MADAME BOVARY

Pasin

MADAME BOVARY:

mi mano se estremece con cianuro, he salido en claroscuro para caer sobre el plano surrealista. Pierdo y gano la guerra con la conciencia. Ya no se funde la ausencia de mi rostro en los vitrales, acelero los finales y doy motivo a la ciencia psicoanalista de dar una razón al olvido.

Para Freud pude haber sido utopía, broma, azar. Me confundo, logro estar pernoctando en este sueño que me inventas, un pequeño laberinto sin salida, gota de cera, homicida tentación contra mi empeño de coser las cicatrices, con las piernas bien cerradas como puertas, -las miradas que acuchillan… los deslices de otra existencia: matices de la cuerda y la ruptura- Añoro verme segura y caminar sobre el fuego. Toco el vacío, me niego a tener el alma pura.

Madame, un hombre me llena de estocadas. La saliva se torna semen, deriva hasta el pecho, me envenena con lentitud, vuelve ajena mi voz, la palabra arde en mis labios. Otro alarde: la historia que se repite. Debo asistir al convite…

Adiós, Madame, llego tarde.

Elizabeth Reinosa Aliaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .