“La reparación no es darle dinero a la gente”: Naomi Roht-Arriaza

ESCUELA_DE_PAZ_FOTO_JAIDER-1La experta mundial en temas de impunidad Naomi Ront-Arriaza dijo a este diario que está feliz por la iniciativa de paz existente en Valledupar.

La Escuela Vallenata de Paz cumplió su segundo ciclo de formación para Gestores de Paz, Diálogos Regionales para la Reconciliación. El evento tuvo como tema ‘Reconciliación, perdón y paz’ y se llevó a cabo el viernes 7 y sábado 8 de agosto.

En esta jornada participó la experta mundial en Impunidad y Justicia Transicional, Naomi Roht-Arriaza, quien durante 1991-1992 fue la primera Riesenfeld Fellow en Derecho Internacional y Organizaciones en la UC Berkeley School of Law.

Además es la autora de ‘El Efecto Pinochet: Justicia Transnacional en la Era de los Derechos Humanos’ (2005) y ‘La Impunidad y Derechos Humanos en el Derecho Internacional y Práctica’ (1995) y coeditora de ‘La Justicia Transicional en el siglo XXI: más allá Verdad frente a la Justicia’.

Roht-Arriaza habló en exclusiva para EL PILÓN sobre detalles que podrían conllevar a una sociedad a la paz.

EL PILÓN: ¿Qué significa la justicia transicional?
Naomi Roht- Arriza: La idea de la justicia transicional es que sean periodos después de una guerra, conflicto armado, dictadura.

Es necesario algún tipo de justicia transicional para poder reconocer el pasado, resarcir a los que han sufrido grandes daños, hacer algún tipo de justicia, reconocer algún tipo de verdad y con eso poder decidir qué es lo que hay que hacer para, en primer lugar, asegurar de que eso nunca vuelva a pasar y, en segundo lugar, algún tipo de reconciliación entre las personas a nivel local, regional y nacional.

EP: Podrían existir muchas formas de reparación, pero ¿de qué manera se pueden reparar a esas víctimas, teniendo en cuenta la satisfacción de las mismas?
NR: Lo primero que hay que decir es que no hay reparación posible ante la pérdida de un ser querido. No hay nada que se pueda hacer, que va a hacer que esa persona vuelva a la vida. Entonces la reparación siempre va a ser imperfecta, siempre va a ser parcial.

Lo segundo es que la reparación no es, en principio, una cuestión de darle un dinerito a la gente. En realidad el dinero es secundario en todo esto, lo que es importante son tres cosas: Uno, el reconocimiento. Cuando uno hace encuestas en todo el mundo de qué es lo que quiere la gente como reparación, lo primero que dicen es “queremos que nos reconozcan que nos hicieron un daño y que no fue por culpa de nosotros, que fue algo incorrecto, indebido, equivocado.

La reparación sirve para expresar la solidaridad entre las personas, que algunos de nosotros fuimos más afectados que otros, pero todos somos miembros de una misma comunidad, de una misma sociedad y tenemos responsabilidades unos frente a otros.

En tercer lugar es una idea de ciudadanía. Lo que pasa cuando la gente es víctima de cosas terribles, como que se retiran, les da miedo, por los que les ha pasado y no participan como ciudadanos.

EP: ¿Cómo no confundir reparación con el dinero?
NR: La reparación tiene una característica y es que expresa el reconocimiento de que hubo un daño y de que alguien lo hizo, y de que el Estado jugó un papel incorrecto porque fue ¡Oh! El Estado fue un responsable directo de las víctimas ¡Oh! El Estado no protegió a la gente.

Los otros actores que participaron en el conflicto armado también tienen el deber de reparar, porque hicieron un daño. Darles becas a los hijos de la gente que ha sido víctima, que nunca ha podido estudiar por estarse moviendo de un lado para otro. Cuidado médico, cuidado psicosocial para la gente. Algo que ayude a enfrentar los traumas de muchos años de conflicto.

Recuperación, restitución, no sólo de tierras, porque también tiene que ver con restitución de dignidad, restitución de una atención, de un trabajo, de un buen nombre, que alguien ya no te diga que eres subversivo, delincuente. Entonces, el dinero, realmente, no debería ser lo importante, a veces el dinero no repara.

