Cuatro vitaminas esenciales para reforzar la salud pulmonar ante el coronavirus

© Proporcionado por LA Times en Español

La importancia de la salud pulmonar retoma impulso para millones de persona con la pandemia del coronavirus. El COVID-19 se identificó por primera vez a fines del año pasado como un grupo de casos de neumonía.

Desde entonces, los médicos han aprendido que se trata de una enfermedad respiratoria, que afecta especialmente a las vías respiratorias, que incluye los pulmones.

El COVID-19 puede causar una variedad de problemas respiratorios, de leves a críticos. Los adultos mayores y las personas que tienen otras afecciones de salud como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes pueden tener síntomas más graves, sostiene WebMD.

Cuando el virus entra en su cuerpo, este ingresa a una célula sana y la utiliza para producir nuevas partes de virus. Se multiplica y los nuevos virus infectan las células cercanas.

Piense en su tracto respiratorio como un árbol al revés. El tronco es su tráquea o tráquea. Se divide en ramas cada vez más pequeñas en los pulmones. Al final de cada rama hay pequeños sacos de aire llamados alvéolos. Aquí es donde entra el oxígeno en la sangre y sale el dióxido de carbono.

El nuevo coronavirus puede infectar la parte superior o inferior de su tracto respiratorio. Viaja por tus vías respiratorias. El revestimiento puede irritarse e inflamarse. En algunos casos, la infección puede llegar hasta los alvéolos.

Por ahora, no existe una cura para el coronavirus, por lo que es necesario mantener los pulmones de forma óptima para prevenir infecciones. Aún, si alguien es infectado, los expertos recomiendan fortalecer y reparar los pulmones con alimentos nutritivos/y o vitaminas de la farmacia como otro refuerzo.

1. La vitamina D: Los niveles de vitamina D en sangre inferiores a lo normal se han relacionado con un mayor riesgo de infecciones, así como con afecciones como fibrosis quística, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad pulmonar intersticial, según livestrong.com.

2. Vitamina C: Los investigadores han relacionado los bajos niveles de vitamina C con el aumento de la falta de aliento, moco y sibilancias. La vitamina C tiene propiedades que le permiten luchar contra los radicales libres y las toxinas, y también ayuda a su cuerpo a eliminar estas moléculas potencialmente dañinas. Al ayudar a su cuerpo a eliminar toxinas y radicales libres, la vitamina C puede reducir las tasas de daño del tejido pulmonar y darle a su cuerpo la oportunidad de reparar estos tejidos. También es soluble en agua, lo que significa que es poco probable que se acumule a niveles tóxicos en su cuerpo, sostiene el Lung Health Institute.

3. Vitamina E: Los expertos sugieran que las personas que experimentan un brote de síntomas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tienden a tener niveles más bajos de vitamina E que las personas que no la tienen. Las personas que toman suplementos de vitamina E regularmente durante años, ya sean fumadores o no fumadores, pueden reducir su riesgo.

4. Vitamina A: Las personas con la mayor ingesta de vitamina A tenían un riesgo 52% menor de EPOC. La vitamina A es esencial para la preservación de la integridad del epitelio, y ejerce efectos antiinflamatorios en los pulmones. La deficiencia de vitamina A promueve y agrava la inflamación preexistente.

¿Qué alimentos son fuente de vitamina D?

  • Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D.
  • El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.
  • Los hongos aportan cierta cantidad de vitamina D.

Las frutas que tienen las mayores fuentes de vitamina C son, entre otras:

  • Melón cantalupo.
  • Frutas y jugos de cítricos, como las naranjas y toronjas (pomelos)
  • Kiwi.
  • Mango.
  • Papaya.
  • Piña.
  • Fresas, frambuesas, moras y arándanos.
  • Sandía o melón.

La vitamina E se encuentra en los siguientes alimentos:

  • Aceites vegetales de maíz (como los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya).
  • Nueces (como las almendras, el maní y las avellanas).
  • Semillas (como las semillas de girasol).
  • Hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).

¿Qué alimentos contienen vitamina A?

