POEMAS EN HOMENAJE A DOS POETAS DEL CESAR.

POR JOSE ATUESTA MINDIOLA.

UN POETA INVOCA EL RÍO

Al poeta Donaldo Mendoza

La distancia es una línea que borra la memoria.
En esta esquina del tiempo estamos cerca.
La palabra, ruta universal de la alianza.
En sus aladas manos la certeza de los libros,
fiesta luminosa de la humana inteligencia.

Allí, en citadina comarca,
una épica de templos y de academia,
en su intimidad leal a la poesía
desfilan enigmáticos camellos
en busca de ríos en la luna,
sonreído escucha el canto del ruiseñor
para alejar de sombras la ausencia.

Su lejanía es alegoría de campos
ardientes y sedosas flores blancas,
juveniles guitarras y afectivas quimeras.

En el regreso ha derramado lágrimas
en el puente donde el viento tararea,
un relámpago sueña
el preludio de la lluvia
que renueva las aventuras del río.

Río de livianas aguas,
amoríos de viajeros y cantores;
ahora casi no fluye, se adensa
en el oxidado brocal de una laguna.
Fárragos de escombros
mancillan su historia y su nombre.

***

RAIGAMBRE DE LLUVIA

Al poeta José Antonio Murgas

Los caminos mestizos de llanuras sonámbulas
entrelazan el eco tribal de los indígenas Tupes
y la voz soñadora y vegetal de su pueblo San Diego
.

Refrenda el tiempo en su memoria:
de pájaros en la raigambre verde de lluvia,
de ríos en la arboleda primitiva de colores,
de montañas en la fértil estación de semillas,
de espumas en el aroma blanco del corral.

De lejanos rostros de antiguas ciudades
el esplendor de calles interminables
en la lírica azul de su arquitectura,
y los monumentos guardan epopeyas
de grandes conquistas y breves derrotas.

Vive la alianza de la razón y la emoción,
Divinidad para pensar antes de hablar.
Cultiva orquídeas en las ramas de los sueños
y viaja en la magia de las palabras
por íntimos senderos de la noche
hasta la entrada luminosa del alba.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Un comentario

  • Donaldo Mendoza

    Mi único intento “poético” es tratar de salvar el río Cesar, ícono principal de nuestro Departamento; en escritos donde ha sido la prosa y no el verso el vehículo de las palabras. Quién sabe… O quizá sea “poesía” creer que con clamores o plegarias una golondrina puede vencer al ente gubernamental que un día se le ocurrió verter nieve envenenada sobre las inocentes aguas del río.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .