LA JUSTICIA de HORROR y su reforma HUNDIDA.

Eduardo Dangond Castro

La reforma debatida en el congreso de la república permanece como siempre hundida en el marasmo de una JUSTICIA pletórica de lentitud, tardanza, invidente, minusválida, burocratizada, y por último, con altos índices de corrupción e impunidad.

La JUSTICIA es un fiel reflejo del país, su concepción, su retraso mental, su enfermedad grave consistente en que para triunfar no es necesario el esfuerzo, sino las prácticas indebidas, torcidas y desviadas propias de la personalidad viva que logra un escaño en la sociedad del triunfo; no precisamente por sus virtudes, sino por sus actividades bendecidas por la misma sociedad, con el remoquete de avión, en lugar de pícaro. Es la mentalidad legada por el fenómeno del narcotráfico sumada a la tradición de un pueblo que posee una óptica muy singular que se deriva de su milenaria creencia consistente en que las grandes personalidades son aquellas que les entreguen un licor, un almuerzo o un regalo en la época electoral, sin leer siquiera su hoja de vida, sus antecedentes, su familia. La prebenda, la canonjía, el trueque, el CVY, es el emblema del actuar de los colombianos. La cultura del tumbe y del enriquecimiento express, produjo sus mejores resultados con la cosecha del narcotráfico en Pablo Escobar y mas eficiente o productiva con los NULES en la contratación oficial.

En ese panorama el gobierno presentó al congreso de la república,- elegidos con la misma practica y concepción reseñada anteriormente-una reforma para cambiar la justicia en Colombia con los resultados públicos que hoy riñen con la indignación, el horror y el delito. ¿ Porque habría que horrorizarse si el país en todas las actividades … no va en menos?. Acaso en la presidencia de la república tradicionalmente no se han entregado a bancadas oficialistas prebendas, desayunos y cocteles a cambio de la aprobación de leyes…

Acaso en el congreso de la república debatiendo el acto legislativo no iniciaron a repartir prebendas a los magistrados de las altas cortes como ampliarles el período 4 años para impedir las críticas de éstos en torno a las propias modificaciones atinentes al sistema de AFOROS para los propios congresistas. Punto medular que intentaron cambiar en la mencionada reforma.

Acaso el hecho abismal que un acto legislativo que toca temas trascendentales como la reforma de la justicia, sea admisible que se convierta en un Airbus repartidor de prebendas y concesiones para los mismos pilotos y tripulantes del AVION .Hecho que demuestra fehacientemente que en Colombia legislar en causa propia con evidentes normas de beneficio propio, es completamente normal.

De allí, que resulta apremiante para el futuro de la sociedad que el pueblo Colombiano se rasgue las vestiduras y reaccione ante tales hechos, para sepultar la proclividad hacia el imperio de la cultura del tumbe, de la insolidaridad, del facilismo, de la irresponsabilidad y la indolencia incrustadas en el alma de la sociedad Colombiana.

Consecuencialmente, cobra vigencia el referéndum, no precisamente para hundir la justicia del horror y la impunidad, sino para exigir que la reforma sea encargada a legos de la actividad constitucional o de igual manera, una ASAMBLEA CONSTITUYENTE, para impedir lo mínimo exigible, que se legisle en causa propia, en el trueque de las prebendas, en el rino del papa Noel repartidor de dotes y fueros de impunidad.

EDUARDO DANGOND CASTRO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.