La indeleble huella de Lolita Acosta

lolita20

La muerte de Lolita Acosta ha dejado una inconsolable tristeza entre sus amigos más cercanos y sus colegas de Valledupar, Cesar y Colombia, esta mujer no solo se destacó por crear El Diario Vallenato, sino que impulsó la cultura vallenata como el encuentro Mundial de Músicas de Acordeón, la Fundación Social Cristo llama a tu puerta, la Academia del Turco Gil, la Fundación Reyes y Juglares y la Fundación Amigos del Viejo Valledupar, Aviva.

Con el Festival Vallenato tenía una relación intrínseca, muchos de sus amigos decían que ella sentía que esa festividad era de ella porque se la tomaba en serio como todo los trabajos que hacía.

Fue una persona fundamental para la cultura vallenata y para el Festival de esta tierra por su profesionalismo y su constancia para proyectar y promoverlas. En las labores de promoción de la música cultural de esta región del país, Lolita hizo un papel aguerrido y direccionado que ayudó a perfilar la festividad más importante de Valledupar.

Alcanzó a tener una cantidad de comunicadores cuando estaba en la jefatura de prensa de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata y trabajaba para que la comunidad estuviera bien informada y contextualizada, para que supieran qué era lo que se estaba hablando en ese momento.

Su estrecha relación con Consuelo Araujo ‘La Cacica’ fue única, eran muy amigas y las dos tenían un ideal “que la cultura vallenata fuera reconocida en el mundo”, esto fue reconocido por uno de los hijos de Consuelo, Rodolfo Molina Araújo, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, quien recordó que “su relación con Consuelo era bastante compenetrada porque se entendían muy bien, Lolita le leía la mente a Consuelo y Consuelo se la leía a Lolita, eran un dúo muy bueno porque siendo las dos periodistas sabían qué querían lograr y cómo lo podrían lograr, no tenían que desgastarse sino que las dos solo comentaban hacia dónde querían ir y cómo querían contar la historia del Festival, supieron cómo proyectarlo y eso les salía a la perfección porque se notaba que se conocían. En lo que logré conocer a Lolita en la Fundación fue una experiencia muy bonita porque era ver la proyección que Consuelo nos había mostrado a nosotros como hijos y que uno pudiera ver en una persona como Lolita esa capacidad y esa constancia como la tenía Consuelo, era maravilloso”.

Otro proyecto al que le apostó y con el que se la jugó toda, fue la Fundación Amigos del Viejo Valledupar, Aviva, ahí trabajaba de la mano con Alba Luz Lúquez, pero “ella manejaba todo lo que tenía que ver con prensa y divulgación de la Fundación Aviva y fue una de las que nos ayudó a proyectar y organizar la actividad ‘noche de cantautores’ que es la única que tiene costo porque tiene un fin que es la preservación del patrimonio arquitectónico de Valledupar, con eso logramos restaurar la casita de bahareque que fue iniciativa de ella. Fue fundamental en la Fundación, nos daba ideas para proyectos, nos decía qué podíamos hacer, cómo debíamos manejar las actividades. Lolita estuvo en todos los procesos de Aviva y trabajar con ella fue un espectáculo porque fue una mujer integral y de la cual se aprende todo el tiempo, todo el tiempo aprendí viendo su forma de trabajo que era muy correcta y disciplinada”.

Lolita recibió el reconocimiento al Mérito Empresarial Julio Villazón Baquero de la Cámara de Comercio de Valledupar por los servicios prestados como pionera de las artes gráficas aplicadas al periodismo y la creación de El Diario Vallenato, medio que dirigió desde diciembre de 1980 hasta agosto de 2001.

Según sus palabras en el 2012 cuando ganó: fue la primera vallenata en ser Girl Scout. Sucedió en Medellín en el año 1965. Desde entonces la palabra pionera marcó su conciencia y su voluntad. De modo que lo que siguió después fueron acciones hechas por primera vez en esta tierra hermosa, otrora remanso de paz y de alegría, como dijera Gustavo Gutiérrez Cabello en sus “Rumores de viejas voces”.

El portal cultural panoramacultural.com.co publicó el 26 de diciembre un escrito de la periodista en donde ella describió cosas importantes para ella y para Valledupar. “En 1969 fui la primera mujer en inscribirse para estudiar en el Colegio Nacional Loperena que ese año abrió sus puertas para nosotras. En septiembre del presente año tuve la dicha de coordinar la celebración, con bombos y platillos gracias a la iniciativa de la Fundación Aviva, de los 70 años de su fundación.

En la década de los 70, con un grupo de intelectuales, creamos el primer Cine Club y con un grupo de pequeños y medianos industriales, el capítulo Cesar de Acopi.
Luego, vino esa gran aventura que fue El Diario Vallenato, empresa desde la cual le dimos vida al Periodismo Turístico por primera vez en Valledupar y al proyecto Prensa Escuela por primera vez en Colombia.

Incursioné también como pionera de las asesorías de prensa en aquella ciudad nuestra en donde todo estaba por hacer. Las primeras entidades atendidas fueron Emdupar e ICA. Y en los años 90, José Jorge Dangond Castro, pionero de los canales regionales de televisión, me dio la oportunidad de ser la primera mujer en tener un espacio en su Televallenato. Se llamaba 5 minutos con Lolita, los cuales, gracias a su generosidad, la mayoría de las veces eran más de 5 pasando a mis personajes entrevistados.”

Mis décimas a Lolita Acosta
El docente y columnista de este diario, José Atuesta Mindiola, escribió unas décimas en honor a la desaparecida periodista y gestora cultural que compartimos con nuestros lectores.
I
Querida amiga Lolita
Tierna princesa Wayúu
Nadie tanto como tú
Ama esta tierra bendita.
Tus palabras exquisitas:
Rumor de nieve y rocío
Tu belleza es como el río
En su permanente andar:
Eres musa del cantar
De secretos amoríos.
II
En tus ojos los albores.
En la aurora la floresta,
Amaneceres de fiesta,
En este Valle de amores;
Iluminas de esplendores
Las letras del periodismo
Que alejaron el abismo
Ausente de la escritura.
Tu Diario, la cultura
De información y civismo
III
Tu amor eterno: la prensa,
Tu madre Sara y tus hijos
Trinidad que Dios bendijo
Y en el alma la condesa.
El recuerdo es la despensa
De la memoria acuciosa,
Que mira siempre las cosas
Más allá de su apariencia
Y reconoce la esencia
En palabras generosas.
IV
Admirada periodista
Loly Dolores Acosta
La senda nunca es angosta
Cuando el mar está a la vista.
La confianza es optimista
En la fe del navegante,
Con pasión de principiante
Se fortalece el trabajo;
Nada de sesgos y atajos,
Tus pies besan el diamante.

El periodista Yolís Díaz escribió unas palabras para Lolita, así describe él a quien fue su maestra 20 años antes de recibir su título como comunicador social.
“A finales de 1.986 y apenas cuatro meses después de haber llegado de Pijiño, yo me la pasaba entre los barrios Cañaguate y Novalito de Valledupar. En la Voz del Cañaguate me empezaba a dar a conocer; a escasos 100 metros de ahí ya entraba con toda confianza a una casa grande, ubicada frente al parque, la sede del Diario Vallenato.
Allí Lolita Acosta conoció de mi vocación por el periodismo y dejó que yo escribiera mis primeras noticias, como no podía contratarme me daba todos los martes las dos páginas centrales para que las comercializara, así que ese día salía una revista deportiva con avisos que me ayudaban a solucionar mis problemas económicos, allí estaba el aviso de la Ferretería Cesar, porque en el Club Campestre pude convencer a un hombre gustoso del deporte, Don Mauro Tapias, esa cuña aún continúa en mi programa radial.
El Diario Vallenato, el que yo salía a vender por los barrios en una bicicleta, fue mi escuela periodística, allí estaban Juan Rincón Vanegas, Edilberto Castillo y Jaider Ovalle, con quienes me turnaba el computador para luego escribir mis notas deportivas. Lolita siempre me corregía la palabra Bolívar porque cada vez la escribía sin la tilde en la i. Lo hacía con tanto cariño que yo veía en ella a una madre, recuerdo los sacrificios que hacía para sacar adelante el periódico, acompañada por la señora Sara, también de especial recuerdo.
Cuando llegaba la Navidad, Lolita se esforzaba por hacerle la integración a los trabajadores que tenía en el periódico, y aunque yo no estaba en nómina, me invitaba y yo iba con mi esposa, la mayoría de las veces a la sede de la Panadería La Mejor, en toda la 17, donde con el Waja, Rincón Vanegas, Jaider Ovalle, y Edilberto Castillo, entre otros departíamos un rato.
Al escribir estas líneas estoy llorando, siempre le recordaré, ella fue la más humilde maestra de periodismo, y a quien mencioné en señal de agradecimiento el 18 de diciembre de 2009 cuando por fin recibí el grado de Comunicador Social a través de la UNAD. 20 años antes del grado, Lolita me había formado en el arte de la redacción. Se fue Lolita, la humilde maestra de periodismo.”

Las honras fúnebres de Lolita se realizarán hoy a las 4:00 de la tarde en la iglesia Las Tres Ave María. A los periodistas se les convoca en la Fundación Cristo llama a tu puerta al lado de este templo, vestidos de blanco.

Por Freddy Oñate Acevedo / EL PILÓN
freddy.onate@elpilon.com.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.