La reparación tiene que ser una combinación de muchas cosas, algunos de ellos que no son ni materiales, otros que son materiales pero no dinero: Son acceso a servicio, son acceso a lo que necesita la nueva generación.

Cuidado para las mujeres que han sido violadas, para su sistema reproductivo, para ayudar a la gente que ha perdido, que sé yo, una pierna, la capacidad de trabajar por las heridas.

EP: ¿Por qué la recuperación de cadáveres y las exhumaciones son definitivas para el perdón y la reconciliación?
NR: Tienen varias finalidades las exhumaciones y hay que ver cómo se satisfacen todas las necesidades. Por un lado, recuperar los restos son evidencias en un caso penal, son evidencia de un patrón para una comisión de la verdad, pero también son los restos de un ser de alguien que tuvo una familia, que lo reclama y que lo necesita para poder llegar a un duelo íntegro.

Entonces, las exhumaciones tienen que cumplir todas esas finalidades y el problema viene cuando se cumplen unas y no otras, pero lo que yo he visto en todas las sociedades: África, Asia, en otras partes de América Latina, es que si tú le preguntas a la gente qué es lo que quiere, lo primero que dicen es que quieren recuperar los muertos para poder hacer la ceremonia necesaria.

Por otro lado, la gente pide verdad y justicia, no se pueden desligar, son procesos diferentes, pero la gente pide los huesos, algo para que los hijos no sufran, para que los viejitos puedan vivir el resto de su vida con su dignidad.

EP: Es ahí cuando entra un aspecto importante y es el perdón, después del daño que una persona o grupo le pudo ocasionar a una familia, ¿cómo perdonarlo… cárcel o libertad, de qué manera?

NR: Lo que pide la gente no es tanto cárcel, es reconocimiento de la verdad, qué pasó, quién lo hizo, por qué lo hizo y un reconocimiento de parte de la persona que lo hizo. De ahí la cárcel viene siendo una cosa muy secundaria, sobre todo porque si son conflictos largos, muchas veces las personas ya están grandes.

De qué sirve meter a un señor de 65 o 70 años a la cárcel. Lo que pide la gente es un juicio, dicen: Quiero oír que es lo que estaba haciendo, qué es lo que estaba pensando, por qué a mi hijo, que no tuvo culpa.

Pero eso es diferente a una situación de impunidad, ahí es cuando la gente dice eso no debe ser así. Hay un montón de cosas en medio que hay que ir pensando. Hay muchas experiencias en el mundo de formas de combatir la impunidad sin necesidad de que todo el mundo que participó de algún modo se vaya a la cárcel.

EP: ¿Cree usted que Colombia puede llegar a esa paz anhelada, a través de escenarios como el de la Escuela Vallenata de Paz?
NR: Pienso que Colombia no tiene alternativa. Yo pienso que hay sociedades donde han pasado cosas muy terribles, que han tomado varias generaciones, y han logrado una convivencia que permite que la gente resuelva sus problemas de otro modo, los que hablan de la transformación del conflicto. No es que no haya conflicto, los hay, pero se resuelve el conflicto sin necesidad de llegar a las armas.

EP: Desde su experiencia y profesión, ¿qué mensaje le deja a Valledupar, que hoy cuenta con esta Escuela de Paz?
NR: No hay que esperar que haya un acuerdo de paz aquí o allá, sino que la gente vive a nivel de municipio. Aquí es donde van sus hijos a la escuela, aquí es donde tienen su actividad económica.

Entonces, a nivel del municipio se pueden hacer muchas cosas interesantes, pláticas, diálogos entre gente que estuvo de un bando y la que estuvo de otro, para ver qué se puede hacer para resolver esos problemas en conjunto. Ahora, no se puede forzar a la gente a dialogar.

Yo felicito al municipio de Valledupar por esa iniciativa, me parece que puede llegar bastante lejos, pero también que hay que darle seguimiento, no puede quedar en sólo que ¡Ah bueno, ya aprendimos! No. Hay que preguntar ¿y ahora qué hacemos, cómo lo llevamos a una realidad de transformación de conflicto en la zona?

“A veces el dinero da sentimiento de culpabilidad o crea problemas dentro de las familias y las comunidades”: Naomi Ront-Arriaza.

Por Merlin Duarte García/El Pilón
merlin.duarte@elpilon.com.co

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .