Jorge Maldonado, el último gran cantante de la Sonora Matancera

jorge maldonado7mayJorge Maldonado.

Es una figura de respetable trayectoria en la música afroantillana, con participación como cantante de planta o invitado especial de agrupaciones de reconocido prestigio internacional entre las que sobresalen la Orquesta de Nelson Feliciano, la Charanga América, la Orquesta de Manny Oquendo, Son Café de Ralph Irizarry, la Charanga de Johnny Pacheco, Orquesta de Louie Ramirez y la Orquesta Broadway, entre otras. Pero lo más representativo de su repertorio, y por lo que más es recordado entre los melómanos, es por sus grabaciones con la Sonora Matancera, el Decano de los Conjuntos Cubanos.

Mala mujer, Fiesta, Qué tonta eres y Son de Matanzas, piezas grabadas con la Sonora Matancera, son sus más grandes éxitos.

“Siempre se me identifica con la Sonora Matancera. Donde quiera que voy, bien sea con la Broadway o con la charanga de Johnny Pacheco, me preguntan por mi paso por el conjunto de don Rogelio Martínez, pese a que abandoné esa agrupación, como cantante de planta, hace más de 30 años”, dice Jorge Maldonado. “Pero no me molesta. Todo lo contrario: me agrada”, aclara.

UN BORICUA EN NUEVA YORK

Jorge Maldonado nació en la histórica población de Río Piedras (Puerto Rico), el 24 de septiembre de 1950, en el hogar conformado por Jesús Maldonado Huertas y Juanita Fuentes Ortega. Sus padres, ya ancianos, todavía viven en la Isla del Encanto.

Sobre su infancia, sus inicios en la música, su paso por la Sonora Matancera, sus visitas a Barranquilla, su llegada a la Orquesta Broadway y otros temas de similar interés, Jorge Maldonado Fuentes dialogó con AL DÍA. El cantante boricua hizo parte de la nómina de la Orquesta Broadway que este año ganó el Congo de Oro en el Festival de Orquestas que tuvo lugar en el estadio Romelio Martínez, el lunes de Carnaval.

¿Cuándo descubrió que le gustaba la música?

Fue cuando tenía 5 ó 6 años. Mis padres se trasladaron de Puerto Rico a Nueva York en busca de un mejor horizonte. Si mal no recuerdo empecé a escuchar a mi viejo cantar los boleros y guarachas de Daniel Santos. Gracias a la radio conocí y me enamoré de las voces de Pedro Infante, de Jorge Negrete, de Felipe Rodríguez, de Raúl Marrero.

¿Cómo fue su infancia?

Fue una infancia bella, inolvidable, llena de juguetes, de mucha música. Vivíamos modestamente, pero en aquellos tiempos yo no sabía qué era la pobreza. Cuando fui creciendo descubrí a Beny More, a Tito Puente, a Tito Rodríguez, y redescubrí a la Sonora Matancera y todos sus cantantes.

¿En qué momento se inició como cantante?

En el 1965 hubo la explosión de los Beatles en Inglaterra y tuvo amplia resonancia en Estados Unidos. El rock and roll llegó a mis oídos y me gustó muchísimo y aún me gusta, pero yo tenía mis raíces bien cimentadas. Y aunque me movía en medio del inglés, nunca dejé que opacara el español. Empecé a cantar con grupos locales en Brooklyn.

¿Cuál fue la primera agrupación con la que cantó?

La primera agrupación con la que canté fue con la orquesta de George Guzmán. Fue un paso fugaz. Después me vinculé a la banda de Lalo y La Neoyorkina y más tarde formé una agrupación con amigos del barrio, antes de vincularme a la Orquesta de Johnny Bronco, con la que grabé mi primera producción discográfica.

¿Cuál fue esa primera produccón?

Un disco que incluyó ‘Flores secas’, ‘Pobre viejita’ y ‘Teco ladrón’. Ahí conocí a Nelson Feliciano, un extraordinario trompetista de Guanica (Puerto Rico), que había grabado con la voz de Júnior Córdoba, la canción ‘La cinta verde’. Estuve con Nelson Feliciano hasta 1975, cuando él se fue a México con la Sonora Matancera, y yo me quedé en Nueva York.

¿Cómo se produjo su ingreso a la Sonora Matancera?

Nelson Feliciano regresó a Nueva York a mediados de diciembre de 1975 y me dijo que Welfo Gutiérrez, en ese entonces cantante de planta de la Sonora, no seguía más en el conjunto. Hubo esa vacante y Nelson Feliciano y Yayo El Indio me recomendaron con don Rogelio Martínez. Mi debut se dio el 14 de enero de 1976.

¿Antes de grabar sus primeros temas con la Sonora, dos años más tarde, qué números cantaba en las presentaciones?

Los temas que estaban en mi repertorio eran ‘Cañonazo’, ‘No se lo diga a papá’, ‘Anacaona’, ‘Total’, ‘Nunca Jamás’ y el bello bolero ‘En la orilla del mar’. Todos esos temas me los sabía desde años atrás.

¿Cuánto tiempo permaneció en la Sonora Matancera?

Trabajé durante cinco años y nueve meses, de enero de 1976 a octubre de 1981, período en el que grabé dos discos de larga duración. El primero de ellos, publicado en 1978, bajo el sello Orfeón, incluyó ‘Mala mujer’, ‘De medio lao’, ‘Se formó la rumbantela’ y ‘Sencillamente nunca’, entre otras. El segundo LP lo grabamos en 1979, se tituló ‘Fiesta’, e incluyó ‘Qué tonta eres’, ‘Son de Matanzas’, ‘Yo no te quiero’, y el tema italiano ‘Fiesta’, que fue el gran éxito. La dirección artística de la Sonora estaba a cargo del pianista Javier Vásquez, y entre los músicos legendarios se encontraban el trompetista Calixto Leicea, el maraquero Caíto y el bajista Raimundo Elpidio Vásquez. La tumbadora la tocaba Papaíto y la trompeta Alfredo ‘Chocolate’ Armenteros. Yayo El Indio hacía los coros conmigo. La dirección general era de don Rogelio Martínez.

¿Qué recuerdos conserva de su primera visita a Barranquilla, en 1980 con la Sonora Matancera?

Fue una experiencia que todavía guardo como uno de los momentos más gratos de mi vida. Estuvimos en el Carnaval y alternamos con Celia Cruz y Johnny Pacheco. Nuestra presentación en el Coliseo Cubierto Humberto Perea, en el Festival de Orquestas, fue apoteósica. El público estalló en alegría y el jurado calificador nos declaró Fuera de Concurso.

¿Qué hizo después de su salida de la Sonora?

Me vinculé a la compañía Sar All Star, de Roberto Torres. Ahí grabé ‘Pena’, ‘Pugilato’, ‘Qué jelengue’ y ‘Cuando tengo un vacilón’, todos éxitos. En 1983 pasé a la Charanga América, con la que grabé cuatro discos de larga duración, y con la que todavía estoy asociado. También grabé un disco con el Conjunto Libre de Manny Oquendo, dos discos con Son Cafe de Ralph Irizarry, un disco con Louie Ramirez y su Super Banda, un disco con Charlie Rodriguez.

¿Cuándo se vinculó a la Orquesta Broadway?

Con la Broadway, del maestro Eddy Zervigón, vengo trabajando desde 1996. Claro, desde 2007 soy parte de las voces junto a mi hermano Rony Baro. En las presentaciones casi siempre abrimos con ‘Los cuatro pesos’. Me siento contento en esta familia musical.

Por Fausto Pérez Villarreal/El Heraldo
Fauper25@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.