Nuevas!

ORACIONES DE UNA MADRE A SU HIJO

Por José Atuesta Mindiola

Hijo, antes de que habitaras en las aguas mansas de mi vientre, tu padre y yo estábamos preparados para esperarte; ahora sé que ya vives en mí, percibo tus palpitaciones y espero con prudencia el tiempo de tu nacimiento. Convencida de que Dios es fuente suprema de vida, doy gracias a Él por el infinito don de ser madre.

Presiento mis amaneceres viéndote crecer. Deseo siempre que abras en silencio tus oídos para que escuches al Eterno Redentor, su palabra es bálsamo que sana a los que tienen roto el corazón. Hijo estoy pensando cuando llegue el momento de llevarte a las fiestas de disfraces. El primer disfraz será de ángel, para que descubras el Ángel de tu Guarda y aprendas la gratitud de amar al Señor, y como soy católica de tradición vallenata, también deseo que glorifiques a Dios en la imagen de Santo Ecce Homo, sagrado patrón de esta feligresía.

El segundo disfraz será de médico para que empieces a conocer la importancia de los alimentos y la higiene de la vida. El tercero será de payaso alegre para que valores la terapia del humor y la risa. El cuarto, de deportistas para que entiendas qué tan necesario es el ejercicio para la vitalidad del cuerpo. El quinto, de profesor para que descubras la devoción por aprender. El sexto, de bailador para que tu cuerpo en armonía disfrute la música. El séptimo, de poeta para que reveles los colores del sonido, las voces de los árboles y los secretos en los labios del amor. Y los siguientes disfraces serán de ingeniero, pintor, piloto; pero jamás de torero ni cazador. No quiero que tus sueños ni tus manos se manchen con la sangre de la muerte. Alabo a Dios para que te protejas y te haga fuerte frente a las tentaciones que envilecen la condición humana.

Estos disfraces serán recreaciones para descubrir tu vocación. Enamórate de las cosas buenas que brotan de tu alma y sabrás lo que es talento. Aprenderás que cuando te dedicas largas horas a dialogar con los libros el tiempo pasa sin fatigarte. Celebrarás la invención de las letras, la musicalidad de los versos y la belleza del paisaje. Quiero que creas en ti. Que cultives las semillas de la gratitud y el respeto. Todos esos dones tú los tienes. No quedes en deuda con tu tiempo. Aprende a vivir con prudencia, sin los afanes desmedido de querer ser siempre el primero, sin reconocer los méritos a los demás. La derrota es la madre de la victoria, no pregones el conformismo de conseguir las cosas fáciles. Todos tenemos el derecho de ser progresivamente más digno y mejores.

Tampoco quiero que uses el disfraz de guerrero para que la violencia y la venganza no sean motivos en tu corazón. El guerrero es un prisionero de su invento, reduce su territorio al tamaño de los pies. El guerrero cabalga en el lomo de la creciente y se siente como el río que ya no puede regresar. La soberbia del guerrero aniquila el perdón, en su alma el amor es casa deshabitada, ceniza calcinada.

jose_atuesta_250BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

 

Acerca de portalvallenato (15906 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: