DOS ROSAS ESTRENAN EL TEMA «JABÓN DE OLOR»

El dueto conformado por las hermanas Emily y Sheyla busca consolidarse como un exponente en el género campirano.

Por Carmen Jiménez | El Sol de Tampico.

Trabajar juntas en Dos Rosas ha representado un verdadero reto para las hermanas Emily y Sheyla, quienes hace seis años se dieron a la tarea de rendir un homenaje a la música que sus abuelitos habían transmitido y hoy en día buscan consolidarse como un exponente en el género campirano.

«La intención de este proyecto es compartir el amor y sentimiento que nosotras ponemos a la hora de interpretar cada tema, que el público sienta una conexión con nosotras y sobre todo dejar un mensaje positivo mediante la música», compartieron vía telefónica para EL SOL DE TAMPICO.Las hermanas nacidas en San Diego, California, pero hijas de padres oaxaqueños, expusieron que se encuentran muy felices de promocionar su más reciente sencillo «Jabón de olor», un tema que hiciera famoso la «Chimoltrufia», escrito por Jesús Silvestre Tejeda.

«Es nuestro nuevo sencillo, es una canción con mucha picardía que se hiciera famosa por ese personaje de Chespirito, pero originalmente interpretado por el Dueto Las Palomas, nosotros estamos muy contentas porque el recibimiento del público ha sido favorable, ya está en todas las plataformas digitales y también en nuestro canal de YouTube se estrenó el video», compartieron emocionadas.

Al cuestionarles el por qué elegir el género campirano, Emily y Sheyla explicaron que en ellas siempre existió un gran arraigo en la música campirana gracias a sus abuelitos y su deseo es que las nuevas generaciones sientan ese apego, cariño y amor como ellas a la música regional mexicana.

DUETO DOS ROSAS

Conformado por las hermanas Emily y Sheyla, busca consolidarse como un exponente en el género campirano.

Las jóvenes compartieron que para ellas es muy importante que la música mexicana siga siendo interpretada, ya que forma parte de las raíces mexicanas; por último invitaron a la sociedad tampiqueña a conocer su trabajo y seguirlas en sus plataformas oficiales.

RENACEN LAS CANCIONES CAMPIRANAS CON DUETO DOS ROSAS

Por Dennis Orlando Escobar Galicia

Desde hacía algún tiempo las canciones mexicanas que cuentan la vida del campo y sus personajes no se escuchan frecuentemente en los instrumentos mediáticos; las que sí se oyen repetidamente dejan mucho que desear por su resalte a la criminalidad y al narcotráfico. Las tonadillas de nuestros abuelos, sencillas pero tremendamente sentimentales y algunas de hechos reales (tal el caso de los corridos), han quedado escondidas en los antiguos discos de vinilo. En la actualidad muy rara vez una radiodifusora se atreve a poner canciones del Dueto Miserias, Las Jilguerillas, Las Palomas, Las hermanas Huertas. Hasta las canciones del gran José Alfredo Jiménez o las interpretaciones de Chávela Vargas, Lola Beltrán, María Lourdes… son poco difundidas.

Fue hasta hace como cuatro años que un par de jovencitas indígenas de padres oriundos de Oaxaca, México, empezaron a difundir sus interpretaciones de “las canciones de sus abuelos” en su canal de YouTube. Inmediatamente después de ser vistas y escuchadas empezaron a recibir felicitaciones, al punto que a la fecha tienen varios millones de visitas en su canal por personas de países americanos y europeos, incluso de otros idiomas.

Estamos escribiendo del Dueto Dos Rosas, integrado por Emily Rosas y Sheyla Rosas. Nacidas en California, Estados Unidos, porque sus padres emigraron a dicho país en búsqueda de trabajo y mejores oportunidades de superación. Ellos, Hipólito y Magdalena, empezaron ocupándose en limpieza y después en labores agrícolas propias de la región californiana. Originarios de San Martín Sabinillo, -caserío de no más de quinientas personas, del municipio de San Martín Tlacotepec del Estado de Oaxaca, México-, los esposos Rosas han perpetuado sus valores morales y culturales heredados de generación en generación. Sus hijas, desde niñas, aprendieron a tocar guitarra y a cantar las canciones de sus abuelos en idioma español. Incluso asistieron a las escuelas estadounidenses con sus atuendos oaxaqueños, no obstante que por ello las discriminaban.

“Mis papás nos han contado de todos los sufrimientos de nuestra gente que emigra de sus pueblos en búsqueda de un mejor futuro. Eso mismo lo hemos escuchado en canciones y corridos”, dice Sheyla, la pequeña (18) y que estudia la secundaria en línea.

Emily

Emily la mayor (23) y que estudia relaciones internacionales en el Palmer College, dice que de ver a sus abuelos degustar a las Jilguerillas, al Dueto Miserias y otros representantes de la música ranchera mexicana les nació el gusto por lo que ahora interpretan.

“En un principio la idea fue subir a YouTube nuestras interpretaciones, únicamente para compartirlas con familiares y amigos del pueblo. El Bato Gacho fue la canción que difundimos allá por el 2017. Gustó tanto que nos abundaron las felicitaciones, incluso de personas de Colombia y Centroamérica”, expresa Emily en una entrevista digital.

“Nos motivamos a seguir y hasta mi papá que toca clarinete y guitarrón nos ha acompañado, así como nuestra hermanita pequeña que también canta. Además nuestra madre es la primera que se encargó de captar las imágenes con una cámara que está aprendiendo a utilizar”, dice Sheyla.

Sheyla

Cada día su repertorio musical ha ido creciendo y a la fecha son muchísimas canciones que interpretan en su canal, siendo las más aplaudidas Las cartas marcadas, El albañil, La palma, Ojitos verdes, Adiós frontera, El último trago, Las Isabeles, Cuatro milpas… y los corridos Mi General Zapata, Zenaida ingrata, La tumba de Pancho Villa, Siete Leguas, El Día de San Juan… Pero ya también se han presentado en escenarios de New York, Los Ángeles California y en su México lindo y querido, cuya capital conocieron hace dos años cuando fueron invitadas para que el 12 de diciembre formaran parte del selecto grupo de cantantes que participan en las mañanitas a la Virgen de Guadalupe.

Hoy día también interactúan con sus seguidores y el año pasado, cuando Emily cumplió 22 años, rifaron tres guitarras que habían usado meses atrás. Además, ofrecieron también hacer concursos y premiar a los ganadores con algunas prendas que han utilizado en sus presentaciones. Impresionante promesa –que refleja grandes virtudes- porque al paso que van, las guitarras y prendas (zarapes, rebozos, huipiles) pueden llegar a tener mucho valor por pertenecer a dos grandes de la canción popular mexicana.

El Dueto Rosas quiere crecer y entre sus planes está seguir lanzando su música de forma independiente a través de las plataformas digitales. Además las hermanas desean componer canciones sobre los migrantes y grabarlas frente al muro fronterizo que divide México y Estados Unidos. Ya Emily compuso la canción Falsas palabras que cantan en su canal de YouTube.

Las Rosas quieren “contagiar con su música y canto a las nuevas generaciones de mexicanos para que no se olviden de sus orígenes y conserven su identidad”. Dicen que así como ellas que se deleitaron de las letras y música de sus abuelos puede ocurrirles a los jóvenes. En lo personal –un tanto conocedor de esas canciones por haberme criado con mis abuelos paternos- les sugiero hacer uso de su género el femenino en sus interpretaciones. Por ejemplo, en la Canción Mixteca deben decir: (…) al verme tan sola y triste (…).

Entre los grandes que han reconocido la calidad de voces de las hermanas Rosas y la habilidad para tocar la guitarra y el requinto, se encuentra Isidro Chávez Espinoza, más conocido como Espinoza Paz, cantautor sinaloense que las ha empezado a ayudar para que graben su primer disco el que contendrá, entre otras canciones, La Llorona.
Pero como el Dueto Rosas se ha convertido en una fuente de atracción para el gran público, ya las grandes empresas mediáticas de México andan detrás de lo que ven brillar. Abrigamos la esperanza que don Hipólito Rosas, quien lo representa, no se deje embaucar por los mercaderes del arte popular.

Fuente: Diario La Hora

…….¡NUEVO!…….

¡Que emoción! #FamiliaCampirana 🎉
lANZAMOS nuestro nuevo sencillo titulado #PerdonarteYaNoPuedo✨♥️ Ya está disponible.
Compositora: Sheyla Rosas.
Está disponible en todas las plataformas digitales de música.
Esperamos de todo corazón les guste💝

DuetoDosRosas🌹🌹

Un video viral en Facebook lanza carrera de mexicanas que buscan rescatar la ranchera campirana

By SOUDI JIMÉNEZESCRITOR  | AMLos Ángeles —  

Las hermanas Sheyla y Emily Rosas nunca imaginaron que un video divulgado en Facebook se haría viral, algo que revolucionó sus vidas y, unos años después, no solo persiguen una carrera musical, sino que se han trazado la meta de rescatar la ranchera campirana que cada vez menos artistas interpretan.

“Somos de las pocas personas que todavía la cantan”, dice Emily con cierto pesar, sobre ese género musical que escucharon desde su infancia por influencia de sus abuelos y, ahora, ellas han colocado una decena de temas con sus voces en Spotify, Apple y Pandora, entre otras plataformas digitales.

Las jóvenes quieren diversificar su carrera, hace dos meses Emily interpretó la canción country “When I stop dreaming” de The Louvin Brothers, mientras que Sheyla ha hecho una versión de “I need a hero”, canción que aparece en la película Shrek 2.(Facebook)

Sheyla (18 años) nació en Encinitas y Emily (23 años) en Oceanside, en el condado de San Diego, California. Sin embargo, desde el 2005 se movieron a la ciudad de San Marcos, en la misma región.

“Ahora en los pueblos (de México) ya llegó el reggaeton, todo esto; ya es igual en los pueblos y en la ciudad, se está perdiendo”, agregó Emily sobre la titánica tarea que tienen por delante junto a su hermana, quienes consideran que su estilo se parece más al Dueto América o Dueto Las Palomas.

El Dueto Dos Rosas, como se denominan, escuchaba en su casa a Rocío Durcal, Lola Beltrán, Lucha Reyes y Amparo Ochoa, entre otras artistas.

“A mi me gustaba mucho como cantaba Rocío Durcal y Lola Beltrán, ella tenía una voz grave y fuerte”, indicó Sheyla.

En cambio, Emily admira más a Lucha Reyes por “su estilo bravío”, inspirándose en ella porque considera que al cantar sacaba todo el potencial en su voz.

Hace cuatro semanas, estas jóvenes se movieron a Oaxaca, al suroeste del territorio mexicano, con el objetivo de fortalecer sus conocimientos en la música y el canto, antes de grabar el disco que tienen planeado para el 2021.

Para hacer esta entrevista, las intérpretes hacieron una parada, estacionando el vehículo que conducía su padre en medio de una zona montañosa, después de visitar la plaza de San Martín Sabinillo, en el municipio de Santiago Juxtlahuaca, en donde habían engullido unos tacos de bistec con nopal y quesillo.

“Por ahora venimos a establecernos tal vez por cuatro años, queremos especializarnos en guitarra y voz, mejorar más musicalmente”, indicó Sheyla, en una video llamada con Los Angeles Times en Español, detallando que están viviendo en una zona aislada, ubicada a 30 minutos de la plaza del pueblo.

“Nos sentimos muy en casa”, afirma Emily, asegurando que en el pasado han dado conciertos en Oaxaca, Michoacán y Estado de México.

Antes de la pandemia, estas chicas se inscribieron en clases de voz y guitarraen el Palomar College, en la ciudad de San Marcos. Cuentan que solo asistieron a dos sesiones y se cancelaron las clases, ya que a la profesora se le hizo enrevesado enseñar en línea debido al Covid-19.

A pesar de no tener una educación formal en el ramo de la música, ellas saben cantar y tocar. En la casa, su mamá les cantaba y veían a su papá cuando tocaba clarinete, trompeta, trombón, tuba, flauta y saxofón, entre otros instrumentos de viento que domina.

“Cuando estábamos chiquitas de ella nos inspiramos”, dijo Emily al referirse a su mamá, quien tiene una voz muy fuerte.

El Dueto Dos Rosas ha colocado canciones en Spotify, Apple y Pandora, entre otras plataformas digitales.
(Facebook)

Según lo que le cuentan, cuando la mayor de las intérpretes tenía 5 años se memorizaba letras de canciones y la primera que aprendió a cantar se titula “Mi gusto es”, que grabó en banda Don Antonio Aguilar.

En cambio, Sheyla a los 9 años miraba videos en YouTube y se ponía a cantar Karaoke, pero el hilo conductor siempre ha sido la música ranchera campirana.

“Yo soy del plueblo, aunque nací allá”, dice la menor de las artistas, enfatizando que “la música campirana siempre ha sido parte de mí”.

En el 2015, grabaron varias canciones en video para que los viera la familia, algunos de ellos fueron publicados en Facebook. Para su sorpresa, la página Puro Zacatecas Sax divulgó el video del tema “El Bato Gacho” que ellas interpretaban y el contenido se hizo viral.

“De ahí nuestra página fue crece y crece”, afirmó Emily.

