EL CALOR DE LAS PARRANDAS VALLENATAS

Por: Jhon Edison Bueno Martínez*

gabo

Foto por: James Castrillón. Tomada de: http://deracamandaca.com/?p=38520

Gabriel García Márquez uno de los mayores exponentes de la literatura colombiana, con sus obras le suministraron el toque mítico al que debe su reconocimiento como elemento cultural y literario, fue quien propagó la palabra vallenato como una especie de bandera que identifica la expresión de la costa y su cultura. Gabo siempre resaltó el origen netamente narrativo del vallenato, y en varias ocasiones participó en parrandas vallenatas entonando populares temas del género. He aquí uno de los grandes comienzos de las parrandas con acordeón, donde Gabo, aparte de ser un fiel amante de la escritura, se encargó de demostrar un vasto repertorio de vallenatos en circunstancias especiales, cantándolos bajito y con sentimiento.

En tiempos de reencuentros familiares, bajo el jugo vallenato de Whisky Old Parr, la parranda vallenata se conjuga con un estilo de vida que compagina los sentimientos con las historias. El patio, la finca, la terraza de una casa e incluso una esquina cualquiera, son escenarios perfectos para generar serenatas de amor, versos y nuevas canciones.

Las parrandas vallenatas existen en todos los matices de todos los colores, sin embargo, parte de un solo elemento fundamental, el acordeón. Este es uno de los instrumentos que ha tomado nacionalidad entre nosotros los colombianos, y que se ha incorporado a los elementos del folclore nacional al lado de las gaitas y de las tamboras costeñas. Las parrandas se hacen con la ilusión de empezar y no acabar, se consideran intrínsecamente asequibles porque fomentan un goce interminable, que forja las más profundas amistades implicadas en fraternidad y juramentos alicorados, que sobreviven ante las profundas alianzas de bohemia heredadas de generación en generación.

Ahora bien, la comida que se sirva dentro de una parranda vallenata define el éxito de la misma. Ésta debe ser fuerte y contundente, no puede faltar el sancocho, ni el banquete exagerado que responda a los gustos de todos los invitados, la idea de esto es que “todos tengan la barriga llena y el corazón contento” para seguir en el emocionante festejo vallenato.

Esmero, comida, familia, amigos, anécdotas y acordeones es todo lo que se necesita para una excelente parranda vallenata, para cantar y llorar, para abrazar y recuperar las fuerzas que disipan las nostalgias cuando suena el acordeón. La parranda vallenata es, fundamentalmente, un ritual de amistad.

*Jhon Edison Bueno Martínez |jhon@monbu.co
jhon-edison

Amantes 1A del Vallenato: Compartiendo el calor de las Parrandas Vallenatas en la ciudad de Cali. http://www.amantes1adelvallenato.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s