Democratizar la democracia

IMELDA DAZA COTESPor Imelda Daza Cotes

La democracia como forma de organización política ha llegado a considerarse como la mejor manera de gobernar y nos hemos habituado a creer que la libertad de votar, es decir, las elecciones, expresan su esencia, son lo fundamental. Libertad y democracia se sienten así íntimamente relacionados.

Sin embargo, en la práctica, estos conceptos pueden contraponerse y distanciarse entre sí. Para unos, la democracia es igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades, justicia distributiva, igualdad de géneros aunque en ocasiones el cumplimiento de estos principios requiera del sacrificio de ciertas libertades individuales y así lo acepta la mayoría.

Es una forma de gobierno incluyente, con alta participación popular y libre ejercicio de los derechos ciudadanos. Es una democracia construida sobre la igualdad y la legitimidad .

Para otros, liberalismo y democracia son no sólo complementarios sino que se confunden; definen el liberalismo a partir del libre mercado/libre competencia económica y conciben la democracia como una forma de gobierno que promueve y garantiza esas libertades meramente económicas; asumen los procesos electorales como expresión básica y única de esa democracia que debería llamarse simplemente Liberalismo porque en realidad no garantiza ni la igualdad ni la justicia social ni se soporta en decisiones mayoritarias.

Son democracias deformadas, construidas sobre la desigualdad y la ilegitimidad

Desde siempre en Colombia ha gobernado una clase social propietaria de casi todo, contra los desposeidos. Es decir, no sólo no gobierna el pueblo sino que se gobierna contra el pueblo.

Es un régimen plutrocrático sostenido en unas leyes arregladas por ellos mismos para protegerse de la problable rebelión de los de abajo.

Esta democracia meramente representativa y estrecha es la causa de los enormes problemas del país. Se sostiene sobre el gobierno de élites/grupos dominantes privilegiados y se basa en principios contrarios a la esencia de la democracia. Se gobierna de manera autoritaria y excluyente.

Las elecciones no garantizan el libre ejercicio del poder popular porque predominan los intereses privados/personalistas y están afectadas por todos los vicios imaginables que hacen que la gente vote pero no decida.

Los resultados electorales de ayer domingo muy seguramente confirmarán esto. Lo anterior significa que la democracia sigue siendo una asignatura pendiente.

Urge una acción transformadora, real, participativa. Necesitamos una sociedad civil fortalecida a través de organizaciones comunitarias pluralistas y diversas que actúen en defensa de los intereses de las mayorías.

Urge democratizar la democracia colombiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .