El legado de Consuelo Araujonoguera sigue en pie, como vivió su vida

Consuelo Araujonoguera, ‘La Cacica’, supo darle la mayor importancia a la música vallenata que hoy representa a Colombia ante el mundo

Crónica

-‘La Cacica’, quien murió el 29 de septiembre de 2001, dejó un legado imborrable en el país vallenato. Ella fue la mujer que nació con el poder de concretar sus sueños que 21 años después siguen teniendo la mayor vigencia-

Por Juan Rincón Vanegas / @juanrinconv

Seguir leyendo «El legado de Consuelo Araujonoguera sigue en pie, como vivió su vida»

CRÓNICA. Dr. JUAN BERNARDO ARIZA RESTREPO

Hoy homenaje a un Fonsequero: Médico, Abnegado, Honrado, Responsable, Sencillo, Cívico, Serio, Folclorista, Respetuoso, ah… y fue el primer operador de maquinaria pesada de la empresa Cerrejón, en renunciar voluntariamente con apenas un año y seis meses, de labores para irse a estudiar una carrera profesional, se convirtió en un médico exitoso, orgullo, de su familia y de sus paisanos Fonsequeros:

Dr. JUAN BERNARDO ARIZA RESTREPO

Seguir leyendo «CRÓNICA. Dr. JUAN BERNARDO ARIZA RESTREPO»

EXTRANJEROS RADICADOS EN OCAÑA

Por Luis Eduardo Páez García

Del libro Historia de la Región de Ocaña, Jaguar Group Producciones. Bogotá, 2009 

Es importante señalar que a raíz de las guerras de independencia, comienzan a vincularse a la América Hispana muchos extranjeros que llegaron procedentes de Francia e Inglaterra. Bástenos recordar los integrantes de la Legión Británica algunos de cuyos soldados se asentaron en tierras de la Nueva Granada.

Seguir leyendo «EXTRANJEROS RADICADOS EN OCAÑA«

LA VOZ VEGETAL DEL VIENTO

Por José Atuesta Mindiola

La semana anterior estuve visitando al poeta José Antonio Murgas, con las pausas de su memoria cercana a los 92 años, recitó: “Esta palabra, Valledupar, la trajo un ángel que tomó el barro y regresó a la noche, y el dios tribal la encontró en el bosque para fundar la liturgia de la tribu”.
Estos versos revelan su talente poético que tantas veces lo celebramos en el Festival de Poesía de San Diego y en reuniones del ‘Grupo Alfarero’ en Valledupar, en las décadas de los ochenta y noventa.

Seguir leyendo «LA VOZ VEGETAL DEL VIENTO»

LA DANZA DEL TIGRE EN LOS BOLIVARIANOS

Por José Atuesta Mindiola

Valledupar vibra con la fiesta deportiva de los XIX Juegos Bolivarianos, el viernes (24 de junio) fue la inauguración solemne. La consecución de la sede fue un logro de relevancia histórica, liderado por el exalcalde Augusto Ramírez Uhía, con el apoyo del congresista Ape Cuello Baute y el Gobierno nacional.

En aquel momento, el ministro de Deportes, Ernesto Lucena, quien acompañó al alcalde y a su delegación en Lima (Perú), al proponer la próxima sede en Valledupar, dijo: “Es un reto para la ciudad y una nueva apuesta de país, con el apoyo del Gobierno Nacional, para garantizar los escenarios deportivos en los que se disputarán los Juegos”. El Gobierno nacional, el alcalde Mello Castro y el gobernador Luís Alberto Monsalvo cumplieron el desafío.

Los eventos de la inauguración fueron organizados por el gobernador (E) Andrés Meza Araujo y el secretario de Cultura del departamento, Iván Murgas Vallejo. El ministro de Deporte, Guillermo Herrera, en su discurso destacó el deporte como estrategia de fraternidad para desarmar los espíritus beligerantes.

Resaltamos que la presentación de cada una de las delegaciones de los doce países participantes estuviese acompañada de un conjunto vallenato, además de la maravillosa presentación de diversas danzas de la región: El Pilón vallenato, Los diablos y las cucambas, La Santa y sucia, La danza del tigre y El Chicote.

Agradezco al secretario de Cultura y al profesor de Bellas Artes de la Universidad Popular del Cesar, Yosimar Roa por la presentación de La danza del tigre, que es de mi autoría. Fue una verdadera sorpresa cuando el artista Juan Solano, cantó: A todos los invitados con amor voy a decirle/ queremos homenajearlos con esta danza del tigre.

La danza del tigre es un homenaje a los abuelos campesinos de nuestra región. Uno de esos abuelos, que me enseñó a conocer historias y tradiciones de Mariangola, fue Chencho Flores. Era alto y su musculatura parecía fibras de acero, y una destreza impar para amansar caballos, hacer cercados, socolar el monte para cultivar, y en sus ratos libres fue cazador de tigres. Y solía decir esta copla: El tigre, animal felino de montañas y corrales/ y yo soy un campesino que cuida a sus animales.