  • Lácteos: leche, mantequilla y queso cheddar.
  • Vegetales: zanahoria, brócoli, batata, col y espinacas.
  • Fruta: melón, albaricoque y mango.
  • Alimentos de origen animal: ternera, pollo, pavo y pescado.

Cuáles son las propiedades de la pimienta

Por: © HolaDoctor / tvicente@holadoctor.net

Históricamente se ha recetado para diversas afecciones

¿Qué es la pimienta?

La pimienta (Piper nigrum) es una planta trepadora que crece en zonas tropicales. Es originaria de India, donde ha sido cultivada desde la antigüedad para ser comercializada por su fruto, uno de los condimentos más difundidos en todo el mundo.

Se lo puede consumir verde, blanco o negro. Estos no refieren a especies de plantas diferentes sino a tiempos de maduración del grano de la misma planta, y al tratamiento de su delgadísima pulpa y cáscara:

  • Pimienta Verde: Es el grano de pimienta cosechado antes de madurar, deshidratado y que aún conserva su delegada pulpa con su cáscara verde.
  • Pimienta Negra: Es el grano de pimienta cosechado a punto de madurar, desecado, y que aún no se le desprende la cáscara pero que ya ha cambiado a un color más oscuro.
  • Pimienta blanca: es el grano de pimienta absolutamente maduro y posteriormente pelado.

Otros nombres:

  • Español: Pimentero Común, Pimienta, Pimienta Negra, Pimineta Nigra.
  • Portugués: Pimenta-Da-Índia, Pimenta-Do-Reino.
  • Francés: Poivre Blanc, Poivre Commun, Poivre Noir.
  • Italiano: Pepe, Pepe Nero.
  • Inglés: Black Pepper, Green Pepper, Indian Pepper, Pepper, White Pepper.

En medicina natural

Además de ser un condimento, la pimienta, como la mayoría de las especias de plantas nativas de Asia, históricamente fue utilizada con fines medicinales.

Sus granos han aparecido en los remedios tradicionales de la medicina ayurvédica, unani, siddha en India y en la medicina herbal de Indonesia Jamu. Contienen un químico llamado piperina que parece combatir las bacterias, hongos, parásitos y también mejoraría la absorción de ciertos medicamentos.

Para qué se usa

A lo largo de la historia y las diversas culturas, la pimienta se ha recetado para diversas afecciones como diarrea, estreñimiento, problemas hepáticos, gangrena, enfermedades cardíacas, hernia, indigestión, insomnio, dolores en las articulaciones, enfermedades pulmonares, caries, dolor de muelas, dolor de oído, problemas oculares, y picaduras de insectos, entre otras.

En algunos casos, la información encontrada ha sido contradictoria y recién en los últimos años es que algunos estudios científicos comenzaron a corroborar estos usos tradicionales.

Antioxidante

En varios estudios se confirmó in vitro el potencial uso de la pimienta como un antioxidante natural. (Gülçin 2005) (Kapoor et al. 2009) (Agbor et al. 2007) (Nahak y Sahu 2011) (Singh et al. 2004) (Agbor et al. 2006) (Chatterjee et al. 2007) (Singh et al. 2008). (Khajuria et al. 1999).

Anticancerígena

En unos pocos estudios in vitro y con animales se demostró la actividad anticancerígena de la pimienta. (Kitano et al. 2000) (Pradeep y Kuttan 2002) (Pradeep y Kuttan 2003) (Bezerra et al. 2008) (Bezerra et al. 2007) (Rho y col. 2007) (Hwang y col. 2011) (Liu et al. 2010) (Ee et al. 2009) (Ee et al. 2010). Esto enciende esperanzas para un posible uso en medicamentos de quimioterapia.

Anticonvulsiva, antidepresiva, sedante y analgésica

Estas actividades han sido estudiadas en laboratorio obteniendo resultados prometedores para la salud. Los siguientes grupos de científicos han obtenido resultados similares en las investigaciones: Mori y col. (1985), (Hu et al. 1996), (D’Hooge et al. 1996), Li y col. (2007), Wattanathorn y col. (2008), Liao y col. (2009), y (Mao et al. 2011).

