Se conmemoran 181 años de la muerte del Padre Libertador, Simón Bolívar

Hace 181 años falleció en Santa Marta, Colombia, nuestro Padre Libertador, Simón Bolívar.

El genio de América murió contando 47 años de edad y como sentenció José Martí, murió pobre y dejó una familia de pueblos.

Con diversos actos se honrará su memoria en todos los países que fueron liberados por su espada y su accionar revolucionario.

La bandera nacional debe permanecer a media asta en los edificios públicos y hogares en tributo a la memoria de quien dejó su vida por darnos vida republicana y libre.

Cinco naciones fueron liberadas del yugo español por el hombre más grande de América: Colombia, Perú, Bolivia, Venezuela y Ecuador.

Unidad fue el clamor hecho en su lecho de muerte un 17 de diciembre de 1830, a la una y tres minutos de la tarde, cuando el sol de encontraba su máximo punto, Simón Bolívar fallecía dejando un legado insuperable. Sus ideas aún vigentes, son el eco de las Luchas Libertarias ejecutadas por nuestros Héroes.

La última proclama sigue siendo documento de profunda reflexión.

El 10 de diciembre de 1830 es el día de la última proclama del Libertador, dictada desde su lecho de moribundo. Firmó el testamento y recibió los Santos Sacramentos de manos del humilde cura de la aldea de Mamatoco, quien llegó en la noche con sus acólitos y varios indígenas.

Luego, rodeado de sus más íntimos amigos, como José Laurencio Silva, Mariano Montilla, Joaquín de Mier, Ujueta, Fernando Bolívar, etc., el notario Catalino Noguera empezó a leer el histórico documento, pero apenas llegó a la mitad, porque la emoción y el dolor le ahogaron la voz. Continuó la lectura Manuel Recuero. La última Proclama dice así:

Colombianos:

Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiábais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.

¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.

Hacienda de San Pedro, en Santa Marta, a 10 de diciembre de 1830.

Simón Bolívar

Honremos a nuestro Libertador con la acción diaria, sostenida, y genuinamente revolucionaria. VTV

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.