COSAS

Una canción para dedicar.

» No es buen músico aquel que simplemente se concreta en tocar bien, es mejor aún aquel que puede compartir con nosotros lo que sabe»: Israel G. Noriega «El Liras» (músico, poeta, compositor, arreglista, guitarrista y profesor de música mexicana).

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado.

Cuando sentimos que las simples palabras no alcanzan, recurrimos a las canciones. Entonces les dejamos a ellas el encargo de decir aquello que nosotros, por torpeza, timidez o cobardía no podemos. Esta práctica es tan antigua como el amor mismo, es precisamente el caso de esta canción enmarcada en el paseo lírico-romantico de la autoría del escritor, investigador y folclorista cordobés Bernardo José Rivero Ramos. Un bellísimo canto que pareciera hecho especialmente para dedicar a una mujer amada después de una discusión sin trascendencia.

Bernardo José Rivero Ramos

Tiene un pega-pega suavecito, sutil y tierno como son esos amores que en algún momento hemos sentido. Es un poema que escapa del dogal del octosilabo y pasa a ser un verso mayor, es una canción que lo tiene todo: la parte instrumental genera una emoción estética; es decir, que la música como expresión del arte y también de la belleza, tiene por objetivo suscitar diversas sensaciones que pueden ser expresadas, comunicadas, activadas, experimentadas y compartidas.

Unos arreglos melódicos maravillosos, exquisitos con una guitarra que se escucha sublime, celestial, suave y sutil, instrumento que ocupa un puesto preferencial en la carrera artística del músico, compositor y cantante encargado de la ejecución en esta pieza musical Julio César Mejía Miranda por su versatilidad, es de esos guitarristas que consideran su «Madera Bendita», como tituló el Dr Adrián Pablo Villamizar Zapata a su instrumento a quien inmortalizó en una de sus composiciones, es como si fuera una extensión más de su cuerpo.

Julio César Mejía Miranda

Una ejecución que va muy acorde con su voz cantarina, suave, agradable y nostálgica que le dan ese toque romántico y tierno a la vez. Complementado perfectamente con el coqueteo constante de ese saxofón juguetón que le imprime alta clase a la melodía dándole un toque mágico y un final fantástico.

Lo que me confirma que cuando un canto vallenato surge de lo más profundo del autor que ha vivido y sentido la historia y luego quiere transmitir, tiene los ingredientes melódicos y poéticos que calan con facilidad en los corazones de quienes la escuchan.

Todos, en mayor o menor medida, vivimos con la música. Por eso las buenas canciones nos provocan distintos sentimientos cuando llegan a nuestros oídos.

COSAS

Título: Cosas
Autor: Bernardo José Rivero Ramos
Voz y Guitarra: Julio César Mejía Miranda
Aire Musical: paseo vallenato lírico-romantico
Grabado en: Star Música


Ramiro Elías Álvarez Mercado

«Recordando al Ruiseñor» un canto a Jorge Oñate

» La música es el vino que llena la copa del silencio»: Robert Fripp (músico, compositor y productor británico).

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

El amor, la admiración y el respeto, son tres de los grandes sentimientos que inspiran las mejores canciones de homenajes. Como esta titulada ‘Recordando al Ruiseñor’, un bellísimo y sentido homenaje que el maestro Joaquín Rodríguez Martínez, «El Poeta del Sinú» le rinde al «Eterno Cantante de La Música Vallenata» como lo denominé en una crónica que le dediqué hace algún tiempo; me refiero a Jorge Antonio Oñate González, esa gran voz que nos deleitó por más de cinco décadas y que lo seguirá haciendo por la eternidad, de igual manera como lo hace esa ave canora del cual tomaron su apelativo de «El Ruiseñor del Cesar»: pájaro que se caracteriza por tener un gorgeo agudo y prolongado, con cambios de tonos, alegres, melodiosos, sonoros, afinados y potentes que resultan celestiales y agradables para el oído, algo que se puede percibir cuando escuchamos la voz del cantor de La Paz (Cesar) en sus magistrales interpretaciones.

Seguir leyendo ««Recordando al Ruiseñor» un canto a Jorge Oñate»

Diomedes Díaz Maestre: *»El cantautor de las multitudes»

«La música es la literatura del corazón, que comienza donde terminan las palabras». Alphonse de Lamartime (compositor, poeta e historiador francés).

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

Pocas cosas son tan precisas como la interpretación de una obra musical por un buen cantante.
Vocalización exacta y rigurosa que dan lugar a un agradable canto que suele llegar directamente al alma.
La música tiene todo tipo de efectos en el ser humano: nos alegra, nos entristece, nos activa, nos hace bailar, nos emociona… Ha acompañado a la humanidad desde sus primeros días, cuando aprendimos a utilizar sonidos y cánticos para comunicarnos entre nosotros o con las fuerzas superiores que regían nuestras vidas y que han evolucionado según lo hacía la sociedad.

Seguir leyendo «Diomedes Díaz Maestre: *»El cantautor de las multitudes»»

» La Playa y Tú»

«La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón»: Magdalena Martínez (flautista española).

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado.

El arte de escribir canciones está en transmitir sentimientos e impresiones positivas con la palabra y llegar de manera agradable a la gente.
La armonía, la melodía y el ambiente donde fue concebida una canción es algo que el compositor vive y siente y luego pretende trasladar.

Seguir leyendo «» La Playa y Tú»»

Valledupar hasta en el aire se siente

Valledupar es la ciudad musa de los cantores, su nombre se siente en el aire, en la magia del río y en la belleza del paisaje. La fascinación del canto cautiva a los visitantes.

JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

Valledupar es la ciudad musa de los cantores, su nombre se siente en el aire, en la magia del río y en la belleza del paisaje. La fascinación del canto cautiva a los visitantes.