Las siguientes acciones de la pimienta han sido estudiadas en laboratorio: antimutagénica, estimuladora de melanocitos, gastrointestinal, gastroprotectora, antiinflamatoria, antidiabética, hepatoprotectora, antiaterogénica, antihiperlipidémica, antihipertensiva, espasmolítica, neuroprotectora del SNC, antitiroidea, potenciadora de drogas, otoprotectora, antimicrobiana, inhibidora de unión de ICAM, inmunomoduladora, antiandrogénica, e insecticida. También se han analizado los efectos hidrocolagoguicos y cancerígenos. Si bien los resultados parecen precisos, son insuficientes para evaluar su efectividad.

Cómo se usa

No se encontró información confiable sobre el uso tradicional o natural de la pimienta. Es de suponer que la propuesta tradicional para usarla halla sido en decocción para extraer sus propiedades. En un texto de plantas medicinales de Viet Nam se propone el siguiente uso terapéutico:

«Las bayas, bien conocidas por sus propiedades estomacales, anodinas y antibacterianas, se recetan para tratar la dispepsia, los vómitos, la diarrea y los cólicos resultantes del resfriado. La dosis diaria promedio es de 1 a 3 gramos en forma de decocción, polvo o píldoras. Las bayas en polvo, aplicadas tópicamente, curan el dolor de muelas. También se pueden usar como insecticidas contra las polillas de la ropa«.

Preocupación sobre su uso

La ingesta de pimienta en grandes cantidades, mayor a la que se consume en la alimentación, podría causar problemas durante el embarazo, al provocar abortos.

Uso contraindicado

La piperina, un químico presente en la pimienta negra, podría disminuir la coagulación de la sangre. En teoría, la ingesta de pimienta negra en cantidades mayores a las presentes en los alimentos podría aumentar el riesgo de hemorragia por lo que no se recomienda un alto consumo antes de alguna cirugía, en personas con problemas hemorrágicos, o mezclado con medicamentos que produzcan efectos similares.

Debido a que la pimienta podría afectar las glucosa del organismo, las personas con diabetes tendrían que controlar los niveles de azúcar en sangre al consumirla en grandes cantidades.

Fuentes consultadas:

  • Edible Medicinal and Non-Medicinal Plants, T.K. Lim.
  • Dictionary of alkaloids, ISBN: 978-1-4200-7769-8.
  • Medicinal plants in Viet Nam (Institute of Materia Medica-Hanoi-WHO/WPRO) ISBN: 92-9061-101-4.
  • Natural Medicines, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.
  • The international plant names index (IPNI).
  • The Plant List.
  • Tropicos.org.

DON PRECIOSO, LA SALUD

Por: Donaldo Mendoza Meneses

Cuando un ser amado, o un amigo al que se aprecia, cae enfermo y su estado es muy delicado, el tema de la salud salta a primer plano; porque mientras no se da la circunstancia está como ausente. Eso hizo que Miguel de Unamuno escribiera sobre el “sentimiento trágico de la vida”; si nacemos para sufrir, entonces para qué preocuparse. Pero sí que preocupa ver a los seres queridos enfermos. Y aún más, el sentimiento real de la salud lo adquirimos mediante la enfermedad, lo mismo que la conciencia para reflexionar sobre el tema.

La Organización Mundial de la Salud, en su Constitución, da esta definición: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no consiste solamente en la ausencia de dolencia o de enfermedad”. La salud es, entonces, estar bien en todos los sentidos. Ante esa advertencia de “bienestar”, pienso especialmente en los jóvenes, a fin de que se apropien temprano de ese tesoro. Y no les ocurra lo que a la mayoría, que pasamos la primera mitad de la vida arruinando la salud, y dejamos la segunda mitad, la más frágil, para curarnos…

Hace poco un amigo se lamentaba de que en Colombia no hubiese una política de Estado en cuanto a salud preventiva (P y P: promoción y prevención), que podría incluso aminorarles los gastos a las eps. “En Latinoamérica, un país pionero en esa política es Chile”, me decía. Y pensar que el milenario Eclesiástico ya lo recomendaba: “Cuídate antes de estar enfermo”. Es más, la idea central sobre salud en este libro bíblico es valorarla como riqueza y fortuna: “Salud y buena constitución valen más que todo el oro, cuerpo vigoroso más que inmensa fortuna”. Y revive con un veredicto incontestable: “Vale más pobre sano y fuerte de constitución que rico lleno de achaques en su cuerpo”.

