¡UNA ACLARACIÓN NECESARIA!

 

Amylkar Acosta

Amylkar Acosta

Bogotá, D.C.,
Señor:
Roberto Esper Rebaje
Director Diario La Libertad

 ¡UNA ACLARACIÓN NECESARIA!

Sigo sin reponerme de la sorpresa y la molestia que me causaron los términos de su diatriba editorial, pues se basa en una información falsa y en imprecisiones que inducen a la confusión y a una lectura errónea de nuestras decisiones recientes en relación a las tarifas de energía. Conociendo, como conozco, de su profesionalismo, atribuyo sus apreciaciones, que como diría el literato Octavio Paz, “están a las afueras de la realidad”, a que usted fue asaltado en su buena fe con una información que no corresponde para nada a la verdad verdadera. Se me atribuye haber anunciado un alza del 30% en las tarifas de energía, la cual, de ser cierta, coincidiría con usted que sería “un alza mítica y desproporcionada”. ¡Falso de toda falsedad!

Para su tranquilidad, quiero decirle que no he perdido “la cordura y la sindéresis”, ni la altiplanicie me ha hecho perder la razón, como se sugiere en el editorial. Por ello, ante la inminencia de la ocurrencia del fenómeno de El Niño, nos apresuramos y aprestamos a tomar dos medidas anticipatorias al mismo, tendientes a espantar el fantasma del apagón, de triste recordación para los colombianos.

La primera de ellas, a través de la Resolución 90456 del 29 de abril de 2014, dispuso suspender el despacho a Venezuela de 100 millones de pies cúbicos diarios de gas. Con ello le aseguramos a los generadores térmicos la disponibilidad del gas natural y que de esta manera puedan operar a full, con el fin de evitar desembalsar en momentos en que lo que se requiere es ahorrar agua y permitir que los embalses recuperen su nivel ahora que están cayendo las últimas lluvias de la temporada y así poder disponer de los mismos en la época de sequía que nos habrá de deparar el fenómeno de ‘El Niño’. Además, al disponer del gas natural para operar estas centrales de generación no tendrán que apelar a los combustibles líquidos que son mucho más costosos y contaminantes.

Con la segunda medida que tomamos, mediante la Resolución CREG 057 del 13 de mayo de 2014, nos proponemos diferir a dos años el aumento de tarifas que puede derivarse del incremento que se ha venido dando en las últimas semanas en el precio de la energía en bolsa, con miras a defender el bolsillo del usuario residencial.

Es importante aclarar el comportamiento de la formación de precios de la energía y su traslado al usuario final. En Colombia, la mayoría de la energía que se adquiere por parte de los comercializadores (electrificadoras), está cubierta a través de contratos de largo plazo; sin embargo, hay empresas que tienen un alto porcentaje de su canasta expuesta en la bolsa, cuyos precios son bastante fluctuantes y han reflejado alzas significativas en los últimos días.

También debo dar claridad en el sentido de que la tarifa final o costo unitario (CU), que es en últimas lo que se le factura al usuario, se encuentra particularmente afectada por el componente G, correspondiente al precio al cual el distribuidor compra la energía. Este tiene un peso del 30% en la tarifa final, pero no quiere decir ello, como se malinterpretó, que la factura que le llegará al usuario a partir de junio subirá en igual proporción y súbitamente. El impacto del aumento en el precio de la energía en bolsasobre la tarifa que paga el usuario final depende del grado de exposición de la empresa distribuidora en cuestión, esto es, qué tanta energía compra en ese mercado.

Se dice, sin fundamento, que las empresas distribuidoras “en calidad de especuladores y jugadores compran hasta el 90% de la energía en bolsa”. En el caso puntual de la Región Caribe, la empresa prestadora del servicio se encuentra en un 88% cubierta con contratos de largo plazo y un 12% en bolsa, lo que implica que el traslado de costos al usuario final no va a presentar incrementos súbitos. Lo anterior, ya que las empresas, de acuerdo a su gestión comercial, compran con dos y tres años de antelación la energía a los generadores con precios previamente pactados, lo que les evita una exposición especulativa en la bolsa. De hecho, los principales centros de consumo del país tendrán también un impacto mínimo por una gestión comercial similar. Es el caso de Bogotá, expuesta a bolsa en 15,2% y Antioquia en 9,5%. La excepción es Emcali, cuya exposición en bolsa es del 56%.

En síntesis, esta última Resolución de la Creg lo que busca es proteger al usuario, atenuando posibles alzas y en ningún momento es para la desmesura en las alzas de las tarifas de energía en detrimento del usuario. Como en El Quijote, aquí se está planteando una pelea en contra de molinos de viento que él, en sus desvaríos, confundía con desaforados gigantes sin que su escudero Sancho Panza lograra convencerlo de que sólo se trataba de simples molinos. Como verás, amigo Roberto, sigo siendo “el dirigente erguido y defensor de los intereses de las regiones” y velando en este caso por el mejorestar de los usuarios del servicio de energía, especialmente en tratándose de los usuarios domicialiarios.

Cordialmente,

Amylkar Acosta Medina
Ministro de Minas y Energía
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .