El 32° Festival Tierra de Compositores de Patillal, será del 23 al 25 de diciembre

Valledupar, diciembre 1° de 2021 / Boletín Informativo No. 31

El corregimiento de Patillal, municipio de Valledupar, realizará del 23 al 25 de diciembre de 2021, el 32° Festival Tierra de Compositores en homenaje a Toña Daza y las estrellas de Patillal: Camal Mohales, Julio García, ´Tombe’ Arias y Miro Hinojosa.

En este tradicional evento que se lleva a cabo en la plaza Fredy Molina, tarima Octavio Daza, tendrán cabida los concursos de Canción Vallenata Inédita, Acordeón Juvenil, Piqueria Infantil, cometas y pintura.

Las inscripciones estarán abiertas a partir de la fecha y se cerrarán el lunes 20 de diciembre a las 6:00 de la tarde. Además, los lugares de inscripción son la Tienda Compai Chipuco, ubicada en la Plaza Alfonso López de Valledupar. De igual manera en Patillal en las oficinas de la Fundación Festival Tierra de Compositores. Mayor información en el celular 3007420536.

El presidente del Festival Tierra de Compositores de Patillal, Alberto Daza Sarmiento, extiende la más cordial invitación a hacerse presentes en esa tierra grata donde el vallenato tiene su nido: También agradeció a las entidades y empresas que se vienen vinculando a esta gesta folclórica y cultural.

Historial del Festival

El Festival Tierra de Compositores de Patillal, surgió en el año de 1985 y desde entonces se ha consolidado logrando convertirse en el escenario ideal para seguir promoviendo el talento de los compositores, acordeoneros juveniles, verseadores infantiles y los juegos tradicionales.

Precisamente, esta es la tierra donde nacieron los compositores: Rafael Escalona, Tobías Enrique Pumarejo, José Hernández Maestre, Freddy Molina, Octavio Daza, Edilberto Daza, José Alfonso ‘Chiche’ Maestre, Nicolás Maestre, Federman Fuentes y José María ‘Chema’ Guerra, entre otros.

Muy bien se señala en la canción ‘El hijo de Patillal’ de la autoría del compositor José Hernández. “Patillal, es como una melodía que al oírla nos provoca cantar”.

Del 26 al 30 de abril de 2022 se realizará el 55° Festival de la Leyenda Vallenata

Valledupar, noviembre 23 de 2021 | Boletín Informativo No. 30

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata definió la fecha del 55° Festival de la Leyenda Vallenata que se llevará a cabo del 26 al 30 de abril de 2022, teniendo la connotación de Rey de Reyes y en homenaje a Jorge Oñate, ‘La Leyenda’.

Seguir leyendo «Del 26 al 30 de abril de 2022 se realizará el 55° Festival de la Leyenda Vallenata»

Más de 160 millones de pesos se entregaron a los ganadores del 54° Festival de la Leyenda Vallenata

Valledupar, noviembre 21 de 2021 | Boletín Informativo No. 29

En acto llevado a cabo en la Plaza Alfonso López, tarima ‘Francisco El Hombre’, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata además de cumplir con su misión de conservar y promover el vallenato tradicional, hizo entrega de los premios que superaron los 160 millones de pesos a los ganadores del 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje al compositor Rosendo Romero Ospino, ‘El poeta de Villanueva’.

Seguir leyendo «Más de 160 millones de pesos se entregaron a los ganadores del 54° Festival de la Leyenda Vallenata»

El 19 de noviembre será la premiación de los ganadores del 54° Festival de la Leyenda Vallenata

Valledupar, noviembre 17 de 2021 | Boletín Informativo No. 28

-El acto se llevará a cabo en la Plaza Alfonso López a partir de las 6:00 de la tarde. La premiación supera los ciento treinta millones de pesos, además de la entrega de estatuillas y acordeones-

Para el viernes 19 de noviembre de 2021 a partir de las 6:00 de la tarde en la Plaza Alfonso López, tarima ‘Francisco El Hombre’ de Valledupar, está previsto el acto de premiación a los ganadores del 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje al compositor Rosendo Romero Ospino, ‘El poeta de Villanueva’.

La premiación comprende los concursos de Acordeón Profesional, Acordeón Aficionado, Acordeón Juvenil, Acordeón Infantil, Acordeoneras Categoría Mayor y Menor, Canción Vallenata Inédita, Piqueria Mayores e Infantil y grupos de Piloneras Infantil y Mayores.

El presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina Araújo, sobre la ceremonia de premiación manifestó. “Con este acto cerramos el ciclo del 54° Festival de la Leyenda Vallenata en homenaje al maestro Rosendo Romero, donde el balance fue positivo porque se cumplieron las expectativas como proyecto piloto de reactivación cultural y económica. Felicitaciones a todos los que participaron provenientes de dos países y 17 departamentos. También a los ganadores de los diferentes concursos. Gracias por unirse a esta causa folclórica”.

