Negocio de campesinos.

Eduardo Dangond CastroEduardo Dangond Castro

El sector agropecuario que constituye  el renglón primario en Colombia no es considerado a diferencia del país del norte como un tema de seguridad nacional alimentaria; sino, como necesario para ocupar un sector de la población sin Acceso al mercado laboral.

Es así, como en la actualidad no existen políticas integrales de incentivos que garanticen una estabilidad en la rentabilidad del negocio agropecuario. El sector ganadero se conserva estático en sus precios y se ha reducido un 30 % como igualmente ha decrecido el valor de la leche.

En la producción de agrícola se registra la desaparición del cultivo del sorgo , el cacao y el algodón hasta la mas mínima expresión.
El arroz ya sufrió el primer embate del TLC con ocasión de la libre importación de 260 mil toneladas derivándose un perjuicio del 25% en la reducción del precio para los productores nacionales.

La palma aceitera también ha sufrido disminuciones en igual sentido .
Sin embargo, el panorama de disminución de precios y su tendencia no se vislumbra, ni  esta  reflejado en los insumos y químicos de los productos agropecuarios que se mantiene su tendencia alcista.

El el sector cafetero posee la capacidad de producir un remordimiento gubernamental al pasar en cuatro décadas de ser el primer renglón de exportación colombiano a importador de Ecuador.
Asi las cosas , con un panorama desolador las políticas del actual gobierno  son erráticas, tardías e in-equitativas para los diferentes sectores con el agravante de que son inexistentes los entes de control del contrabando y ante este fenómeno se desborda cualquier garantía de sustentación de precios .
Ante este panorama desolador el gobierno no ofrece una política integral que despegue la economía agropecuaria
hasta el punto que para el café ofrece millonarios subsidios de compensación de precios mientras para los otros productos se permite su lenta desaparición del escenario nacional.

El negocio y su rentabilidad del sector agropecuario se ha estancado y la locomotora Agrícola se ha fundido ; de allí resulta la explicación de como en 5 décadas Colombia ha pasado de ser un país con una población rural a un pais urbano con un alto déficit de vivienda y de empleo acumulando con ello los cinturones de miseria, desolación y violencia en las grandes ciudades.
Es una política equivocada producto de la derivación del consumismo mundial que  en lugar de elevar el nivel sw vida de la humanidad ha significado mil millones  de personas en la pobreza absoluta y sin techo donde vivir dignamente.
Es apremiante un cambio radical de la concepción de las políticas de desarrollo que incentive la vida en el campo para que existan mas garantías que en la ciudad ; máxime que, según el científico colombiano Alejandro Jadad ” el modelo de desarrollo  moderno ha fracasado: el sistema de salud nos enferma y nos mata ; el educativo nos embrutece y el financiero nos empobrece”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.