Lo triste es que algunos, en atrevida ignorancia, cuando hacen una mala lectura de la Biblia le facilitan el trabajo a la enfermedad, con aquello de que “Dios todo lo puede” o “papito Dios me va a curar”, cuando el poder debe estar primero en el paciente, y el mismo Libro lo dice sin ambigüedades: “Recurre luego al médico, pues el Señor le creó también a él, que no se aparte de tu lado, pues de él has menester”. Es decir, en las manos del médico Dios trabaja.

Enfatizo la idea de “prevenir”, para decir que cada uno puede ser médico de sí mismo si aplica recetas que están en el imaginario de la cultura; la moderación, por ejemplo. “En todo lo que hagas sé moderado, y no te vendrá enfermedad alguna”. Jonathan Swift lo sentencia de esta manera: “Los mejores médicos del mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría”.

Termino estas notas con la mitad de un decálogo…

* Come poco y cena más poco, que la salud en todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. (Cervantes)

* A vientre moderado, sueño saludable, se levanta temprano y es dueño de sí. (Eclo.)

* El arte de la medicina consiste en mantener al paciente en buen estado de ánimo mientras la naturaleza le va curando. (Voltaire)

ü Envidia y malhumor los días acortan, las preocupaciones traen la vejez antes de tiempo. (Eclo.)

* Hombre que a hombre guarda ira, ¿cómo del Señor espera curación? (Eclo.)

… y, finalmente, con el optimista colofón de Ben Jonson: “¡Oh, salud! ¡Bendición de los ricos! ¡Riqueza de los pobres! ¡Dichoso el que pueda adquirirte, aunque sea a un precio muy elevado, pues no hay felicidad en este mundo sin ti!”.

EL AUTOR:

Donaldo Mendoza Meneses.
Nacido en Codazzi el 27 de agosto de 1953.
Cursó estudios primarios en el Colegio Parroquial Buen Pastor.
Bachiller del Col Nal. «Agustín Codazzi».
Estudios de pregado, Lic. Literatura y lengua española, Universidad del Cauca.
Estudios de postgrado, MG. Educación-Filosofía latinoamericana, Universidad Santo Tomás de Aquino.
Docente de Español y literatura en la I. E. INEM «Francisco José de Caldas» de Popayán (1980-2018).
Director del periódico Reconstrucción (prensa escolar): 1983-2018.
Director y periódico elegidos Perosnajes del año 2000, revista Cromos.
Actualmente en retiro, dedicado a leer y escribir; ocasionalmente escribe para periódicos regionales y para El Espectador.
Residente en Popayán / Cl. 29N Nº 7-59. Tel. 2-8356036 / Cel. 3002072221.
Email: donaldomendoza1953@hotmail.com

Una cucharada de aceite de oliva al día reduce el riesgo de padecer cáncer

Además reduce los efectos dañinos del colesterol y regula la presión arterial.

aceite-de-oliva-870x435El aceite de oliva es el producto clave en la dieta para la longevidad y evitar derrames cerebrales y el cáncer, según la doctora Sarah Brewer y la dietóloga Juliette Kellow. En el periódico británico Daily Express se hicieron eco de un libro recientemente publicado por ambas y resumieron que la clave está en tomar una cucharada a diario.

Los beneficios del consumo de olivas y sus productos derivados son comúnmente conocidos, sin embargo no todos los autores ofrecen estimaciones numéricas de los mismos. Brewer y Kellow afirman que el aceite añade años a la expectativa de vida de quien lo consume.

Ante todo, eso se consigue por medio de la reducción de la incidencia del cáncer. Los estudios previos a esta publicación «encontraron que personas con un mayor consumo de aceite de oliva en comparación con aquellas con menor consumo eran un 34% menos propensas a tener cualquier tipo de cáncer y específicamente el cáncer de mama», dicen las autoras.

Admiten que no saben exactamente cómo ocurre, pero sostienen que los «estudios de laboratorio muestran que los polifenoles presentes en el aceite de oliva pueden ayudar a prevenir el comienzo y el crecimiento de cáncer mediante su acción antioxidante».

Además, como otros aceites vegetales, este es rico en grasas saludables monoinsaturadas y contiene bastante vitamina E. Estos ingredientes reducen los efectos dañinos del colesteroly regula la presión arterial, retrasando las enfermedades asociadas con el envejecimiento y mejorando la función cognitiva. La incidencia de accidentes cerebrales también es menor en personas que consumen aceite de oliva regularmente, sostienen las autoras.

Veganismo, una onda más allá de la nutrición

Quienes siguen este estilo de vida señalan que va mucho más allá de la alimentación. Expertos hablan de los mitos y verdades de esta corriente.

Ser vegano va más allá de una dieta nutricional. Es un estilo de vida que cualquiera puede empezar sin importar la edad, y que se basa no solo en no comer alimentos provenientes de los animales, sino en una ideología de reconocimiento y valoración a estos, que además tiene que ver con la postura individual ante el medioambiente, la política y la economía.

Un artículo publicado en la Universidad Autónoma del estado de Hidalgo, en México, titulado La revolución vegana: análisis posthegemónico del movimiento vegano en Puebla cita un reporte de las Naciones Unidas que indica que “un cambio global hacia una dieta vegana es vital para salvar al mundo del hambre, la escasez de combustible y los peores impactos del cambio climático”. El documento fue citado por el diario The Guardian, en 2016.

Ellos denominan la “revolución vegana” entonces, al “cúmulo de narrativas del veganismo que redefinen las relaciones con el cuerpo, el medioambiente y otras entidades vivientes en oposición generalmente al programa cultural y político del neoliberalismo”.

“En unos 10 o 15 años la mayoría de las personas del planeta van a ser veganas, no solo porque es una tendencia, sino porque el gasto de tierras, agua, producción de ganado es gigante y casi no se puede sostener. Y también porque cualquiera puede empezar la dieta a cualquier edad y sin ninguna restricción”, explica Diego Parra Burbano, médico cirujano de la Universidad de Pereira, con entrenamiento clínico en medicina Mente, Cuerpo y Espíritu, de la Universidad de Harvard. Parra afirma que lleva 18 años en el veganismo.

A sabiendas de la profundidad y alcance ideológico de la cultura vegana, a continuación en esta nota nos remitiremos solo hablar del aspecto nutricional de la misma, con el compromiso de ampliar el tema en una futura entrega.

Nutrición vegana

“Los veganos se enferman mucho, les faltan nutrientes, no son resistentes y no tienen energía”.

Con estas palabras algunos describen a las personas que optan por una alimentación basada únicamente en productos de origen vegetal. Es el caso de Danilo Ocampo, un deportista  nacional de voleibol playa, que desde que cambió su alimentación carnívora a una vegana recibió críticas por parte de su círculo social.

“Te ven como un ‘bicho raro’, piensan que no vas a ser capaz, que no vas a rendir, pero la realidad es distinta. Desde que inicié hace cuatro años he tenido un mejor desarrollo a nivel deportivo y espiritual”, cuenta Danilo, de 38 años.

Sobre esta nutrición, basada en la ingesta de macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) provenientes solo de la madre tierra “existen todavía muchos tabúes”, explica el médico Diego Parra.

“Relacionan el veganismo con una religión, culto o fanatismo, y resulta que no. Ahora es una tendencia mundial en la que los atletas acuden a esta dieta y logran tener mayor resistencia en sus disciplinas, y las personas que la adaptan a su vida se rehabilitan de enfermedades que parecían incurables como la hipertensión, diabetes, cáncer, entre otras”.

Isaac Kuzmar, médico nutriólogo clínico, investigador senior de Colciencias y docente investigador de la Universidad Simón Bolívar, señala que “dentro las razones mencionadas para explicar esta elección alimentaria, están las consideraciones éticas (estimación del bienestar animal), filosóficas, cuestiones medioambientales, factores religiosos, problemas de salud y moda”.