Chencho Flores sentado en su mecedora y con los recuerdos de 90 años, dijo: “Cuando Mariangola era un caserío estaba rodeados sabanas y montañas, aquí rondaban bastantes tigres y se alimentaban de animales silvestres, pero a veces de corderos, terneros y cerdos. Algunos campesinos para proteger la vida de sus pequeños animales cazaban los tigres, yo fui uno de esos cazadores”.

Entre 1981-87, era rector del Colegio Rodolfo Castro en Mariangola y fomentamos la creación de grupos de poesía, de teatro y de danzas. En homenaje a Chencho Flores, el último cazador de tigre en la región, hice la letra y la música de la danza y la profesora Leonor Angulo De Armas el montaje y la coreografía. La mencionada docente se va a trabajar en la Universidad Popular del Cesar, retoma el montaje la danza y en un Encuentro Universitario de Danzas Folclóricas, en Montería (1990), gana el primer puesto. El profesor Luis Gutiérrez reemplaza a la profesora Leonor en la Universidad, y sigue el baile de mi Danza del tigre.

En 2014, con motivo de la Semana Cultural de la Secretaría de Educación, la profesora Yeneire Guerra López revive la Danza del tigre en el colegio Rodolfo Castro, viene a Valledupar y gana el primer puesto.

////
LA DANZA DEL TIGRE (Fragmentos)
(José Atuesta Mindiola)

I
Despierta mi bella aurora
saluda a los cazadores,
ay que viva Mariangola
la tierra de Chencho Flores.

Al llegar a Vijagual
y encuentra la huella fresca,
Chencho comienza a roncar
y el tigre le contesta.

Coro:
Chencho ronco pa’ sonsacar
y el tigre sale, quiere pelear.

II
Y se encuentran frente a frente
ya la pelea se avecina,
Chencho es un hombre valiente
para jugarse la vida.

El tigre animal felino
de montañas y corrales,
y Chenco es un campesino
que cuida a sus animales.

Coro:
Regresa Chencho, el cazador
y por la noche toca el tambor.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Espectáculo singular en la inauguración de los Juegos Bolivarianos

El medallista olímpico Oscar Muñoz encendió el pebetero en la inauguración de los Juegos Bolivarianos.

Un espectáculo de drones y luces, que formaron figuras como Guatapí, la mascota de los Juegos; un pájaro carpintero, la silueta de Alejo Durán con su acordeón y el logo de los Bolivarianos, entre otros, cubrió el cielo de Valledupar, a la altura del estadio Armando Maestre, donde la Gobernación del Cesar dispuso la inauguración del certamen multideportivo.

Pero los encargados de abrir la noche fueron los atletas de las 11 delegaciones que una a una fueron entrando al renovado estadio y que abrió con Bolivia, para cerrar con Colombia como anfitriona, que tuvo en los medallistas olímpico Carlos Ramírez e Ingrith Valencia a sus abanderados.

Las delegaciones salieron acompañadas de niños de las escuelas de formación vallenata, cargados con caja guacharaca y acordeón. Acto seguido se dio paso a un acto cultural, en el que un grupo de bailarinas emulaban la figura de la flor de cañaguate, que con su amarillo intenso vistió de color el escenario, además de otros actos culturales.

Y después se dio paso a un acto que representó a los animales en vía de extinción y salió Guatapí en defensa de las iguanas y de paso a mostrar su atractiva figura antes de dar paso a los actos protocolarios, en los que el Ministro Guillermo Herrera, el gobernador encargado, Andrés Meza, y el alcalde Mello Castro, resaltaron el esfuerzo para hacer realidad este sueño. Además estuvieron Baltazar Medina, presidente de la Odebo; Neven Illic, presidente de Panam Sports, y Ana Edurne Camacho, directora de los Juegos Bolivarianos.

Paso seguido, con las tribunas llenas ingresó la Llama Bolivariana, portada por la patinadora Andrea Cañón, el taekwondoga Álvaro Gómez y el levantador de potencia Jesús David Gómez, quien hizo el último relevo para que el medallista olímpico Oscar Muñoz se encargara de encender el pebetero, que permanecerá ardiendo hasta el próximo 5 de julio.

Para cerrar, los cerca de 12.000 asistentes disfrutaron de la cultura vallenata con un concierto de Iván Villazón.

De esta manera quedaron inaugurados los XIX Juegos Bolivarianos Valledupar 2022, que tiene en contienda a cerca de 3.300 atletas de 11 países, en 33 deportes y 54 disciplinas.

GALERIA DE FOTOS