En el acto de premiación harán su presentación los nuevos Reyes Vallenatos en Acordeón Profesional, Aficionado, Juvenil, Infantil; Acordeoneras Mayor y Menor, Canción Vallenata Inédita, Piqueria Mayor e Infantil y grupos que ocuparon el primer puesto en Pilonera infantil y mayor.

Después de la entrega de los premios a los ganadores continúa el recorrido en busca del 55° Festival de la Leyenda Vallenata que tendrá la connotación de Rey de Reyes y será en homenaje a Jorge Oñate, ‘La Leyenda’.

JUAN RINCÓN VANEGAS
Jefe de Prensa
Fundación Festival de la Leyenda Vallenata
Carrera 19 No. 6N-39
prensa@festivalvallenato.com
www.festivalvallenato.com
Celular: 3182406485
Twitter – Instagram @juanrinconv
Valledupar – Colombia

Crónica: ‘Rumores de viejas voces’, de Gustavo Gutiérrez, el poeta romántico del vallenato

Por: Juan Rincón Vanegas– @juanrinconv

-‘El flaco de oro’, en el año 1969 se coronó como el primer rey de la canción inédita del Festival de la Leyenda Vallenata y 13 años después volvió a repetir el triunfo-

Gustavo Enrique Gutiérrez Cabello.Valledupar, Cesar, 12 de septiembre de 1940.

Gustavo Gutiérrez Cabello, el hijo de Evaristo Gutiérrez Araújo y Teotiste Cabello Pimienta, desde muy joven tuvo la virtud de convencerse que la vida sin amor no tiene ningún sentido. De igual manera, en sus canciones se descifra el más extenso poema cantado por donde corre un mundo lleno de nostalgias, tristezas y pocas alegrías.

Definitivamente es el hombre solitario que le canta a su Valledupar del alma y muy bien lo afirma con toda sinceridad. “En el transcurso de mi vida me he ido volviendo más melancólico y más triste por los años. Eso sí le agradezco a Dios que me otorgó el talento justo a mis pretensiones y eso vale todo el tesoro del mundo”.

No se podía ingresar al objetivo de la historia porque el poeta romántico y soñador continuaba exponiendo sus razones de vida. “Yo soy una persona común y corriente: sencillo, simple y me catalogo cariñoso. Me gusta la tranquilidad, estar solo y rodeado de pocas personas. Nunca estuve deseoso de fama y popularidad, y he tratado de eludirla hasta donde es posible, pero llega un momento en que es imposible”.

Siguiendo a toda carrera por sus comienzos como compositor expresó. “Mi inicio fue producto de un desengaño, quien lo iba a creer, pero es la verdad. Mi primera canción la hice por unos celos cuando contaba con 19 años. A ese desengaño le hice una letra que titulé ‘La espina’, y como con la poesía no me iba bien le puse música y la estrené con el acordeonero Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza”.

Continuó diciendo. “Dicen que mi primera canción es ‘Suspiros del alma’, pero esa fue como una especie de ensayo porque para mí la primera es ‘La espina’, que me marcó toda la vida, una marca indeleble que me grabaron inicialmente las orquestas de Pacho Galán y La Billos Caracas Boys”.

Valledupar, novia inmortal

Una buena cantidad de canciones de Gustavo Gutiérrez giran alrededor de Valledupar, la Capital Mundial del Vallenato. Esa donde ha vivido precisamente en todo el corazón de esta bella tierra, la plaza Alfonso López. Exactamente en sus palabras lo plasmó con total claridad.

“Valledupar es mi novia inmortal, la más fiel de todas, la que nunca me produjo desengaños, ni celos. Siempre está ahí inmutable y la contemplo hermosa en el pasado, el presente y la contemplaré hermosísima en el futuro. Yo diría que mi gran amor es Valledupar”.

Enseguida entró a dar una explicación precisa sobre la canción ‘Rumores de viejas voces’ que lo catapultó a la gloria del folclor vallenato, al ser el primer ganador en el año 1969 del concurso de la canción inédita del Festival de la Leyenda Vallenata.

“Hace 52 años gané con esa canción que hice cuando ví que Valledupar estaba cambiando. Comenzaban a pavimentarla, se tuvo la primera invasión en ‘Las tablitas’, hoy barrio Primero de mayo. Iba creciendo como algo ineludible porque el progreso no se podía contener, pero hice la advertencia que ojalá nunca cambiara su sentido musical, ese de las vivencias cantadas porque se perdería el encanto de esta amada tierra”.

