celebrar hoy el aniversario los cines capitalinos iluminan sus grandes pantallas con producciones todas nacionales.

En este país suramericano el séptimo arte está de fiesta, además de por el cumpleaños, por arribar a casi una centuria de vida en condiciones notablemente diferentes.

«Antes aprendíamos cine por nuestra cuenta y teníamos un sinnúmero de problemas, sobre todo técnicos. Ahora es mucho más fácil», comentó el realizador Jorge Vivanco, citado por el diario El Telégrafo.

Según sus declaraciones, por mucho tiempo hacer películas fue una constante lucha, pero ahora son innegables los logros en el sector.

«Actualmente es mucho más fácil, existen apoyos, por ejemplo, los incentivos del Consejo Nacional de Cinematografía que, aunque pequeños, sí son una ayuda para cualquier realizador», aseveró.

El cineasta, autor de filmes como Chacón Maravilla y Pisada en falso, será uno de los cuatro panelistas en un conversatorio previsto para esta noche, cuya convocatoria anima a reflexionar sobre «¿Qué se escribe, cómo se produce y realiza cine en el Ecuador?».

En la cita también participará la documentalista Yanara Guayasamín, realizadora de materiales como Cuba, el valor de una utopía, quien opinó que ese género se consolida de buena manera en el país.

«Tenemos muchísimas historias que contar, lo hemos demostrado. Cada documental es una historia distinta, única, que te aporta una nueva forma de ver la vida. Lo importante es saber manejar la información siempre con ética, y mostrar lo que suele estar oculto, aunque lo veamos todos los días», añadió.

Hoy cientos de personas recordarán aquí cómo el 7 de agosto de 1924 Ecuador vio por primera vez las imágenes de una historia propia, que titulada El tesoro de Atahualpa llegó del lente del guayaquileño Augusto San Miguel (1905-1937).

El pionero del cine en este territorio fue para esa producción, como para todas las que hizo, actor, director, guionista y camarógrafo.

Aquel filme, una propuesta silente, abrió camino para desarrollar ideas autóctonas en un arte que por aquellos años estaba en estado incipiente.

En homenaje a su legado el 7 de agosto fue declarado Día del Cine Ecuatoriano, y se instituyó el Premio Augusto San Miguel como reconocimiento anual a los mejor del séptimo arte nacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.