El piano de Chucho Valdés vuelve a conquistar a Barranquilla

Chucho ValdesTras varios años sin presentarse en la ciudad, el pianista cubano cautivó al público con un concierto inolvidable, que hizo parte de la Cátedra Europa.

Con un solo de piano y cadencias de danzón, el pianista, arreglista y compositor cubano, Chucho Valdés, inició el concierto con el que hizo un recorrido por África, Europa y el Caribe, a través de ritmos musicales que tienen el poder de unificar los continentes y sus culturas.

Hacia las 8:00 p.m del jueves pasado, el hijo del fallecido maestro Bebo Valdés hizo su entrada al escenario del coliseo Los Fundadores de la Universidad del Norte, para dar inicio al V Concierto EuroCaribe, que hace parte de las actividades realizadas en el marco de la Cátedra Europa 2015 del alma máter.

El ganador de ocho premios Grammy —cinco anglos y tres latinos— se presentó junto a su banda, The Afro Cuban Messengers, con la que interpretó temas como Caridad Amaro (de la película Calle 54, del director Fernando Trueba).

Antes de aparecer en el escenario Chucho Valdés y su grupo, el turno fue para el Ensamble de Jazz y música popular del Departamento de Música de la Universidad del Norte. La agrupación conformada por los mejores estudiantes de los énfasis de jazz y música popular de esa facultad, tocó cinco piezas musicales con sonidos propios del jazz y del Caribe colombiano.

El adelanto

Chucho Valdés, la figura más influyente en la historia moderna del jazz afro cubano, dio en el concierto un adelanto de Juliana, un tema inédito que hará parte de su próximo trabajo discográfico y que tiene una marcada influencia del tango argentino. El músico lo presentó como un nuevo ritmo que él bautizó “timba-tango”.

En su más reciente disco, Border free (Sin fronteras), el maestro incluye 7 nuevas composiciones de su autoría. Esta grabación hace alusión al flamenco, los ritmos de los Gnawa de Marruecos y la música ritual de los Orishas.

Rasgos de danzón y ‘pinceladas’ de los clásicos de Bach y Rachmaninoff también pueden percibirse en esta producción musical de Valdés.

Talento puro

El pianista, nacido en Quivicán, provincia de La Habana (Cuba), estuvo acompañado en el concierto por un grupo de músicos que se ubica a la altura de sus aptitudes artísticas. The Afro Cuban Messengers está conformado por Yaroldy Abreu, en percusión; Dreiser Durruthy Bombalé, en tambores batá y voces; Reinaldo Melián, en la trompeta; Ángel Gastón Joya, en el bajo; y Rodney Yllarza Barreto, en la batería. El destacable talento de estos artistas hizo que la interpretación instrumental del pianista cubano brillara con mayor intensidad.

La cuota de la voz femenina en la banda la puso Mayra Caridad Valdés, también hija del pianista Bebo Valdés y de la cantante Pilar Rodríguez.

El público coreó junto a la hermana de Chucho, una versión latin jazz del popular bolero Bésame mucho. Al terminar la canción, el pianista bromeó con los asistentes preguntando si lo que habían estado cantando era “bésame Chucho”.

A la mitad del concierto, que duró un poco más de dos horas, el trompetista cubano Basilio Márquez Richard —quien hizo parte de la orquesta Irakere, fundada en 1973 por Valdés—, entró en escena junto a Chucho y su banda.

El pianista, que ganó un Congo de Oro con Irakere en 1995, agradeció al público por estar presente en su actuación y manifestó que “es un honor para mí y para mi banda estar en Barranquilla en concierto”.

Chucho Valdés, quien se había presentado por última vez en la ciudad en el Barranquijazz de 2010, hizo con su música que el público presente en el EuroConcierto se desbordara en aplausos cada vez que finalizaba una pieza.

A son de ‘belembelá’ —un ritmo muy afro— y con la ovación del coliseo, el maestro finalizó la  presentación con la que demostró que la música es el mejor instrumento para romper fronteras.

Toda una vida llena de música

Desde que a sus tres años de edad empezó a tocar el piano, imitando los sonidos que escuchaba en la radio, Dionisio Jesús ‘Chucho’ Valdés Rodríguez no ha parado. En 1967 entró a formar parte de la Orquesta Cubana de Música Moderna. En 1973 fundó Irakere, una big band que fusionó múltiples ritmos del mundo. En 1979, con su disco ‘Irakere’ ganó su primer Grammy como Mejor Álbum de Música Latina. A este galardón le siguieron siete premios más, entre los que cuenta uno recibido junto a su padre, Bebo, por el dueto Juntos para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .