Alejandro Durán y sus canciones: Interpretadas por grandes trovadores

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

¿Quién de las personas que estuvieron presentes en la Plaza Alfonso López Pumarejo de la capital del Cesar, el 30 de abril del año 1968, podrá olvidar las imágenes de aquel histórico suceso, cuando el “Negro” Grande Alejandro Durán encaramado en la Tarima ubicada como escenario del primer Festival de la Leyenda Vallenata, terminó de ejecutar la Puya de su autoría titulada: “Pedazo de Acordeón”?

La locura, la algarabía y el furor que esa figura corpulenta, con una voz de trueno y su Acordeón terciao, despertó en una gran multitud, no tenía antecedente alguno, pues los aires tradicionales, que ese músico ejecutó, dejó perplejos y maravillados a quienes veían en su estilo original, a un gran exponente del canto y la composición del Caribe, y su máxima expresión típica, folclórica y raizal.

A partir de esa histórica y coyuntural fecha, el nombre de Alejandro Durán pasó a convertirse en una legendaria y mítica figura, leyenda que ha perdurado aún tras su deceso, puesto que marcó un original estilo en todo: en la ejecución del instrumento básico, en su cántico impregnado de matices varios, desde la nostalgia, el sentir amoroso y una alegría impredecible acompañada de expresiones muy suyas, tales como: ¡Apa, Oaa, Sabroso!

Aunque interpretó con éxito canciones de personajes de la talla de Rafael Escalona, Tobías Enrique Pumarejo, Julio Erazo, Leandro Díaz, José Benito Barros, también se destacó como compositor al describir en el pentagrama con bellas notas musicales, gran parte de amores, desengaños, amistades, agradecimientos, anécdotas jocosas, todas ellas con un sentimiento excepcional, que dejaron huella en miles de almas, que todavía lo recuerdan con afecto sincero y leal.

Fueron y son tantos los temas de su autoría que perduran y aún se tararean, que la memoria del Negro Alejo se ha hecho inmortal, pues las mejores voces de las cuales se tiene conocimiento, han optado por nutrirse de ese variado repertorio, del más grande Juglar que en toda Colombia haya existido.

En esta ocasión, vengo a tributar un sencillo homenaje a su legado, a través del recuerdo de algunas de sus composiciones, con las voces de diferentes y reconocidos trovadores, con las cuales todos se han de deleitar.

LA CACHUCHA BACANA (Paseo)
Canto y Acordeón: Lisandro Meza

Quien más que este juglar sabanero, llamado Lisandro Meza, para dar inicio a este concierto con algunas de las canciones de Alejandro Durán, dado que en su juventud fue integrante de su conjunto y ha sido y es otro auténtico exponente de los aires musicales del Caribe en Acordeón.

Este tema, muy original y anecdótico, hace alusión a un integrante de la agrupación de Alejo de nombre Jaime, que solía utilizar cachucha en lugar de sombrero, con la cual llamaba mucho la atención de las damas que asistían a sus presentaciones. Era la atracción en donde se presentaban, y Alejo que era muy enamorado se sentía marginado

De allí ese estribillo que relata: Jaime sí, Jaime sí, Jaime sí y Alejo no. Fue así, de este sencillo hecho de la vida real, que surgió esa canción bastante pegajosa que todavía se canta y se disfruta, tal como lo hace el Sabanero mayor, Lisandro Meza.

ESE NEGRO SI TOCA (Puya)
Canta: Moisés Angulo

Un factor decisivo y que pesó bastante en la decisión del Jurado calificador, al otorgar de forma unánime la corona de primer Rey del Festival Vallenato a Alejandro Durán, además de su originalidad, fue el hecho de interpretar con toda propiedad los cuatro aires que se exigen a todo concursante, y en el caso de la Puya, Alejo que la sabía ejecutar con toda propiedad, les llevaba ventaja a todos los otros participantes.

En esta ocasión, escucharemos a una de los mejores voces, que han contribuido a difundir con altura y con sabor, las composiciones que Alejo nos dejó: el actor y cantante barranquillero Moisés Angulo.

Para quienes desconocen a este artista, vale la pena recordar que fue él quien protagonizó en una serie televisada de Caracol, la vida y obra de Alejo, la cual se constituyó todo un éxito en Colombia y el exterior.

ALTOS DEL ROSARIO (Son)
Canta: Cheche Rada – Acordeón: Beto Rada

Hablar de Beto y de Cheche Rada, es hacer mención de los herederos del Rey del Son, el juglar magdalenense Pacho Rada Batista, quien se encargó de instruir a muchos contemporáneos suyos en el arte de ejecutar este aire clásico del folclor tradicional.

Alejo no estuvo ajeno a esa instrucción, y muchos de sus Sones aún retumban por doquier, particularmente cuando se trata de competir en cada concurso organizado a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

Altos del Rosario representa un ejemplo de un Son, a través del cual Alejo expresó su gratitud a los habitantes de un pequeño poblado, en donde él residió en épocas diversas y siempre vivió agradecido con sus moradores, que le prodigaron toda clase de atenciones.

LA FORTUNA (Merengue)
Canta: Manuel “Mañe” Bustillo – Acordeón: Felipe Paternina

Algunos folclorólogos consideran que el aire en el cual sobresalió más Alejo, fue al interpretar el Merengue, solo equiparable a Luis Enrique Martínez. Alejo marcó una diferencia con los músicos de hoy en día, quienes para grabar una canción, es menester que acudan a varios ingredientes: uno que componga, otro que cante, uno más que ejecute el Acordeón y, lo que más llama la atención es que solo se han dedicado a un solo aire: El Paseo. Con dicho procedimiento se han venido alejando de sus raíces y creando melodías monótonas y de mucho aburrimiento, que no trasmiten emoción alguna y solo han contribuido a desfigurar esa esencia del Vallenato autóctono.

