BRINDIS DE AMOR POR COLOMBIA

Por   José Atuesta Mindiola

I

Brindemos con el amor
que un hijo a su madre ofrenda,
sin fronteras ni calendas
en el jardín del honor.
Por Colombia, sí señor,
brindemos sin los rencores
de la guerra y sus horrores
de tanto dolor y muerte;
el perdón nos hace fuerte
de esperanza en esplendores.

II

Brindemos por el perdón:
el odio nos hace esclavo,
porque el rencor es un clavo
que nos hiere el corazón.
No siempre tiene razón
aquel que dice y pregona,
a veces la otra persona
y es un deber respetar,
porque el perder o ganar
es un precepto que abona.

III

Brindemos con eufonía
por la biodiversidad,
por Dios y su eternidad
en las noches y en los días.
La patria es la cofradía
de ideales importantes
de todos los habitantes
en las regiones del país;
que San Francisco de Asís
bendiga a los gobernantes.

IV

Brindemos por el trabajo
porque siempre nos redime
de la pobreza que gime
con sus angustias de atajo.
Que Dios bendiga los gajos
del cielo en luminiscencia
que consagre la conciencia
de todos los colombianos
para vivir como hermanos
con dignidad y decencia.

V

Brindemos por la infancia,
por la risa de la luna,
por los cantos en la cuna
del abuelo en la distancia.
Por la perenne fragancia
de la musa y la poesía;
brindemos y brindaré,
por la paz siempre lo haré
de Colombia patria mía.

VI

Por la fe del carbonero
que con tesón se ilumina,
por el sol en la colina
que bendice al montañero.
Brindemos mis compañeros
por los pájaros y el río,
por los bosques y el rocío,
el respeto y la hermandad,
también por la honestidad
que sea luz de albedrío.

Atentamente
José Antonio Atuesta Mendiola
Cel: 3015734205

♦♦♦

BLOG DEL AUTOR:  José Atuesta Mindiola

‘Tu nombre Valledupar’ y otras canciones que engalanan a la ciudad de los Santos Reyes

“… Dice un viejo trovador
que en la ribera floresta,
una mañana de fiesta
se iluminó de esplendor.
Una flauta y un tambor
en melódico sonar,
esperaban el cantar
de un indígena Chimila
y dibuja en su mochila
tu nombre Valledupar…”.

Seguir leyendo «‘Tu nombre Valledupar’ y otras canciones que engalanan a la ciudad de los Santos Reyes»

TÓYBER ARZUAGA

La fuerza del amor por el solar nativo

Por Donaldo Mendoza

   La tierra natal, como la sangre, son fuerzas que llaman, que atraen como el imán. Pero no les sucede igual a todos los nacidos allí, solo a unos pocos les es dado establecer un vínculo íntimo con esa patria mínima que es el espacio geográfico donde se ha nacido y crecido. Hace unos días hablé con un amigo al que mucho aprecio, y con su nombre he titulado este artículo.

Seguir leyendo «TÓYBER ARZUAGA»

PENTAGRAMA TROPICALdel Caribe colombiano (1)

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

1. LA AGARRADERA
Interpreta: La Nómina del Pin

2. LA TONGA
Interpreta: Yeison Landero

3. MOSAICO LA CHULA
Interpreta: Super Banda de Colomboy

4.
4. MAÑANITA DE INVIERNO
Interpretan: Los Kankuis

5. LUCELIA
Interpreta: Grupo Bananas de San Andrés Islas

6. AVELINA
Interpretan: Moisés Angulo y La gente del camino

7. ¿DÓNDE?
Interpretan: Almes Granados & Jimmy Murgas

♦♦♦


Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Máximo Jiménez y su cantata social

Su voz recitadora pudo grabar con su acordeón rebelde alrededor de nueve producciones musicales. Homenaje al juglar que murió el 27 de noviembre de 2021.

Por: Félix Carrillo Hinojosa*

Máximo Jiménez Hernández tuvo la fortuna de musicalizar el miedo y la rebeldía en una extensa sinfonía de letras sociales, cuyas melodías se abrieron como lo hacen las danzadoras de su tierra: libres, francas, risueñas, amorosas y siempre portadoras de esperanzas. En los años 70 se creció el verso protesta de la canción necesaria que, a manera de corriente y como río rebelde, se volvió indetenible.

Seguir leyendo «Máximo Jiménez y su cantata social»

DÉCIMAS DE BIENVENIDA AL 2022

Por José Atuesta Mindiola

I

Somos del tiempo el jinete,
y entre la luz y la sombra
cabalgamos en la alfombra
de nostalgias y banquetes.
La mente es un palacete:
los recuerdos son altares
de bondades y pesares,
de las noches y los días.
Vivamos la epifanía
del silencio y los cantares.

II

Celebremos la llegada
del año dos mil veintidós,
con la presencia de Dios
la esperanza iluminada.
La vida siempre es sagrada,
es un precepto divino:
que la fe del peregrino
sea la música del alma
y el viento silbe en la palma
iluminando el camino.

III

La utopía es la fortaleza
para tejer la esperanza,
entre los rieles avanza
el nuevo año que empieza.
La decencia es la belleza.
La honradez, el pergamino.
El futuro de los niños:
la salud y la educación.
Para la paz de la Nación,
la Justicia es el camino.

Atentamente
José Antonio Atuesta Mendiola
Cel: 3015734205

♦♦♦

BLOG DEL AUTOR:  José Atuesta Mindiola