Seguir leyendo «Valledupar hasta en el aire se siente»

MI CASA VALLENATA VOLUMEN I

» La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso»: Franz Liszt (compositor austro-húngaro)

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

La música es uno de los factores más importante de la vida del ser humano; no en vano apareció hace miles de años, en los inicios de nuestra especie, y ha ido ocupando todos los espacios de nuestro diario vivir.

En el año 2015 un hombre noble, sencillo y soñador creó un grupo de WhatsApp al que bautizó con el nombre de «Mi Casa Vallenata», con el fin de hacer un pequeño, pero significativo aporte a la preservación de la música vallenata auténtica y raizal como lo exige la UNESCO. Su nombre es Edwin Andrés Altamiranda Mercado, conocido popularmente como «El Makina». Grupo al que fue agregando día a día amigos, conocidos y recomendados que con el correr del tiempo se convirtieron en una cofradía: personas unidas por los mismos gustos e intereses en pro de rescatar, salvaguardar, resaltar y dar a conocer todo lo relacionado con esta expresión musical, cultural y folclórica.

Hoy 6 años después de la creación de este grupo en donde se encuentran compositores, cantantes, acordeonistas, cajeros, guacharaqueros, coleccionistas, investigadores, folcloristas, escritores, poetas, personas de distintas profesiones y oficios pero que día a día sacan un tiempo de sus agitadas labores diarias, para hacer sus aportes. Somos una gran familia que nos hemos contagiado por la alegría y motivación de su gestor «El Makina», hablando de nuestros juglares y dándole a conocer a los jóvenes integrantes los inicios y cómo fue consolidándose esta bellísima música, que hoy por hoy es nuestra carta de presentación ante el mundo y también apoyando nuevos artistas que con su talento quieren seguir abonando la tierra para que nuestras raíces permanezcan fuertes y no desaparezcan.

Es tanta la popularidad del grupo «Mi Casa Vallenata» que a diario se suman integrantes con el fin de aprender de los secretos del folclor y, ¿por qué no decirlo?, también aportar su granito de arena en la construcción de este inmenso edificio que se llama «Música Vallenata».

La perseverancia, constancia, unión, trabajo y sacrificio ha hecho que este grupo haya obtenido varios logros y proyectos como son: uniformes, bandera, escudo, páginas en Facebook, canciones como himnos, pero sin lugar a dudas el más significativo que ha tenido hasta ahora es la grabación y lanzamiento de su primer trabajo discográfico con compositores de la casa, es decir, todos pertenecientes al mencionado grupo.

El artista no es nada sin el don, pero el don no es nada sin trabajo, constancia y sacrificio algo que este grupo de valientes entendieron a la perfección. 14 compositores para un total de 20 canciones, liderados por Edwin Andrés «El Makina» Altamiranda Mercado, a quien le siguieron Fredy Hernández Moreno, Milton Abuabara Florián, Ulises Gelves Ortiz, Antonio María Suárez, Carlos Correa Vidal, Isaac Díaz Contreras, Daner Utria Rivera, José Mercado Garrido, Jairo Polo Romero, Héctor Romero Bayuelo, Edilson Brito Pérez, Fredis Aquiles Genes y Guadis Carrasco Cumplido. Con las voces de Rodolfo Carrasco, Carlos Correa y Guadis Carrasco y el respaldo en el acordeón de Oswaldo Morelos, Cristian Álvarez y Daniel Barboza, se lanzan a este difícil y competitivo mundo vallenato con un trabajo discográfico donde nos muestran la esencia más pura de nuestro folclor, grabando canciones que se rigen a los parámetros de la música vallenata: paseos, sones, merengues, puyas y un aire alegre y popular en nuestro Caribe colombiano como lo es el chandé, que harán las delicias de todos los amantes y seguidores del vallenato en las próximas fiestas decembrinas y en los carnavales que se aproximan. Este álbum es como una zona de avituallamiento donde tenemos tanto para escoger, hay una mesa servida con muchas viandas, donde encontramos temas para todos los gustos: los hay de corte jocoso, romántico, costumbrista, narrativo, es como un bocatto di cardinale de nuestro folclor, en el que no sólo se pensó en el bailador sino también en al que le gusta las letras y el mensaje de las canciones.

En este desierto de esencia vallenata real y raizal por el que estamos atravesando, un trabajo discográfico como el de «MI CASA VALLENATA VOLUMEN I» nos hace sentir que encontramos un oasis puro, cristalino que mitiga nuestra sed y nos refresca.

El vallenato auténtico no ha muerto: para la muestra un botón, el secreto creo que está en atreverse, arriesgarse y encontrar un grupo de artistas como estos que quieran seguir siendo fiel a la tradición y dejar un legado para que los nuevos talentos sigan la senda que ellos están marcando. Esto es una gran muestra de perseverancia digno de emular y podemos aplicar el sabio adagio que dice «Quien quiere llegar busca caminos; quien no quiere llegar busca excusas».
De mi parte sólo me resta desearle muchos éxitos y que éste sea el primero de muchos trabajos discográficos del grupo «Mi Casa Vallenata».

VIDEOS:

1. https://youtu.be/06GPpm3ZtTo
2. https://youtu.be/IeY2r9oim6w
3. https://youtu.be/g4Iy8ujNln0
4. https://youtu.be/p-FE5qHf-0Y
5. https://youtu.be/vN8fb8KZi_A
6. https://youtu.be/Tte5nV1_ST4
7. https://youtu.be/LI3tuBN9DNI
8. https://youtu.be/i0LWY78jCxY
9. https://youtu.be/xG5d7TY7Mnw

Ramiro Elías Álvarez Mercado