Blanco, redondo, gallina lo pone

DESDE LA BARRERA

Por: Gustavo Rodríguez Gómez*

El mote de la columna de hoy, es el comienzo de una antiquísima adivinanza, cuya descripción encierra la solución al enigma. Dada la evidencia de la respuesta, cuando éramos aún niños, acostumbrábamos usarla para determinar hasta dónde llegaba la sagacidad de un nuevo amigo o compañero de clases.
Sucedió que la semana pasada, el mercenario israelí Yair Klein, que entrenó a los paramilitares, declaró en el proceso que a larga distancia se le sigue en Colombia. Allí, aseguró que fue apoyado por el entonces Ministro de Agricultura y por altos oficiales del Ejército.
También afirmó –y ahí es donde está el meollo del asunto– que “un hacendado, que requirió sus servicios después fue presidente de Colombia, y fue uno de los que le pagó para entrenar a los grupos paramilitares.”
A continuación agregó “…no digo el nombre, porque todos sabemos muy bien quién es.”
Eso quiere decir, en buen romance, que el señor hacendado pagó para enseñar a masacrar, a descuartizar con motosierra, y a generar terror en el pueblo colombiano, porque si los narcoguerrilleros sembraron terror y muerte, los paramilitares –también narcoterroristas– les ganaron y tienen la plusmarca en todo.
Eso significa que el “señor hacendado, que después fue presidente de Colombia, pagó” para que esbirros a su servicio, afinaran sus procedimientos criminales, y que todos conocemos quién es; pero nadie se atreve a denunciarlo y mucho menos algún juez a investigarlo.
Ahora bien, si la acusación de Klein apunta hacia Uribe, y él siempre ha sido camorrista, entonces, ¿por qué no ha respondido a Yair Klein, si la acusación es tan evidente, como lo es la respuesta a la adivinanza con la que he titulado este artículo?
Las pendencias que Uribe casó, durante sus horrendos ocho años en la Casa de Nariño, van desde la de “Si lo veo, le voy a dar en la cara, marica.”, a su asesor para la imagen fotográfica, Luis Fernando Herrera Zuluaga, por presunta extorsión de este personaje contra un amigo de Uribe –Raúl Grajales Lemos, a quien el gobierno de Estados Unidos señaló en su momento como líder del cartel del Norte del Valle, bajo la  sindicación de lavado de activos y que, a pesar de ello, gozó del beneficio de detención domiciliaria (inusual en esta clase de delitos), cuya concesión causó curiosidad en la fiscal del caso y en toda Colombia–  hasta la de llamar “cobarde y oportunista” al ex presidente Cesar Gaviria Trujillo, que obligara a éste a contestarle: “Es mentira que los ‘Pepes’ hayan desaparecido, pues este gobierno los ha mantenido en el patio de la Casa de Nariño; entonces, vaya y termine de mandar en lo que le queda de este gobierno suyo, que es un verdadero asco”).
Entonces, son tantas las muestras de pendencia del “señor hacendado, que después fue presidente de Colombia” que bien se podría escribir un libro con todas sus respuestas cargadas de  beligerancia.
Además, son tan concomitantes la adivinanza y la acusación de marras, que si la respuesta a la primera es el huevo, la de la segunda, es alguien que sabe cómo hacer sus cosas; ergo, blanco es, gallina lo pone y le gusta que se los cuiden.

P. S. *Extraña –por decir lo menos– la actitud de los medios de comunicación con respecto a la discusión que –a la usanza de las vivanderas y con lenguaje de rufianes– tuvieron Uribe y su ex ministro Silva, con motivo de las trapisondas del primero. La mayoría, si acaso, nombró a Klein y sobre la acusación, pasaron como quien camina encima de ascuas.
Pareciera que los insultos entre Uribe y Silva les hubieran servido (a los medios) para sacar de contexto las graves y comprometedoras denuncias de Klein y, así, ayudar a tender las cortinas de humo que tanto agradan a Uribe.

*Gustavo Rodríguez Gómez/El pilón
grg1939@yahoo.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.