De izquierda a derecha aparecen Sheyla (18 años) y Emily (23 años), hijas de padres mexicanos originarios de Oaxaca.
(Facebook)

Al momento en que se escribe este artículo, la página de Instagram de este dueto tiene más de 41 mil seguidores, en YouTube acumulan 397 mil suscriptores y en Facebook llegan a 891 mil seguidores.

A raíz de la holgada popularidad, les llovieron contratos para que se presentaran en Arizona, Texas, Colorado, Nueva York, New Jersey, Maryland y Los Ángeles.

En el principio, el acompañamiento musical lo hacía su padre; sin embargo, con el apoyo de su progenitor y viendo videos de YouTube han aprendido a tocar guitarra y requinto.

“Ahora me estoy especializando en el requinto, solo sé lo básico”, aseguró Sheyla.

“Como mi papá sabe tocar muchos instrumentos, nos heredó que se nos facilitara la música”, añadió Emily.

Queremos grabar discos, ojalá que el próximo año se dé; subir más temas a Spotify e introducir nuevos estilos de música

EMILY ROSAS, INTEGRANTE DEL DUETO DOS ROSAS

Estas jóvenes tienen una hermana menor, Camila, de 13 años. Hasta el momento, ella ha grabado dos canciones con el dueto, pero no parece muy interesada en este campo.

Entretanto, Sheyla y Emily sí se han tomado en serio el oficio. Desde hace dos años, comenzaron a subir canciones a las plataformas digitales más populares y la idea es agregar nuevos temas.

De igual forma, Emily ha cantado en inglés. Hace dos meses interpretó la canción country “When I stop dreaming” de The Louvin Brothers. Asimismo, Sheyla asegura que ha hecho una versión de “I need a hero”, canción que aparece en la película Shrek 2.

“Queremos grabar discos, ojalá que el próximo año se dé; subir más temas a Spotify e introducir nuevos estilos de música”, enumeró Emily.

En la región en donde viven, los habitantes hablan mixteco; sin embargo, ellas se comunican con la gente en español, porque del idioma de sus padres solo conocen algunas palabras. En lo que se terminan de establecer, también han comenzado a buscar opciones para tomar las clases que necesitan.

“En música no se trabaja bien online, vamos a buscar un maestro independiente”, dijo Emily.

A juicio de estas jóvenes, sin la ayuda de las redes sociales todavía fueran artistas incógnitas; por esa razón, aconsejan a los nuevos valores a que utilicen estas herramientas para promover lo que hacen.

“Abran sus páginas, empiecen a subir videos; las redes sociales es para todos, es libre, no están restringidas”, indicó Emily.

“Sin Facebook, no habría manera que nos diéramos a conocer”, concluyó.

Soudi Jiménez

Oriundo de El Salvador, Soudi Jiménez se graduó de la Licenciatura en Periodismo en la UES. Antes de unirse a Los Angeles Times en Español trabajó en Megavisión (Canal 21) en la capital salvadoreña, Radio World International y Hoy Los Ángeles.

La música mexicana de antaño revive en la voz de estas hermanas y su Dueto Dos Rosas

Sheyla Rosas, 17, y su hermana Emily Rosas, 22, conforman el Dueto Dos Rosas. Fotografía tomada en su residencia en San Marcos, California el pasado 9 de agosto de 2019. (Hayne Palmour IV/The San Diego Union-Tribune)

Hijas de padres originarios del pueblo de San Martín Sabinillo, Oaxaca, este dueto de San Marcos suma más de 76 millones de visitas en su canal de YouTube

By ALEXANDRA MENDOZA REPORTER 

De niñas se enamoraron de la música ranchera campirana y ahora, buscan rescatarla. Hace cuatro años, las hermanas Sheyla y Emily Rosas, hijas de inmigrantes originarios de San Martín Sabinillo, Oaxaca, iniciaron su Dueto Dos Rosas sin imaginar que hoy sumarían más de 76 millones de visitas en su canal de YouTube.

Todo inició el día que escucharon por primera vez a Las Jilguerillas, dueto de música regional mexicana conformado por las hermanas Amparo e Imelda Higuera. De esa tarde en casa de sus abuelos nació una inquietud por revivir este tipo de música para una nueva generación. “En ese momento dijimos, esta es la música que queremos cantar”, recuerda Emily, de 22 años. “Es un gusto que nos llegó naturalmente, es una música que descubrimos y si bien es vieja, para nosotras era nueva”.

Tomaron sus guitarras y el resto es historia.

