Frank Sinatra: La Voz entre las voces que rememorarán en Cuba

Frank SinatraPor Por Ibis Frade (*)

La Habana (PL) Con voz de terciopelo, Frank Sinatra sedujo una noche a La Habana y hasta le cantó bajito al oído al «animal más bello del mundo», Ava Gardner, cuando se hospedaron en el Hotel Nacional de Cuba.

Fotografías colgadas en las paredes de ese imponente edificio de estilo ecléctico recuerdan su estancia en el lugar, mientras su vista persiste en el imaginario colectivo de una isla amante de la música.

Más de 65 años después de aquella fugaz visita, el Festival Les Voix Humaines -a celebrarse en esta capital del 25 de septiembre al 18 de octubre- repasa buena parte del repertorio de Sinatra y le dedica varios conciertos.

El 3 de octubre, la cantante cubana Miriam Ramos, junto a Hernán López Nussa en el piano, Gastón Joya en el contrabajo y Enrique Plá en el drum, ofrecerán a quienes se reúnan en el Teatro Martí algunos de los temas icónicos de «La Voz».

La presentación también estará dedicada al aniversario 120 del natalicio de Ernesto Lecuona, uno de los más grandes compositores de esta isla.

Al día siguiente, el cubano Augusto Enrique y la canadiense The Back Alley Big Band con su particular fusión de jazz, soul y rock, interpretarán en el Teatro Karl Marx piezas de Benny Moré y éxitos inmortalizados por Sinatra.

Los años 40 y 50 del siglo pasado devinieron época de oro del más legendario intérprete de My Way, y fue en ese tiempo que conoció La Habana, primero mezclado en ciertos asuntos con el mafioso Lucky Luciano y luego, regresó acompañado de Ava para su luna de miel.

Aunque quienes lo conocieron profundamente lo describían como problemático y de carácter bastante variable, Sinatra sabía cómo conquistar al público ya sea desde un escenario, el micrófono de una emisora radial o la gran pantalla de un cine.

En 1944 protagonizó todo un fenómeno radiofónico en Estados Unidos con el programa El show de Frank Sinatra que estuvo al aire durante casi 15 años.

Su voz destacó en el cine con musicales como Levando anclas (1945). Más tarde, se empeñó en ser reconocido por la calidad de su actuación y lo logró en cintas como De aquí a la eternidad (1951), por la cual mereció un Premio Oscar.

El mundo del espectáculo se convirtió así en su patio de recreo, pero su peculiar tono y forma de cantar mantuvieron siempre abiertas las puertas de esa estancia.

DESDE LOS INICIOS, «LA VOZ»

Francis Albert Sinatra nació el 12 de diciembre de 1915 en Nueva Jersey y su familia provenía de Lercara Friddi, un pueblo siciliano de donde era originario el mafioso Lucky Luciano.

La amistad entre ambos no fue un secreto para nadie y mucho se especula alrededor de ella pues la relación resultó monetariamente beneficiosa en la carrera del cantante.

Incluso, Sinatra fue la inspiración del personaje Johnny Fontaine, el cantante que aparece en la primera película de la trilogía de El Padrino, cinta inspirada en la novela homónima del escritor estadounidense Mario Puzo.

Aunque sus padres querían verlo graduado de ingeniero civil, Sinatra no soportaba las Matemáticas y adoraba cantar: cuando era un niño de 10 años se colaba en la taberna de su padre para entonar los temas de moda.

Bajo la máxima de cantar para contar una historia desde el sentimiento, conformó su repertorio con obras de los más populares compositores estadounidenses de su época, como Jimmy Van Heusen, Cole Porter, Sammy Cahn o George Gershwin.

Los ritmos del jazz y ciertos aires del pop aderezaron sus melodías, aunque encontró las claves del éxito en su inconfundible voz con rango desde bajo a barítono, su precisión en el fraseo y su dominio del control de la respiración.

Aquellas cualidades las mantuvo casi hasta el fin de sus días, aunque la demencia robó la lucidez a su canto antes de fallecer el 14 de mayo de 1998, a la edad de 82 años.

En toda su vida grabó más de mil 300 temas, participó en más de 50 películas y terminó con la vitrina repleta de galardones, entre ellos, 10 premios Grammy. Hasta la fecha, se han vendido más de 250 millones de copias de sus discos.

También aparece como el primer cantante en hacer uso consciente de los medios de amplificación con el fin de situar su voz por encima del sonido de la orquesta para aproximarla al escucha. Así, bien cerca del espectador, los organizadores del Festival Les Voix Humaines (Las Voces Humanas) ambicionan llevar las canciones de Sinatra al público cubano porque como reza en el epitafio de su tumba: «Lo mejor está por llegar».

/msm/ifb

(*) Periodista de la Redacción Cultura de Prensa Latina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.