Nuevas!

Archivo Histórico Pedro Castro Trespalacios: un sueño en lontananza

Giomar Guerra Bonilla-200Por Giomar Lucía Guerra Bonilla

Esa casa de corte colonial donde se han forjado tantos sueños que el tiempo no ha logrado vencer, ni el deterioro de sus muros en adobe, techos de teja de barro y cana boba, humedad, hongos que pululan, lobreguez en otros espacios, uno que otro mueble. Estudiantes que consultan en la biblioteca donde permanecen alentados por la esperanza, y creen en la buena fe de los gobernantes sus gestores que llegan a diario con el mismo optimismo:

Francisco “Caco” Valle Díaz, el doctor Hernesto Palencia Carat, Ana Herrera Bolaños (Secretaria), el celador que no cierra el ojo un segundo. A estos dos últimos, si parodiamos al nobel Gabriel García Márquez están muy cerca de la situación allí novelada. ¿Cuándo y cuánto es su salario? Vaya mística, entrega por un ideal! El Doctor Valle Díaz dice “me siento satisfecho de la labor desarrollada. Creo que no he perdido el tiempo y espero verla en pleno funcionamiento”

‘Caco’ como cariñosamente se le denomina a Francisco Valle, desde el año 1994 venía gestando la creación de la creación de Archivo Histórico que presenta siendo Concejal de Valledupar, idea que se concretaría más adelante siendo diputado incluyéndole: fototeca, museo antropológico, archivos en cada uno de los municipios del Cesar.

Empecé a hacer una fuerte amistad con el profesor Manuel Palencia Carat (fallecido) y su hermano el doctor Hernesto. Visité el Archivo Nacional. Hablé con el Notario Primero y decidimos sacar primero el Archivo Notarial.

Nos entregaron los libros y no teníamos donde ponerlos. Los organizamos por un tiempo en una casa de la esposa del doctor Palencia Carat, cerca de la Notaría.

Siendo gobernador Mauricio Pimiento Barrera, me designaron representante del Ministerio de Cultura ante el Fondo Mixto, y el recién fallecido y esclarecido poeta Luis Mizar me colaboró en la elaboración de un proyecto por valor de siete millones de pesos, apoyada también por Ineris Cuello, ‘La Cacica’ Consuelo Araújo y Tina Cotes directora en ese momento del Fondo Mixto.

Parte de estos recursos fueron orientados a un convenio con el archivo generalde Barranquilla para el primer mantenimiento que se les hacía, en especial a los que ya tenían cien años. Compramos estanterías y un computador que es el mismo que hoy tenemos.

Siendo el doctor Pedro Pumarejo, secretario general del Congreso, le presentamos un proyecto para adquisición de la sede, hicimos reuniones y la idea cristalizó: un aporte de $200 millones de pesos para la compra de la casa donde hoy funciona. Es una lástima, pero la Alcaldía de ese momento nos quitó quinientos metros cuadrados para lo que hoy es el parqueadero central.

Documentos desde 1727
Los primeros tomos fueron escritos en Valencia de Jesús por amanuenses de la corona, con tinta y pluma de ganso, bella caligrafía. Allí está toda la fe pública en la correspondencia de esa época, cuando Valencia del Dulce Nombre de Jesús fue un centro económico muy importante por su ganadería, religiosidad, visita de viajeros europeos como Luis Striffler. Hemos recibido 282 tomos del período comprendido entre 1727 a 1950. No han entregado la totalidad por el estado de deterioro del bien mueble y porque requieren estanterías especiales para su organización.

Francisco Valle nos habla sobre los documentos microfilmados que encontraron, cuya autoría se atribuye a los mormones, comisión que vino a esta ciudad en el gobierno del presidente Kennedy en una recolección de información que parece se hizo en todo el país.

Gestión de recursos económicos
Hace más de cinco años, existió un convenio con el Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Valledupar, la Gobernación del Cesar, y Álvaro Arias Cruz, consultor del Ministerio de Cultura, pero no se ejecutó. Luego retomamos los contactos con el Ministerio de Cultura quienes en el momento tienen un proyecto piloto con la Academia de Historia que consiste en la curaduría de los libros, cuyo costo asciende a más de 300 millones de pesos, la restauración de las caricaturas de Jaime Molina, trabajo realizado que han podido entregar por las inadecuadas condiciones locativas y no tener el mueble apropiado para su exhibición; Ocho fotografías de las primeras cámara fotográficas inventadas, utilizadas por ecuatorianos, venezolanos, panameños, en la ciudad y algunas regiones que posiblemente visitaron .

Para la intervención arquitectónica con miras a la recuperación de la sede de la Academia, el Fondo departamental del patrimonio asignó 400 millones de pesos y la Alcaldía de Valledupar asignó $ 40 millones de pesos para los estudios preliminares, elaborados por la arquitecta Yasmeidis Constante. Aún estamos a la espera de la ejecución de los mencionados recursos.

En la foto se observa el deterioro de las instalaciones del Archivo Histórico del Cesar.

En la foto se observa el deterioro de las instalaciones del Archivo Histórico del Cesar.

Detalles de la Historia del Archivo
Según documentos aportados por el arquitecto Luis Guerra B. Miembro de la Academia, el Archivo Histórico está compuesto en lo fundamental de las escrituras, testamentos de compras de bienes y de repartición de bienes.

El notario Rafael Duque Parra, de Mesitas del Colegio (Cundinamarca), fue quien a principios del Siglo XX inició el empaste, la encuadernación de los libros, ordenados cronológicamente. Trabajo que abarcó desde el año 1727 a 1928, doscientos años de documentos notariales. Para la organización de estos contenidos notariales hubo testigos, el alcalde de ese momento Don Anais Gutiérrez y el personero municipal Don Juan Calderón Daza y el notario público Misael Duque Parra.

Dice así: “Los suscritos Prefectos de la Provincia Alcalde, personero municipal y el Notario, hacemos constar que hemos confrontado el contenido de este tomo sexto o índice general de la Notaría de los Protocolos y los hemos encontrado conformes. Constituye este libro un riguroso inventario de los protocolos catalogados aquí.

Así lo testificamos, firmando esta diligencia en Valledupar a los 31 días del mes de agosto de 1929. El prefecto de la Provincia Eugenio A. Martínez M. alcalde municipal Anaís Gutiérrez, personero Don Juan Calderón Daza, notario público Misael Duque Parra”.

Hace más de cinco años, existió un convenio con el Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Valledupar, la Gobernación del Cesar, y Álvaro Arias Cruz, consultor del Ministerio de Cultura, pero no se ejecutó.

Acerca de portalvallenato (15529 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: