Acotaciones a la Educación en Colombia

DESDE LA BARRERA

Por Gustavo Rodríguez Gómez*

Hace dos años escribí una columna referente a las encuestas que se realizan en el país y, allí, se llegó a la conclusión de que no siempre son creíbles, en tanto que, por razones de tiempo y economía, no consultan un universo amplio y, por tanto, más real.
Pues bien, hace poco se hizo una medición sobre el desempeño de diferentes entidades del Estado con el ánimo, tal vez, de establecer una escala del buen gobernante. Esos resultados me hicieron acordar, no sé por qué, de la mencionada columna. En ella, decíamos algo parecido a lo siguiente: «Como quiera que hacia los agentes del gobierno van dirigidos los resultados [de las encuestas] y teniendo en cuenta que la prioridad del buen gobernante es la de propender por la salud, la educación, la vivienda, el desarrollo de posibilidades de empleo –sobre todo para los más pobres, los desfavorecidos de la fortuna (o mejor se debiera decir, ¿los cirineos del infortunio?, en tanto se ven obligados a cargar con su peso a cuestas)– así como también, la seguridad, la movilidad, la estabilidad del medio ambiente y otras variables que cada gobernante conoce –o debiera conocer– entonces, es bueno y sano y prudente que esta encuesta y las que se hagan en el futuro, el gobernante de turno las tome con el debido beneficio de inventario, para que proceda a buscar soluciones prontas y prácticas a los males que aquejan a la comunidad. Es decir, que no se tomen al pie de la letra, sino como una carta de navegación que le permita indagar sobre las fallas y dolencias de las que adolece la ciudad [o región o país] a su cargo.»
Siguiendo el orden en el cual se han desglosado (en el párrafo anterior) las necesidades ciudadanas y como quiera que, mientras la malhadada Ley 100 no sea reformada, es poco lo que el gobernante de turno puede hacer por mejorar la calidad de la atención en salud, entonces démosle una mirada al siguiente rubro en importancia dentro de todo buen programa de gobierno: la educación. Pero, hagámoslo mirando hacia la calidad y no alrededor de la cantidad de la misma y respecto a la educación básica (primaria y secundaria):
a) Siendo el docente el encargado de guiar al estudiante por entre los vericuetos delconocimiento, se supone que debe ser un individuo totalmente preparado para encarar semejante responsabilidad. Por eso, preguntamos, ¿cuánto se invierte en la capacitación permanente de los maestros y profesores? Es decir, cuánto porcentaje  del presupuesto se dedica a esta labor.
b) ¿Cuántos docentes asisten a eventos culturales o folclóricos y, en comparación, cuántos van a los programas de postgrado, a los de actualización en lenguas extranjeras o a los de capacitación en informática?
c) Los modelos pedagógicos empleados, ¿están acordes con el avance en ciencia y tecnología, dentro del ámbito de la ciudad, región o país a su cargo?
d) Los programas académicos ¿sí sirven para preparar al estudiante para su ingreso a la educación superior?
e) ¿Cuándo se volverán a incluir en los planes de estudio, asignaturas tales como ética, cívica, urbanidad y todas aquellas que formen de manera humanística al bachiller y logren hacer de los jóvenes de hoy, mejores personas del mañana?
Más aún, agregamos hoy, ¿cuánto humanismo se les está enseñando a los jóvenes de hoy, para hacerlos menos autómatas y mejores seres humanos?
En los colegios de bachillerato, a mediados del siglo XX, al estudiante se le enseñaba más a ser un buen ciudadano que a convertirse en un pozo de conocimientos. Hoy en día, se ha descuidado la formación por la automatización.
Aclaremos que la enseñanza de la tecnología es buena, siempre y cuando no sacrifique el humanismo.

*Gustavo Rodríguez Gómez/El pilón
grg1939@yahoo.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.