En clave de tambor, músicos presentarán origen de la cumbia

POR: ADRIANA CHICA GARCÍA

cumbiaVíctor Medrano Caicedo, ‘Docto’; Julio César Cassiani, Lisandro Polo y Abraham Cáceres. Foto: John Robledo

Hoy comienza la IV Cumbre Cumbiambera de la Fundación Tambó, que trae la historia de este ritmo autóctono del Caribe en charlas, talleres y recitales que van hasta mañana.
Valga Dios cuanta proeza / levantarse una mañana / y ver en tierra americana juntarse tanta nobleza / del indio su gran nobleza / del blanco la lengua mía / y del negro su alegría, su añoranza y fortaleza / lo digo con gran certeza / y aunque a muchos no le importe / yo sí que tengo soporte pa’ mostrarles con altura / que pa’ forjar mi cultura, cada cual dejó su aporte.

Con esta décima escrita por él mismo, Lisandro Polo, rey Momo 2016, describe a su majestad, la cumbia. A esa que al sonar la mano sobre el tambor y ante el chiflido de la gaita, hace a las mujeres mover sus caderas al viento y a los hombres inclinar sus rodillas mientras elevan los brazos al cielo.

Como ‘Un sentimiento unido a los latidos del tambor’ Polo presenta la IV Cumbre cumbiambera, una extensión de su Grupo musical Tambó, encargados por más de 25 años de llevar a la Plaza de la Paz la Noche de Tambó. Y como en esa fiesta, acá también habrá baile desde hoy y hasta mañana, pero la programación incluye también una franja académica con talleres y charlas.

En esta ocasión el tambor será el protagonista, desde su funcionabilidad, aporte étnico, rítmico y antropológico en la ejecución de la cumbia. Y como se trata de “fortalecer nuestra identidad, de conocer a fondo lo que hay detrás de la cumbia, ese peso cultural que la mantiene viva”, como dice el cumbiambero, hay que partir desde sus inicios. Y la historia se remonta muchos años atrás, en la época de la colonia…

El afro que resuena en el mundo
Agobiados de una rutina de arduo trabajo bajo el sol, que les imponían sus ‘dueños’ españoles, los esclavos negros que arribaron a América durante la conquista de la corona declararon el 2 de febrero como su día de fiesta. Fue un regreso -o más bien recuerdo- de sus raíces coloridas y alegres que dejaron en África; y así crearon música: la cumbia. Eso cuenta el folclorista palenquero Abraham Cáceres.

“Se ha dicho que la cumbia es triétnica, que tiene aportes del indio, del negro y del español. Pero hay que hacer una precisión, para hablar de trietnia tienen que ser en partes iguales, y en la cumbia no es así; el mayor aporte es afro”, afirma Cáceres.

En esos tiempos, la cumbia se convirtió en un ritual, que usaban los afrodescendientes para comunicarse con sus dioses. Por eso se bailaba en círculo, porque así adoraban a esos seres supremos. Sí, la cumbia se bailaba en círculo y no en línea como lo hacen las cumbiambas en los desfiles de Carnaval. Pero como dice el músico y docente, Julio Cesar Cassiani, “ya no se hace la misma cumbia que hacían nuestros ancestros, se ha transformado un poco, pero sus raíces y simbolismos siguen siendo las mismas”.

Además de eso, la cumbia es un coloquio de enamoramiento. Los pasos pequeños de los hombres inclinados hacia la mujer la cortejan en un baile de “tira y coje”, en el que las mujeres usan la falda y el fuego de la vela para alejar a ese pretendiente. Él, de blanco, descalzo y con sombrero. Ella, abrigada en un vestido de mangas largas y hasta el piso, y con flores adornando sus cabellos.

“En esa época, los negros eran traídos a América en barco, en un viaje de unos seis meses, atados, sin poder siquiera ir al baño, menos bañarse. Cuando llegaban la ropa no les servía, salían desnudos. Y los españoles que los compraban los vestían con los atuendos que ellos usaban”, señala Víctor Medrano Caicedo “Docto”.

En efecto, como relatan estos tres exponentes del folclor, el origen de la cumbia es mucho más amplio de lo que se supone. A este inicio, valdría añadirle las diferencias en las interpretaciones que se hacen con distintos instrumentos, como la gaita, la flauta e’ millo y el tambor, aunque el cuerpo no distinga disimilitud cuando de baile de trata.

Pero ese es el capítulo que trae la IV Cumbre cumbiambera para conmemorar el Mes del Artista. Para los conocedores, los aficionados y hasta para los turistas, solo es llegar con tambor –o sin él- a las distintas actividades para que los más de 15 invitados les muestren con música, cómo es que nace la cumbia colombiana.

EL HERALDO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s