De acuerdo con Diana De la Ossa, experta en Nutrició y Diétetica, “dejar de comer grasas saturadas provenientes de la proteína animal es una manera de proteger nuestro sistema cardiovascular”.

“Existe evidencia respecto a las ventajas de seguir una dieta vegetariana o vegana; pero se deben consumir los nutrientes esenciales, compaginando el uso de suplementos y alimentos fortificados eficaces para evitar déficits en la alimentación”, agrega Kuzmar.

El ‘plus’

El deportista Danilo Ocampo asegura que no se siente superior o inferior con este tipo de dieta, pero sí encuentra“un plus en cuanto a la resistencia, debido que mantenemos nuestros niveles de ácido úrico estables a causa de la restricción de la carne”.

Si usted quiere llevar una vida vegana, lo primero que debe hacer es acudir a un especialista en nutrición y esto con la intención de conocer sus requerimientos, explica De La Ossa.

Por su parte, el médico Diego Parra desmiente el mito de que las personas deben recibir una suplementación de vitamina B12 llevando a cabo este estilo de alimentación.

“Las semillas como la linaza, el ajonjolí, o las nueces tienen precursores de la vitamina B12, es decir formas previas de esta y cuando llegan al intestino se convierte en B12, de ahí tenemos todas las reservas y en muy buena cantidad”.

Kuzmar indica que en comparación con una dieta omnívora, como la Mediterránea, “al excluir alimentos de origen animal implica la aparición de riesgos nutricionales, presentando déficit energético. Aunque se han reconocido ciertos beneficios en la salud de los veganos y vegetarianos, a menudo los patrones alimenticios no son saludables porque pueden carecer de variedad, no necesariamente la dieta es baja en grasas y puede ser inadecuada energéticamente”.

Sustitutos nutricionales

Por otro lado, el calcio es importante para los dientes y huesos fuertes por ello, advierte Nicoleth Velásquez, nutricionista dietista con 16 años de experiencia, si se renuncia a los productos lácteos “es necesario un sustituto lácteo fortalecido como la leche de soja o semillas zumos de frutas, cereales o tofu con calcio añadido”.

“La edad es indiferente para elegir este estilo, hay familias enteras veganas desde su nacimiento. Lo inadecuado es hacerlo como una moda siguiendo estilos de vida de personas de la farándula, hay que hacerlo con consciencia, orientación nutricional e iniciando de una manera responsable para ver reflejados los resultados en la salud”, agrega.

En algunos países se calcula que el 35% del número total de vegetarianos son veganos, apunta Kuzmar. “Las personas que siguen estas dietas se someten a posibles deficiencias de macro y micronutrientes a diferencia de los vegetarianos, que si realizan una dieta bien combinada pueden aportar toda la energía y los nutrientes necesarios para lograr la función apropiada del organismo, garantizando un correcto crecimiento y desarrollo”.

Velásquez recomienda que cada seis meses se realice un chequeo de exámenes de laboratorio “para evitar deficiencias y actuar a tiempo para cubrirlas”.

 

POR: ESTEFANÍA FAJARDO DE LA ESPRIELLA Y HELLEN BENAVIDES
@Estefaniafd |EL HERALDO

La arepa colombiana, el sushi japonés y el cáncer

La historia de César Ortega, gastroenterólogo que acaba de terminar un curso de endoscopia avanzada en el Centro Nacional de Cáncer de Japón.

Por: Gonzalo Robledo *
foto-articulo-cancerCésar Ortega junto a su mentor, el doctor Yutaka Saito, jefe de la División de Endoscopía del Centro Nacional de Cáncer de Japón./ Archivo particular

¿En qué se parecen una arepa asada al carbón y un plato de sushi? La respuesta a esta pregunta la tienen desde hace tiempo médicos como el doctor César Ortega, gastroenterólogo que acaba de terminar un curso de endoscopia avanzada en el Centro Nacional de Cáncer de Japón (NCC). Los dos alimentos emblemáticos, que a primera vista podrían tener lo mismo en común que un arriero paisa y un samurái, figuran en la lista de principales culpables de la alta incidencia del cáncer gástrico en sus respectivos países. Seguir leyendo «La arepa colombiana, el sushi japonés y el cáncer»