Perfiles: Luis Enrique Martinez

A partir de hoy hasta el próximo lunes publicaremos una serie de perfiles de los más grandes acordeoneros de la música vallenata.

Los grandes del acordeón: Luis Enrique Martínez

Luis Enrique Martínez fue escogido Rey vallenato en 1973. Nació en  el corregimiento de los Haticos, jurisdicción del municipio de Fonseca, La Guajira.  De extracción eminentemente campesina porque antes de dedicarse a la música su vida transcurría en el campo desarrollando labores propias de la agricultura.

Su formación en la ejecución del acordeón siempre se la reconoció a ‘Pacho’ Rada, a quien le aprendió el son;  el paseo lo aprendió oyendo a un músico como  ‘Chico’ Bolaño, Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales.  ‘El Pollo Vallenato’ como es popularmente conocido, inicia su vida musical en 1.947 al mismo tiempo que contrae matrimonio con Rosalbina Serrano.

Es catalogado por sus amigos y conocidos como un hombre  ‘bonachón’, sencillo, bondadoso. Le decían ‘El Pacificador’, porque era el que bajaba los ánimos de las peleas entre los músicos.

Su aporte a la música vallenata radica en la innovación que dividió en dos la evolución del vallenato: por un lado la agilidad sorprendente  en la digitación del acordeón y por otro, la ejecución musical ataviada de adornos,  notas brillantes, nuevos movimientos, giros y compases que convierten a  Luis Enrique en un revolucionario que logra sacar  al acordeón    de la ejecución monorrítmica.

Esta genialidad logra posicionarlo nacionalmente a comienzo de los años 50, con la creación de nuevos “pases” musicales que le dio un prestigio musical y comercial.  Fue un músico integral que sabía tocar,  cantar y componer  a la vez.

Murió el  25 de marzo de 1995 en  Santa Marta,   rodeado de sus familiares y amigos,  en medio unas condiciones no precisamente propias de un rey de la estirpe y el talante de este baluarte de la música vallenata.

Su herencia musical  ha sido fuente de inspiración para las nuevas generaciones que han bebido de este patrimonio musical que perdurará a través de los años en el intento de imitar  el toque magistral del acordeón que sólo Luis Enrique Martínez supo hacer. El Pilón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.