El revivir de un hito en el arte local

Autor: Juan Pablo Ramirez|@juampa_ramirez|El Mundo|Medellin

Algunas de las obras que cambiaron el panorama artístico de Medellín a su llegada entre los años 60 y 72 para las Bienales Coltejer, se exhibirán desde hoy en una sala permanente de la Casa del Encuentro, del Museo de Antioquia.

Nudos (1970), de Omar RayoFoto: Giuseppe Restrepo
Nudos (1970), de Omar Rayo. Acrílico sobre lienzo. 102 x 40.5 cm.

A finales de la década del 60 en Medellín se hacían exposiciones de arte y varios gestores culturales concentraban sus esfuerzos en crear escenarios en los que los artistas mostraran los trabajos desarrollados hasta entonces, pero fue sólo hasta 1968 que llegó un certamen que, además de darle un vuelco a la manera de apreciar obras de arte, le permitió a la comunidad artística conocer una serie de tendencias y corrientes provenientes de varios países de Latinoamérica, España y Estados Unidos: la Primera bienal de arte Coltejer.

De acuerdo con Nydia Gutiérrez, curadora jefe del Museo de Antioquia, “esta era una ciudad todavía muy apegada a ciertos lenguajes muy tradicionales del arte, de manera que los cambios fueron radicales, e incluso, el efecto de toda esa nueva información trascendió las fronteras nacionales. En Venezuela, por ejemplo, también sonaron muy fuerte estas bienales”.

Por su parte, Carolina Chacón, curadora de la misma entidad, asegura que aquel cambio se debió en gran parte a la gestión realizada por el artista plástico medellinense Leonel Estrada, quien se encargó de convencer a los industriales antioqueños de invertir e impulsar la cultura de la ciudad.

Y lo logró, pues el encuentro internacional tuvo tanto éxito, que en los años 70 y 72 se repitió, y hoy se recuerda como el inicio de un cambio significativo en el arte contemporáneo local, por lo que en homenaje a aquel acontecimiento y como manera de preservar las obras expuestas en las tres ediciones del certamen, hoy a las 5:00 de la tarde el Museo de Antioquia en comodato con la empresa textil que dio nombre a las Bienales, abre al público la Sala Coltejer.

Espacio contraste (1971), de Yutaka Toyota. Madera, acrílico y plástico. 120 x 60 cm.

Espacio contraste (1971), de Yutaka Toyota. Madera, acrílico y plástico. 120 x 60 cm.

Un nuevo espacio de exhibición

Las 36 obras de 33 artistas que se expondrán en las paredes de esta sala datan de aproximadamente 45 años atrás. Han permanecido guardadas en bodegas pero no pierden la energía de sus colores ni se ha malogrado la finura de sus texturas, mucho menos los significados implícitos en ellas. Son piezas que en su momento revolucionaron a la crítica y le mostraron al público las nuevas técnicas y tendencias en pintura y escultura, como son los casos de las obras de Alejandro Obregón (Colombia), Fernando de Szyszlo (Perú), Rogelio Polesello (Argentina), Yutaka Toyota (Japón), Édgar Negret (Colombia), entre muchos otros.

Según Nydia Gutiérrez, “es pertinente mostrar estas obras que tienen un significado tan profundo”, y aunque en diciembre de 2012 el Museo de Antioquia hizo una exposición temporal con algunas de las esculturas y pinturas de las Bienales Coltejer, esta nueva muestra permanente busca preservar un patrimonio cultural de hace más de cuatro décadas, y a la vez, abrirle el espacio al grupo de investigadores en arte que a partir de hoy pueden acercarse a buscar información sobre todo lo acontecido con el arte contemporáneo en el periodo 1968-1972.

Según Nydia Gutiérrez, “es pertinente mostrar estas obras que tienen un significado tan profundo”, y aunque en diciembre de 2012 el Museo de Antioquia hizo una exposición temporal con algunas de las esculturas y pinturas de las Bienales Coltejer, esta nueva muestra permanente busca preservar un patrimonio cultural de hace más de cuatro décadas, y a la vez, abrirle el espacio al grupo de investigadores en arte que a partir de hoy pueden acercarse a buscar información sobre todo lo acontecido con el arte contemporáneo en el periodo 1968-1972.

La escapada

La escapada (1972), de Rafael Canogar. Relieve sobre madera162 x 22 cm.

El orden de exposición será cronológico, es decir, dividido entre las piezas exhibidas en cada una de las tres Bienales, con rabajos pictóricos y escultóricos que dan cuenta de diversas expresiones y reflexiones alrededor del arte. Según Carolina Chacón, “hay que entender que no es la totalidad de lo que se presentó en los encuentros internacionales, es sólo una representación de lo que sucedió en cada bienal”.

Por esta razón, el Museo de Antioquia, después de concretar un comodato con la compañía del sector textil que dio nombre a esta serie de bienales, buscó otras opciones para tener en la Sala Coltejer una muestra más variada. En esta búsqueda acudió a los artistas que aún viven, e incluso, revisó dentro de su propia colección algunas obras que desconocían dentro de sus objetos. Allí los gestores encontraron Espacio contraste, realizada por la japonesa-brasileña Yutaka Toyota, quien participó en la Tercera bienal pero no con esta obra, que se trata de una construcción en plástico, acrílico y madera, y que Carolina Chacón define como “una maravilla”.

La curadora explica que aunque no sea la obra expuesta originalmente, se exhibe con el fin de mostrarles a los espectadores la tendencia de los artistas en aquel entonces, pues en los casos de De Szyszlo y Obregón (Primera bienal), Negret y Negreiros (Segunda bienal), y Toyota (Tercera bienal), se seleccionaron creaciones muy cercanas a la fecha en que fueron realizadas, por lo cual se alcanza a evidenciar la similitud en lo que estos artistas pretendían expresar. “De todas maneras los visitantes podrán ver textos en los que se explica esto, para que no se sientan engañados. Por ejemplo con la pintura de Obregón se nota el parecido con las demás obras de su primer periodo abstracto”, agrega Chacón.

♦♦♦

Las técnicas

En la Sala Coltejer los espectadores encontrarán trabajos realizados en múltiples técnicas que hicieron de las Bienales un certamen salido de lo convencional en ese momento, pues los artistas construyeron estructuras de metal y acrílico, esculturas en láminas de aluminio y zinc, relieves sobre madera, pintura y talla en acrílico, serigrafía, esculturas elaboradas en mármol, y por supuesto, acrílico y óleo sobre lienzo.

Los artistas

En la muestra participarán piezas de los cuatro ganadores de la primera edición: Manuel Hernández con Pintura No. 1, Sonia Gutiérrez con Pintura pop, Antonio Fernández Muro con Disparo en la espalda, y Sarah Grillo con El cumpleaños de Matuzalén. También se exhibirán las obras que recibieron premio en la segunda edición: Luis Tomasello con Atmósfera cromaplástica, Francisco Salazar con Positivo/negativo, y Rogelio Polosello con Dioxazine. En representación de la tercera edición estarán Fernando Grillón con Banda de usureros devorados por panteras negras, y Santiago Cárdenas con Pintura con espejo.

La participación de Medellín correrá por parte de la pintora Dora Ramírez, quien estuvo en la Tercera bienal Coltejer con su obra De tres a cinco minutos. Entre muchos otros artistas, estarán Omar Rayo, Fred Hausman, Gregorio Vardanega  y Pedro Sandino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .