En Valledupar la vida no vale nada

Eduardo Dangond Castro

Por  Eduardo Dangond Castro

DESOBEDIENCIA CIVIL.

La colonia británica de los ESTADOS UNIDOS no estaba de acuerdo con estas medidas de impuestos que los gravaban para financiar las guerras adoptadas por el Parlamento Británico; en el cual, no gozaban de representación. Es así, como la frase “No hay impuestos sin representación” apareció entre 1750 y 1760 y se convirtió en una de las causas de la independencia de Estados Unidos de Inglaterra.

Así, se adoptaron las primeras bases de las democracias que en forma incipientes desarrollaron unos de los principios fundamentales de la tributación.

La anterior filosofía del derecho tributario infortunadamente pasa desapercibido en Colombia, en el cual se intercambian los tributos al grueso de los colombianos por prebendas, contratos y auxilios a los congresistas.

Hoy, Valledupar sobrevive en una situación difícil, por causa de la delincuencia desaforada que supera los esfuerzos de la institucionalidad. La Fiscalía brilla por su ausencia y el sistema acusatorio colapsa ante el desencadenamientos de múltiples atracos y homicidios a plena luz del día sin que autoridad alguna de parte positivo de capturas de ninguna índole.

La respuesta de las autoridades civiles, judiciales y policivas son completamente nulas. Los impuestos que pagamos por rodamientos en la ciudad por nuestros vehículos resultan infructuosos porque perdemos nuestros vehículos por acción de los vándalos, atracadores a mano armada, asaltantes a la gente de trabajo; en nuestras casas no dormimos tranquilos ante los permanentes robos de los violadores de domicilio; Nuestra confianza en el sistema bancario se quebranta ante la multiplicidad de atracos por parte de los incesantes fleteos.

No conozco hasta ahora una sola familia que no haya sido sujeta pasiva de los delincuentes de todo pelambre que se han apoderado de la ciudad de Valledupar. Por ello, es menester que la sociedad se rasgue sus vestiduras, se levante en único son, enhiesto, para protestar implorando seguridad, sanciones a los culpables y justicia. !La sociedad no existe si solo impera la ley del delincuente¡.

La sociedad debe reflexionar, meditar y definir parámetros y para ello, es imperioso encauzar sus horizontes, como su futuro hacia la defensa de la honra, los bienes y la vida. El asesinato del médico JAVIER PEREZ, por tratar de impedir un atraco son in-sucesos fatales que no deben volverse a repetir y paralelamente, convocan a protestar masivamente ante las autoridades locales y nacionales.

Mientras tanto, de las marchas de protestas propongo ante la comunidad LA DESOBEDIENCIA CIVIL, para que no paguemos los impuestos prediales de nuestras casas hasta que cesen los atracos; los impuestos de nuestros vehículos hasta que cesen los robos de éstos y los impuestos de industrias y comercio hasta que terminen los atracos a tiendas y comercio en general. Hasta que capturen a los asesinos del médico, del tendero, del Vallenato de bien que creyó algún día en sus autoridades y estás le dieron la espalda. Se volvieron complacientes, benevolentes y ante su pasividad… se convirtieron en cómplices de la delincuencia.

Todo el mundo sabe a ciencia cierta quienes son los atracadores, quienes le compran las joyas, los productos robados, la receptación pulula y se multiplica a sus anchas con vitrinas de reventa en pleno centro del Valle del Cacique Upar. Los carros robados los recibe San GUAJIRA Detroit.

Sr Alcalde, Sr Comandante, Sr Gobernador, Hasta cuantas muertes estamos obligados a esperar?

EDUARDO DANGOND CASTRO

3 comentarios

  • Una possible respuesta a tu pregunta sería: … hasta que ellos mismos o algún miembro de su familia, sea víctima de algunas de estas situaciones. No aprendemos del dolor ajeno, sino lastimosamente algunas veces del propio. !Adónde vamos a parar!

    Me gusta

  • Eduardo, soluciones a esta difícil situación vallenata existen y deben importarse desde aquellas ciudades de América que la han padecido (Rio en Brasil , Caracas ,…)..Tu “Desobediencia Civil Antitributo” es Brillante Medida de Presión si existiera en la conciencia del pueblo vallenato la cultura ciudadana no mafiosa ,que la define y sustenta en estos tiempos de crisis moral generalizada, pero son otros los referentes éticos y con ellos no prospera la DCT .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.