En ese momento del diálogo llegó la memorable frase de ‘La Cacica’, Consuelo Araujonoguera. “Yo quiero que se mantenga viva y perenne la lámpara votiva de la fe en nuestra música vallenata, en nuestros valores, en nuestro sentido de pertenencia para que cuando pasen los años podamos decirle a Valledupar como Gustavo Gutiérrez Cabello: Rumores de viejas voces de tu ambiente regional, no dejes que otros te cambien el sentido musical”.

De otra parte, en el año 1982 Gustavo Gutiérrez volvió a saborear su segundo triunfo en el Festival de la Leyenda Vallenata con la canción ‘Paisaje de sol’ que después grabara Jorge Oñate con Juancho Rois, donde vuelve a enmarcar a Valledupar.

Así cuenta la historia de la célebre canción. “En aquella ocasión estuve en el corregimiento de Atánquez con motivo de la fiesta del Corpus Christi, y en la tarde al regresar a Valledupar vi un maravilloso paisaje de sol que me llamó mucho la atención. Ya en horas de la noche con toda esa vivencia me senté a hacer la canción que tuvo la mayor proyección en el mundo vallenato”.

Sin dar espacio a más nada cantó uno de los versos. “Traigo la esperanza del hombre alegre de aquel cantor, que en versos y flores mitiga el alma, mata el dolor. Las nubes descansan en la serranía y al bajar al Valle llueven de alegría. Aquel paisaje nació sobre una tarde de sol y allí el destino marcó el sendero de mi canción. Y desde entonces yo soy romántico y soñador, porque no puedo cambiar la fuerza de mi expresión”.

Música a las poesías

Dentro de las confesiones de Gustavo Gutiérrez, está que se inició como poeta y después le añadió la música.

Gustavo Gutierrez Cabello sigue cantando y anorando a su viejo Valledupar

“Antes de componer música vallenata hacía poesías. Lo que pasa es que la poesía es un género en el aspecto escrito que ante la actitud de la vida existe y es hermosísima, pero no comercial y de una vez pensé que llegaba más al público poniéndole música. Entonces en vista de que con la poesía ví que no iba a pasar nada, fue cuando me nació la idea de ponerle melodía a mis letras y casi todas tienen rima y las puedo declamar”.

Al final cuando la charla era larga, la poesía giraba alrededor de las palabras, los cantos eran la mayor fuente de inspiración y ahora más que nunca teniendo una vida calmada que le produce quietud espiritual, él agradeció especialmente el más grande homenaje que le hicieron en el Festival de la Leyenda Vallenato del año 2013. Entonces se aprovechó el instante para invitarlo a recordar una de sus canciones y se quedó con ‘El cariño de mi pueblo’, esa que lo pinta de cuerpo entero con su flacura a cuestas.

Es la verdad porque en esos versos expresa con el corazón en la mano que es un honor que todos lo quieran, es el gran placer que le regala la vida y que muchos desearían. Así es el poeta cantor que ha tenido momentos felices de esos que nunca se olvidan. Además, que lo más bello para él es regalar ternura hasta sentir el cariño de la gente de su pueblo.

Eso sí, teniendo en cuenta que como en la canción ‘Rumores de viejas voces’, no se puede dejar que otros le cambien a Valledupar su sentido musical. “Ese es mi clamor”, recalcó Gustavo Gutiérrez.

♦♦♦

BLOG DEL AUTOR: Juan Rincón Vanegas

“DURANTE CINCO DÍAS ME MONTÉ EN EL TREN DE LA FELICIDAD”, ROSENDO ROMERO

Crónica

-‘El poeta de Villanueva’, agarrado por la nostalgia y metido de lleno en el silencio que otorga el recuerdo, presentó desde su punto de vista lo vivido durante el 54° Festival de la Leyenda Vallenata-

Por Juan Rincón Vanegas
@juanrinconv

Por más de 120 horas el compositor Rosendo Romero Ospino con motivo de su homenaje en el 54° Festival de la Leyenda Vallenata hizo un bello recorrido en el tren de la felicidad, ese que lo llevó a diferentes puntos del corazón del folclor.

Así lo bosquejó teniendo su memoria en línea directa con sus sentimientos y un canto que nunca dejó de escucharse. Era la felicidad del poeta que siempre tenía la luna en la mira y era casi negado al saludar.

También el cantautor escondido en el contexto de las añoranzas al querer morirse teniendo las ilusiones rotas cuando estuvo atrapado en aquellas noches veraniegas. Además, se ubicó a un lado del sepulcro para no quejarse más de esa pena y poder resucitar con el poder de su inspiración.

El compositor Rosendo Romero recibió por parte de la Ministra de Cultura Angélica Mayolo, un gran reconocimiento por su gesta a favor de la música vallenata

Estando meditando como aparece en el afiche promocional, aceptó contar esos instantes que quedaron calcados para siempre en todo su ser.

Sin más preámbulos comenzó diciendo. “Describir ese homenaje del 54° Festival de la Leyenda Vallenata es algo glorioso para mí y mi familia. No esperaba tantos reconocimientos y efusividad de cariño. Por donde iba era recibido con todos los honores. Mi agradecimiento con el corazón en la mano es para la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, una empresa folclórica que hace posible que el vallenato tradicional siga vivo”.

Al contar ese detalle se regresó un momento y comentó. “Todo comenzó el día que me entregaron la noticia del homenaje y me mostraron el afiche. Mi corazón comenzó a palpitar con mayor fuerza. Siguió la visita a la Casa de Nariño donde el presidente Iván Duque Márquez, recibió a la delegación vallenata y pude interpretar varias de mis canciones. En este acto a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata le otorgaron la Orden de Boyacá, soberano reconocimiento a su gesta grandiosa”.

Después el maestro Rosendo Romero opinó sobre lo vivido al ser jurado del concurso de pintura ‘Los niños pintan el Festival Vallenato’, donde participaron 130 estudiantes de Valledupar.

“Esta experiencia resultó maravillosa porque se pintaron los cantos vallenatos comenzando por el acordeón, la caja, la guacharaca y lugares emblemáticos de Valledupar. Hay mucho talento entre los estudiantes de Valledupar porque en ellos está el despertar de la vida y la visión e imaginación creativa. Quiero felicitar a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por este concurso que anualmente congrega a la niñez alrededor de nuestra amada música vallenata”.

Hizo una pequeña pausa y con el corazón en la mano bajó la vista para acumular esa importante historia. “La noche de la inauguración copó todo. Nunca en mi vida había recibido tantas estatuillas, tantos pergaminos y teniendo a mi lado a las más altas personalidades del país, a mi familia, también al alcalde de mi tierra Villanueva, a muchos artistas y ganándome los aplausos de miles de personas”.

En ese instante el poeta y soñador que ha tenido la virtud de unir versos y ponerles melodías para darle gloria al folclor vallenato, logró atesorar en su corazón todas las energías positivas. Además, esa memorable noche invitó a varios de sus colegas para que lo acompañaran.

“Desde que me hicieron el anuncio del homenaje dije que lo iba a compartir con mi familia, con mis paisanos y con todos los compositores de Colombia. Es así como me acompañaron a cantar en la tarima ‘Francisco el Hombre’ de la Plaza Alfonso López: Gustavo Gutiérrez, Fernando Meneses, Roberto Calderón, Rafael Manjarrés, Marciano Martínez, Reinaldo ‘Chuto’ Díaz, Deimer Marín; los cantantes Silvio Brito, Rafa Pérez y el Rey Vallenato Juan José Granados, entre otros”, anotó Rosendo Romero.

El maestro Rosendo Romero recibió la estatuilla Fundación Festival de la Leyenda Vallenata por parte del presidente de la entidad Rodolfo Molina Araújo

Total agradecimiento

El hijo de Escolástico Romero Rivera y Ana Antonia Ospino Campo, después de pensar como resumir en pocas palabras el homenaje recibido, manifestó. “Para mí lo puedo decir con conocimiento de causa que el Festival de la Leyenda Vallenata es el punto máximo de nuestra música. Ha sido como recibir el Premio Grammy en mi absoluta madurez que me permite apreciar con mayor amplitud este gesto”.

Esta vez, como en su canción no le sobraron las palabras al poner de presente el total agradecimiento. “Este gesto no me hizo superior a los demás, sino que canalicé el cariño sentido en los distintos lugares donde estuve presente. A esto le sumamos los medios de comunicación y redes sociales. Ese cariño no tiene precio”.

‘El poeta de Villanueva’, sigue con esa sonrisa que aparece solamente en momentos de gloria y nuevamente montado en el tren de la felicidad reflexionó sobre los vagones que nunca se detienen, así al maquinista le toque endulzar lo amargo de aquella vieja pena.

En este sentido lo que al célebre compositor nadie le advirtió era que extrañar tenía un alto costo y por eso pidió que ese famoso tren de la felicidad únicamente se detuviera en Villanueva, La Guajira.

Había una razón valedera, porque teniendo abierto el pentagrama de su pensamiento se acordó de su paisana a la que le cantó que por ella el mar se le hizo cielo, la ternura era su mejor fragancia y sus poemas calcaban las noches de su ausencia. De esa manera quiso llegar al mismo lugar donde nació y empezar de nuevo, sabiendo que nada es como ayer, especialmente las navidades, la época más linda de los años.

Al terminar de esbozar lo sucedido alrededor del homenaje recibido, se quedó unido a sus cantos que no tendrán nunca olvido, porque como en el amor todo es un cultivo.

Rosendo Romero Ospino, ‘El poeta de Villanueva’, homenajeado en el 54 Festival de la Leyenda Vallenata

♦♦♦

BLOG DEL AUTOR: Juan Rincón Vanegas

@juanrinconv

 @juanrinconv