En un principio la idea era subir videos a YouTube únicamente para compartirlos con sus familiares y amigos en el pueblo, pero poco a poco vieron cómo sus visitas se multiplicaron.“De la nada nos empezó a comentar más gente y hasta nos pedían algunas canciones”, narra Emily, estudiante de Palomar College. La primera vez que uno de sus videos se hizo viral fue con la interpretación de El Bato Gacho, mismo que rápidamente llegó al millón de visitas en Facebook, recuerda Sheyla de 17 años, quien asiste a la escuela en línea. Detrás de estos videos, en los que estas hermanas de San Marcos enamoran con cada interpretación, se encuentra un esfuerzo en familia. Su madre, Magdalena Rosas, es quién captura las imágenes con una cámara que confiesa, aún está aprendiendo a dominar. Su padre, Hipólito Rosas, funge como su representante, además de que las acompaña también con su guitarra.

“Es muy bonito, te unes más como familia y ya es parte de nuestro día”, dice la señora Magdalena, quién emigró junto con su esposo hace más de 25 años. “Es un reto, pero es un gran privilegio el poder trabajar con tus hijas y que a ellas les guste lo que a ti te gusta”. La filmación puede ser en algún punto de San Diego, inclusive, han aprovechado sus visitas a Oaxaca para grabar un par de ellos, o desde su trinchera en su departamento en San Marcos. Lo mejor es que al final de un largo día de grabación llega la recompensa. Ya sea que vayan todos por una mangonada o un elote, o quizá una caminata por el swap meet, detallan.

Emily Rosas, 22, (d) y su hermana Sheyla Rosas, 17, (i) muestran algunos de sus videos en Youtube(Hayne Palmour IV/The San Diego Union-Tribune)

La idea es subir un video cada semana. Para ello, toman en cuenta las peticiones de sus amigos, que es como se refieren a sus seguidores.Entre los videos más vistos en su canal de YouTube se encuentran los covers de Por un capricho tuyo deDueto América (1.4 millones de visualizaciones), Cajita de oro (2 millones), y A la luz de una vela, ambas deDueto Las Palomas (4.3 millones), entre otros. Hipólito Rosas reconoce que jamás imaginó que sus hijas se inclinarían por este género. “Yo hasta pienso que ellas tuvieron una vida pasada porque tienen los gustos de antes”, bromea Rosas, quién toca el clarinete en un grupo local. “Tienen ese sentimiento y qué bueno que lo saquen cantando y que a otras personas les guste”.

La primera vez que las hermanas cantaron frente a un público fue cuando su padre pidió un micrófono en un restaurante de Vista. Los nervios las invadían, pero los aplausos de los comensales las alentaban a seguir. Luego surgieron invitaciones para cantar en otros escenarios, como Nueva York o recientemente, en Pomona, California. Con cada presentación, su seguridad fue creciendo.

Hace cuatro años, las hermanas Sheyla y Emily Rosas, hijas de inmigrantes originarios de San Martín Sabinillo, Oaxaca iniciaron su Dueto Dos Rosas sin imaginar que hoy sumarían más de 76 millones de visitas en su canal de YouTube.

El tema migratorio está presente en su día a día, siendo hijas de dos mexicanos que abandonaron su pueblo en búsqueda de oportunidades. Hipólito y Magdalena Rosas se desempeñaron como trabajadores de limpieza y luego en los campos agrícolas; actualmente, se dedican a la música y al cuidado de ancianos, respectivamente.

De estas historias de lucha, Sheyla y Emily han aprendido mucho. “Mis papás siempre me han contado de toda nuestra gente que emigra de sus pueblos en búsqueda de un mejor futuro y ahí es donde entra nuestra música campirana”, dice Sheyla. “Fue cambiando mucho mi manera de pensar, escuchando las letras de cómo mi gente batallaba para venir, eso abrió mis ojos en muchos sentidos”, coincide Emily. Por ello tienen el deseo de dedicar una canción a las comunidades migrantes y planean grabarla pronto frente al muro fronterizo que divide a México y Estados Unidos.

En sus planes también está lanzar su música de forma independiente a través de las diferentes plataformas digitales. El cielo es el límite para el Dueto Dos Rosas. Su música evoca al sonido mexicano de antaño. Aquel que contaba historias. Mientras una generación viaja por el tren de la nostalgia, otra más joven descubre letras nuevas en voz de dos jóvenes que tienen sus raíces muy presentes. “Así como la escuchaban nuestros abuelitos y nuestros papás, ahora nos toca inculcar esta música a otras generaciones”, concluye Emily.

Emily y Sheyla Rosas