Lolita, una gran maestra

Una romería de personas se observó ayer en la casa de Lolita Acosta, que llegaron a darle el último adiós. Joaquín Ramírez/EL PILÓN

Una romería de personas se observó ayer en la casa de Lolita Acosta, que llegaron a darle el último adiós. Joaquín Ramírez/EL PILÓN

Como una persona que dejó huellas indelebles, así recordaron amigos y conocidos a Lolita Acosta Maestre, quien se convirtió en una maestra de la prensa escrita con el Diario Vallenato, medio que fundó y en el que le dio la oportunidad a jóvenes y adultos de adentrarse en el mundo de las letras.

También se destacó por ser una mujer altruista, preocupada por las causas sociales, fervor que materializó en la Fundación Cristo Llama tu Puerta, de la Iglesia Tres Ave Marías, donde trabajó incansablemente.

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata aseguró que Lolita siempre predicó con su ejemplo y desde la Oficina de Prensa de esa entidad marcó el camino para que el vallenato fuera la mejor noticia cantada. “Su vida fue el periodismo tanto radial como escrito, y esto servirá para que las nuevas generaciones sigan su ejemplo de entrega y de amor a la vallenatía”, comentó el presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina.

Por su parte, Andrés ‘El Turco’ Gil, presidente de la agrupación Los Niños del Vallenato, donde Lolita fungió como relacionista pública, aseveró que ella era como una mamá para los infantes de la agrupación; estaba pendiente de los más mínimos detalles de cada gira o evento donde los invitaban y se emocionaba por cada triunfo alcanzado.

Entre las historias que recuerda de los múltiples viajes que hicieron juntos para promocionar la música de la caja, guacharaca y acordeón esta “pasábamos mucho trabajo con las comidas en los países europeos. Ella donde podía compraba alimentos y nos preparaba comida criolla, pensando siempre en el bienestar de los niños”.

Entre tanto, la Asociación de Periodistas Víctimas del Cesar ‘Por el Derecho a la Palabra’ reconoce en Acosta Maestre su liderazgo de formadora de periodistas y exalta su nombre como ejemplo para las nuevas generaciones y su estoicismo  por el bien de las comunidades.

“Su ejemplo de mujer aguerrida y ecuánime en su labor periodística la llevó a obtener
reconocimientos de gremios periodísticos, privados y públicos. Desde su juventud forjó pensamientos críticos, académicos y filosóficos que rompieron los viejos paradigmas del periodismo y la escritura, como fundamento de la palabra.  También en ella se observó el talante de un periodismo capaz de despedazar la barrera manipuladora de la palabra, para beneficio de una sociedad y no de unos pocos”, indicó su presidente, Aquilino Cotes.

Así la recuerdan los periodistas
Lolita Acosta fue la fundadora del Diario Vallenato, medio que sirvió de escuela -desde la década de los 80 hasta el 2000- para muchos periodistas de la región, quienes la recuerdan con nostalgia y cariño.

Para Edilberto Castillo era “una persona luchadora e incansable. No sé a qué horas dormía ni a qué horas se levantaba, porque uno siempre la veía en disposición de hacer las cosas y bien
hechas. Era exigente con ella misma y terminaba siéndolo con los otros. Tenía un espíritu formador inigualable, enseñándole a hacer periodismo en la provincia, donde había muchas limitaciones.

Lolita se preocupó por la imparcialidad, cosa que le agradezco. Hubiese podido llegar más lejos con el Diario Vallenato si se hubiera puesto de rodillas a gente (clase dirigente) que pretendía que le dieran participación a cambio de que los tratarán bien.
Se tomaba a pecho el Festival Vallenato. Nosotros le decíamos que pareciese que el Festival fuese de ella sola. Era gestora de las causas sociales”.

Juan Rincón la recordó como una “maestra que abrió el camino con la escuela de El Diario Vallenato; además como la defensora y difusora del auténtico vallenato. Ella fue mi amiga y comadre, la que me llevó a respaldarla en el trabajo que cumplía en la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata. No la olvidaré porque le daba el verdadero valor a la amistad”.

Jaider Ovalle nunca la consideró como una jefe sino como una profesora. “Era una persona que estaba pendiente de la calidad del trabajo, de la redacción, de la ortografía; todavía guardo las correcciones, que nos hacía en hojas impresas, cosa que nos fortalecía. Hacía un periodismo abierto e independiente, no tenía ataduras para trabajar”.

Edgardo Mendoza la describe como una mujer de talante alegre, de risas, cuentos y anécdotas, convencida de su profesión y con humildad sin precedentes.

Por su parte, Alba Quintero rememora que “a nivel de periodista la resumo como una mujer profesional; ejerció a cabalidad su carrera, con objetividad e imparcialidad, manejaba el rigor periodístico, cuidaba mucho las fuentes. Una mujer con mucha vocación de servicio a la comunidad, defensora de las causas sociales. Y como persona la describo en las palabras honestidad y rectitud; era una mujer muy correcta en su forma de ser, sencilla y humana”.

Entre tanto, Josefina Jimeno, la recuerda como una persona luchadora, que le enseñaba a todo aquel que estaba a su lado. “Yo aprendí mucho de ella. Fue mi guía, consejera y amiga. En los momentos difíciles siempre tuvo una palabra de aliento. Fue mi motor, trabajé con ella en el Diario Vallenato y en la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, me siento orgullosa de haber trabajado a su lado. Era muy brillante, que con su hablado pausado decía cosas concretas. El mundo podía estar acabándose, ella mostraba una paciencia admirable”.

Nubia Mejía la califica como “una excelente persona, ética, organizada y comprometida en lo profesional. Era de la generación que escribía bien con ortografía y gramática”.

PUNTOS DE VISTA
Gustavo Gutiérrez, cantautor
“Fue una gran mujer, con una visión de Valledupar única, luchadora, dinámica, de nobles sentimientos, comprensiva con sus amistades. Hace muchos estuve enamorado de ella, Lolita tenía 18 y yo 25, como en la década del 60; me cautivó su sonrisa, su manera franca y abierta de ser, su don de gente y su belleza”.

Fredys Socarrás, alcalde de Valledupar
“A Lolita Acosta la recordaremos como una guerrera incansable, defensora del folclor,  la cultura y las buenas prácticas periodísticas; ejemplo de lucha y modelo a seguir para todas las generaciones”.

Aquiles Hernández, presidente del CPV
“Su amor por el periodismo vallenato y regional  deja huellas imborrables, tantas que será indeleble su recuerdo como persona, profesional integral y comprometida, como mujer de lucha, convicción pero  permanente cariño por todos y por todo. Para Lolita no hubo  grandezas, su humildad,  su pensamiento igualitario  en lo personal y laboral, fue siempre su antorcha”.

Jesualdo Hernández, rector de la UPC
“Lolita fue sin duda una gran periodista, forjadora de esta humilde profesión en nuestra ciudad; pero ante todo fue una valerosa mujer, sencilla, humilde y servicial, quién siempre tenía una sonrisa amable y cordial para todo el que tratará con ella”.

ANNELISE BARRIGA RAMÍREZ/EL PILÓN
Annelise.barriga@elpilon.com.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.