LA PROFESORA RUTH ARIZA COTES DE RAMÍREZ.

Por José Atuesta Mindiola

La vida de la profesora Ruth Ariza Cotes de Ramírez es una epopeya en la interminable búsqueda del conocimiento a través de la pedagogía, la historia, la literatura y demás ciencias sociales. Sus padres Enrique Manuel Ariza Oñate y Josefa Cotes Ovalle, ambos eran personas ilustradas, amantes de la lectura. Ella fue educada en Medellín con sus hermanas Berta y Rosa Cotes Ovalle. Enrique fue maestro de escuela y contador juramentado, con afinidad por la poesía y la música, tocaba la guitarra, el violín y recitaba poemas.

Seguir leyendo «LA PROFESORA RUTH ARIZA COTES DE RAMÍREZ.»

La honestidad y el civismo 

Por José Atuesta Mindiola

La cultura de la honestidad y el civismo debe ser una política pública que fomente la pedagogía asertiva: por el respeto a la vida y a las normas de convivencia, por la defensa de la conservación del medio ambiente y los bienes de patrimonio público o privado, y por el derecho que tiene toda persona de potenciar el desarrollo de las aptitudes académicas, artísticas y deportivas.  

Seguir leyendo «La honestidad y el civismo «

LA VIEJA SARA, MADRE DE EMILIANO ZULETA Y TOÑO SALAS.

POR JOSÉ ATUESTA MINDIOLA
(Texto presentado en el Conversatorio de la Inauguración del ECOPARQUE
de La Jagua del Pilar, el 15 de octubre de 2022)

Cuando aquella mañana del 19 de agosto de 1799, Juan Montaño y los hermanos Pedro Antonio, Luis y Miguel Muegues salieron de La Jagua del Pilar (del hato ganadero de Bartolo Ustariz), después de dos horas de atravesar llanuras y bordear la serranía, para llegar a unas hermosas sabanas desde donde se podían divisar la geometría de los cerros, no dudaron en pensar que era el punto ideal para la agricultura.

Seguir leyendo «LA VIEJA SARA, MADRE DE EMILIANO ZULETA Y TOÑO SALAS.»

FREDY MOLINA, POETA DE PATILLAL

Por José Atuesta Mindiola

I

Fredy Molina el cantor,
el magnífico poeta
de los Tiempos de Cometa
y el paisaje del amor:
de la luna en esplendor
que sueña con la Malena,
rumor de brisa morena
en espejo de arrebol
y los pinceles del sol
en la flor de la cayena.

II

La tierra patillalera
tiene historia en la región,
su clima es la redención
de la estancia veranera.
Aquí todo es primavera
la frescura es esplendente,
como una estrella de oriente
la amistad nos ilumina
y los cantos de Molina
son jardines en la mente.

III

Patillal de los cantores
de galleros y poetas,
en el viento las cometas
van regando sus colores.
La Malena con sus flores
es belleza en hidalguía
y en tus calles la poesía
es un regalo de Dios,
José Hernández te cantó
una linda melodía.

IV

Un poeta de Patillal
con el alma de arquitecto
hizo un diseño perfecto
de una casa original,
fue una casa sin igual
en el aire construida.
La tradición le da vida
a esta tierra de juglares,
poetas con sus cantares
siempre dan la bienvenida.

Atentamente
José Antonio Atuesta Mendiola
Cel: 3015734205

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

La palabra más famosa del país

Por José Atuesta Mindiola
I
La palabra corrupción
la más famosa del país:
popular como el maíz,
la arepa y el patacón.
Cuál será la solución
para vencer este mal
que arrasa cual vendaval
a nuestra patria querida.
La corrupción es la herida
con pronóstico fatal.

II
Una enfermedad terrible
es la corrupción maldita
que la esperanza marchita
con sus tenazas punibles.
Los anuncios son visibles
de entes investigadores,
pero llegan los doctores
jefes de la contratación
con su don de seducción

se tornan emperadores.

III
Cabalga sobre los potros
la corrupción por doquier
es de hoy y viene de ayer,
tiene diferentes rostros.
Corruptos hay entre nosotros
con modales de señores,
pero cobran los favores
y aparentan ser honestos;
de las leyes y los impuestos
son expertos evasores.

IV
No hace verano al volar
una paloma en Badillo,
lo dijo Alba Luz Trujillo
una tarde en Valledupar.
También se logró expresar
con plena sabiduría:
Lenta la Contraloría,
el corrupto en rapidez;
pero el bien y la honradez
vencerán la picardía.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Aprender a envejecer

Por José Atuesta Mindiola

Dices que el atardecer
se apodera de tus días,
el que aprende a envejecer
nunca pierde la alegría.

Estos versos pertenecen a la canción ‘Oye viejo, oye papá’, que le escribí a mi padre, cuando rondaba sus 70 años. Después fue grabada por mi sobrino Juan José Atuesta y Emiliano Zuleta Díaz. Ahora que mis años se aproximan al tiempo aquel que me inspiró la canción, escribo esta columna, «Aprender a envejecer»:

Seguir leyendo «Aprender a envejecer»