Reyes vitalicios de la canción vallenata.

Por José Atuesta Mindiola

Las canciones de Adolfo Pacheco hacen parte del patrimonio estético del Caribe colombiano y la región del Valle de Upar. La visión poética y la raigambre del patio trenzaron en su espíritu los colores de la música. Él tuvo la influencia de la artesanía de su pueblo; pero en vez de tejer hilos, tejió palabras para convertirlas en canciones.

Cuando por estas regiones del Valle se empezaron escuchar el merengue “El viejo Miguel”, en la voz de Lisandro Meza, y el paseo “La hamaca grande” en la interpretación de Andrés Landero, el nombre de Adolfo Pacheco entró al listado de buenos compositores. Pero los vallenatos nos postramos a sus pies, cuando los hermanos Zuleta le grabaron “El viejo Miguel”. Este merengue es imagen de la nostalgia, del apego a la tierra, del temor al desarraigo; en tanto que “La hamaca grande” es la metáfora surgida de la artesanía de san jacinto, que se mece por la inmensidad tropical del Caribe de Colombia con las banderas de la tradición musical.

Reafirman su condición de maestro con las canciones “El cordobés”, y “El mochuelo”, y muchas otras. El primero es un merengue en acentos fónicos y consonancias métricas, donde describe el ambiente de las peleas de gallos, que popularizaron Juan Piña y después Diomedes Díaz. “El mochuelo”, que grabó Otto Serge, es un paseo lírico que brilla como el trino de los pájaros. En el fondo, también, es una crítica sutil al hombre que se vuelve carcelero de pájaros para deleitar el corazón de su amada:

Mochuelo pico ‘e maíz /
ojos negros brillantinos/
y como mi amor por ti/
entre más viejo más fino.

Con estas canciones y tantas otras que han vencido las fronteras del tiempo, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata tuvo a bien, en la edición 38 de 2005 rendirle un homenaje, junto a Rafael Escalona, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta, Calixto Ochoa y Tobías Enrique Pumarejo (este último recibió homenaje póstumo), y los seis fueron declarados reyes vitalicios de la canción vallenata. En la edición de 1999, había declarado reyes vitalicios del Festival a los juglares Francisco ‘Pacho’ Rada, Antonio ‘Toño’ Salas, Abel Antonio Villa y Andrés Landero.

En próximas ediciones del Festival, la FFLV debe considerar la posibilidad de rendirles homenajes y declararlos reyes vitalicios a compositores de canciones vallenatas tradicionales que por su calidad poética y musical pertenecen a la memoria colectiva, entre ellos: Armando Zabaleta, Carlos Huertas, Adriano Salas, Máximo Móvil, Isaac Carrillo y Emiro Zuleta.

José Atuesta Mindiola

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Un comentario

  • Carlos Efrain Posso Janacett

    Buen comentario e inclusive en el festival vallenato deben de estudiar la posibilidad de introducir en su festival los ritmos de porro y cumbia .
    Serian paseo, merengue, son, puya, porro y cumbia
    Estamos en Colombia y las sabanas tambien ha aportado bastante al folclor
    De esta forma los que se llaman vallenatos participen en los festivales para mencionar algunos como Arjona (bolivar), Sincelejo, Chinu , Sahagun,ect.

    Cordial saludo
    Carlos Efrain Posso Janacett

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.