El Merengue es el Rey por excelencia, que pone el picante y el sabor en toda reunión, llámese concierto, baile, parranda o todo aquello que se deriva de una buena agrupación, que eleva los espíritus a un grado de éxtasis y agradable sensación.

La dupla conformada por Manuel “Mañe” Bustillo y Felipe Paternina, grandes intérpretes de los aires musicales del Caribe en Acordeón, se unieron para rendir tributo en un álbum especial, para exaltar la memoria de esa figura colosal, que siempre se preocupó y tuvo en mente componer a partir de los aires tradicionales existentes.

EL SECRETO (Paseo)
Canta: Iván Villazón – Acordeón: Alfredo Gutiérrez

Sin lugar a dudas, el Rebelde del Acordeón Alfredo Gutiérrez ha sido el mejor ejecutante del estilo de Alejo Durán, por esa forma como le ha sabido conservar el formato inicial, particularmente cuando toma los bajos para deleitarnos de una manera especial.

El polifacético Alejo, aunque diseñó una forma de ejecución muy propia de él, cuando ha sido interpretado por otros colegas, donde más énfasis se escucha es en el trinar de los bajos, siendo Alfredo el mejor imitador y el de mejor sonoridad.

Alfredo Gutiérrez e Iván Villazón, cada vez que se reúnen para juntos deleitar al público que gusta del Vallenato tradicional, conforman una llave musical de grandes quilates y máxime cuando retoman los temas clásicos que aún perduran, porque se encuentran escondidos en los más recónditos lugares, de millones de seres que aprecian y aman esa herencia de los juglares.

EL PARRANDÓN (Porro Cumbé)
Canta: Rafael Orozco – Acordeón: Israel Romero

Esta canción de la autoría de Alejo Durán, fue grabada por el mismo bajo el título de “Ron con limón” y en un ritmo de su inspiración que él denominó Porro-Cumbé, es decir una fusión de Porro y Cumbia, el cual el Binomio de Oro optó por modificarle tanto el nombre como el ritmo.

Esta Agrupación popularizó esta obra como “El Parrandón” y como un Paseo rápido, el cual gustó mucho en la audiencia en general, que lo convirtió en uno de sus favoritos bailables.

Resulta preciso anotar que diversos exponentes del canto vallenato, han sido conscientes del valor y significado que tiene el legado del Maestro Alejo, y en virtud de ello han procedido a reeditar los temas más populares de ese insigne juglar, introduciéndole arreglos, pero conservando su sabor original.

JOSELINA DAZA (Paseo)
Canta: Diomedes Díaz – Acordeón: Gonzalo “El Cocha” Molina

Las damas en general siempre ocuparon un lugar preferencial en la vida de Alejo Durán, y este tema dedicado a una mujer de Patillal, se constituyó en su momento en todo un hit, por esa maravillosa forma de composición y la interpretación realizada por su autor.

Esta es y seguirá siendo un referente de todo ese recorrido hecho por Alejo, quien plasmó con su Acordeón mágico y su voz de hombre recio pero ameno, muy sensible y expresivo por todo aquello que le era motivo de inspiración.

Diomedes Díaz no fue ajeno al respeto y admiración hacia ese Rey de la canción vernácula, nacida de las vivencias y no de imaginaciones, lo cual le dio un mayor valor por lo reales y expresivas. Acompañado del Cocha Molina, magnífico acordeonista, le dieron más vida a este nombre de Joselina.

AYAPEL (Paseo)
Canta: Jorge Oñate – Acordeón: Gonzalo “El Cocha” Molina

¡Que vaina tan sabrosa!, es lo mínimo que toda persona que gusta de lo bueno y jacarandoso, puede expresar al oír esta canción, dedicada a la población de Ayapel (Córdoba), máxime cuando es interpretada por esa espectacular voz de este gran tenor como lo es Jorge Oñate y la compañía de un maravilloso digitador: El Cocha Molina.

Definitivamente el repertorio del inmortal Alejo, se escucha bueno, ya sea en su propia voz e interpretación o por músicos ajenos. Y esta canción es un testimonio de ello. Cuán chévere es poder retornar a épocas tan agradables y recrearse mentalmente con aquellos sitios o lugares que pudimos haber recorrido en tiempos pasados.

Definitivamente las canciones de Alejo tienen esa magia de llevarnos a recorrer instantes que ya se fueron, pero quedaron para siempre adheridos a nuestras almas como nuestro mejor consuelo.

LOS PRIMEROS DÍAS (Paseo)
Canto y Acordeón: Lisandro Meza

Que mejor para concluir con esta edición, que traer a colación otro magnífico tema de Alejo en la voz de Lisandro Meza su gran alumno. Ese manejo en los colores y su variación que al cantar producía Alejo se nota claramente reflejada en este Paseo, que expresa un lamento por algo que ya se fue pero se evoca alegremente.

Ese tipo de ejecución que nos entrega Lisandro, es algo que nunca se debe dejar perder, porque deber elemental para preservar nuestra identidad cultural, es hacer comprender a las nuevas generaciones el valor que tiene el no dejar fenecer estas tradiciones.

Aunque en el mundo de hoy existe ya una tendencia muy marcada y que se está consolidando hacía la globalización en todos los órdenes, debemos entender que el arte y la cultura no escapa a ello, y cuando observamos tantas fusiones, no debemos temer a ello, porque siendo conscientes y teniendo claro nuestros valores, podremos asimilar lo mejor de otras naciones, dando paso a productos de calidad pero que conservan lo básico de nuestras raíces, las cuales desde una edad temprana nos han acompañado.

BLOG DEL AUTOR: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .