Mujeres, puntales del cambio social en Perú

Por Manuel Robles Sosa *

Lima (PL) Para Nadine Heredia, esposa del presidente de Perú, Ollanta Humala, las mujeres son la vanguardia del cambio social, lo cual tiene una profunda raigambre histórica, por el protagonismo que ellas han tenido siempre en el país.

Heredia dijo durante un acto en un barrio popular limeño, que las mujeres contribuyen de manera decisiva a la economía del país con su tesonero trabajo, dentro y fuera del hogar, sobre todo las humildes, cuyas familias deben también disfrutar del crecimiento económico al cual tanto aportan.

El comentario de la carismática esposa del jefe de Estado dio pie a reflexiones de mujeres dedicadas a promover sus derechos en diversos campos, como Betty Valdivia, directora de la Asociación “Aurora Vivar” (nombre de una dirigente popular muerta en décadas pasadas) y quien califica como totalmente acertadas las palabras de Heredia.

“No solamente contribuyen a la economía peruana las mujeres que tienen una remuneración, sino también las que se quedan en sus hogares y se dedican a reproducir la vida y a las tareas hogareñas, y lamentablemente eso no se valora”, sentencia.

Valdivia subraya la necesidad de políticas gubernamentales para un mayor apoyo a las mujeres, principalmente en los pueblos del interior.

Hay provincias, anota, en las que no hay wawa wasis (guarderías) que puedan atender a los niños cuando la mujer trabaja y todavía existen muchísimas de ellas que no pueden terminar el colegio y menos aún seguir estudios superiores.

También suscribe las palabras de Heredia la secretaria general del Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar de Lima, Leddy Mozombite.

“Es una gran verdad. Por ejemplo, en nuestro caso aportamos grandemente al desarrollo del país porque al hacernos cargo de una casa permitimos que los jefes de familia se realicen en sus actividades profesionales, lo cual favorece al país”, dice.

Para Gaby Cevasco, directora del Centro de la Mujer Peruana “Flora Tristan” (peruano-francesa pionera de la lucha por los derechos de las féminas), desde el siglo XIX ellas han logrado transformaciones que han cambiado el conocimiento y la realidad social.

Señala que el movimiento de mujeres es múltiple, diverso, en historias, cosmovisiones y demandas, y no está aislado pues “se suma a las luchas sociales para poner fin al machismo, al racismo, a la explotación económica, a la destrucción del ecosistema”.

Cevasco cree importante señalar que las mujeres de todos los niveles han cumplido en el Perú un papel clave en el logro de normas y políticas contra la violencia de género, para que ellas accedan a los derechos sexuales y reproductivos, a mejores condiciones de trabajo, a los recursos productivos.

Recuerda su labor durante la llamada guerra interna de décadas pasadas, “buscando a sus desaparecidos, denunciando la violación de los derechos humanos, demandando y luchando por la paz” y en las luchas democráticas.

Considera un desafío impostergable lograr un mayor acceso de las mujeres a niveles de decisión política en el parlamento y el gobierno.

En el Congreso de la República de Perú, hay solo 28 mujeres, sobre un total de 130 miembros del poder legislativo, lo que para muchos no guarda relación con la importancia de ellas en la vida nacional.

Las normas electorales exigen una importante presencia de mujeres en las listas electorales, pero los partidos, por machismo, según las organizaciones femeninas, las relegan a los últimos puestos en las nóminas de candidatos.

Inclusive se ha dado el caso de triquiñuelas como la de inscribir varones con nombres de mujeres y subsanar el error cuando ya no es posible reemplazar al postulante, y hasta de hostilidad y presiones a fin de que concejalas elegidas en algunos municipios renuncien para ser sustituidas por hombres.

Está sobre el tapete un proyecto de modificaciones a la legislación electoral, como la alternancia hombre-mujer en el orden de prelación de las listas de candidatos, de manera tal que se eleve sustancialmente la presencia femenina en el parlamento.

El Consejo de Ministros tiene 18 miembros, entre los cuales hay cuatro mujeres, las titulares de la Mujer, Ana Jara; Educación, Patricia Salas; Producción, Gladys Triveño, y Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli.

*Corresponsal de Prensa Latina en Perú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .