Bolivia celebra la vigilia del Inti Raymi, la Pascua del Sol

Por Lioman Lima

Tahua, Bolivia, 21 jun (PL) En torno a las hogueras, con garrafas de la infaltable y alcohólica chicha, millones de bolivianos esperan hoy el Inti Raymi, la fiesta más importante de la cosmovisión andina: el regreso del Padre Sol, su triunfo sobre las tinieblas.

En el salar de Uyuni, el mayor desierto de sal del mundo y centro de los festejos en 2013 por el Año Nuevo Aimara, las celebraciones comenzaron al atardecer del jueves con una despedida del sol en las colinas del cerro Tunupa, un volcán apagado, considerado un sitio sagrado por los creyentes.

En la medianoche, los amautas, sabios de la religión andina, realizaron un ritual en la plaza de Tahua, un municipio colindante al salar, para pedir permiso a la Madre Tierra y las fuerzas del universo para la gran celebración de mañana, la llegada del Año 5521.

Cerca de la fogata, prepararon la llamada mesa, una ofrenda consistente en sebo y fetos de llama, hierbas aromáticas y hojas de coca que luego lanzaron al fuego mientras entonaban cantos rituales.

«Esta ceremonia es una preparación para la gran fiesta de mañana, para que los dioses nos sean propicios. Nos estamos despidiendo del año que se fue con el sol y esperando y rezando por el que comenzará mañana», explicó a Prensa Latina el Abuelo Lucas Choque, presidente del consejo de Amautas de Tiwanaku.

El sacerdote indígena, quien fuera el encargado de la ceremonia religiosa de la toma de posesión del presidente Evo Morales en 2006, añadió que el rito de esta noche es solo el comienzo de los que tendrán lugar durante toda la madrugada.

Mientras esperan la salida del sol, leerán el futuro en hojas de coca, bendecirán los bastones de las autoridades municipales que tomarán posesión de sus cargos y culminarán la preparación de los iniciados que serán bautizados al amanecer.

Cada 21 de junio en Bolivia, las autoridades de los pueblos, municipios y localidades indígenas ceden el poder a quienes fueron elegidos por el ayllu, la comunidad, mientras los jóvenes se inician en los misterios de una de las religiones más antiguas del continente.

Mañana, el recibimiento del Nuevo Sol, el regreso de las energías de los ancestros, se realizará en más de 200 sitios ancestrales de toda Bolivia, pero el festejo principal tendrá lugar en la isla Incahuasi, en el mismo centro del salar, a donde acudirán los turistas, peregrinos y los amautas que se han preparado durante toda la noche.

«Iremos en oración ante hasta la Isla para recibir al Padre Sol y honrar a la Madre Tierra, a recibir las fuerzas de nuestros ancestros, las energías telúricas y cósmicas», aseguró Choque.

Aunque este festejo es común a los aimaras y quechuas, los guaraníes, otro de los pueblos indígenas mayoritarios de Bolivia, también celebrarán el solsticio, pero esperarán, en lugar del sol, el lucero de la mañana.

El Inti Raymi, la fiesta principal del Imperio Inca, se mantuvo oculta en Bolivia, trasmitiendo sus ritos en silencio, de generación en generación hasta mediados del siglo pasado.

Fue en la década de 1980 cuando alcanzó mayor auge, hasta que se convirtió en una fiesta y feriado nacional con el ascenso al poder de Evo Morales.

No obstante, aún secretamente, se mantuvo como una de las tradiciones ancestrales que definen la identidad del pueblo boliviano, de sus luchas contra la discriminación y de sus sueños por un futuro mejor, que alcanzarán su definición este amanecer, cuando todos levantarán las manos para saludar al sol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.