Nuevas!

Rodrigo-Donaldo: Destruir la mente

Por José Atuesta Mindiola

DESTRUIR LA MENTE

Donaldo Mendoza - Rodrigo Valencia

DESTRUIR LA MENTE Donaldo Mendoza - Rodrigo Valencia Sencillamente impresionante el diálogo entre dos sabios, lo que brota de sus labios es la serenidad pensante. Mendoza el interrogante y le responde  Valencia con exquisita sapiencia. Un diálogo inteligente, para "destruir la mente", una utopía de la esencia. (José Atuesta Mindiola)

D: -Lezama vivió en encierro voluntario hasta su muerte; no simpatizaba con el régimen de Castro, pero no era partícipe de escaramuzas políticas; el régimen lo respetó.

R: -Admiro esas actitudes. Toda libertad es rebelde; distingue a sus elegidos desde lejos, y el mundo se salva con esos pocos.

Con actividades culturales novedosas e interesantes llegó el nuevo jefe de la oficina de Cultura del municipio, José Atuesta Mindiola.

D: -De acuerdo. “Mejor habla, señor, quien mejor calla”, leí hoy en La vida es sueño. Por eso me ha parecido dudoso el ruido que hace Vargas Llosa por el mundo “en favor” de la libertad, que no ha excluido los golpes y ni el lenguaje ofensivo.

R: -Un artista intelectual metido a político… La duda me pica. Ganas de hacerse notar… O el prejuicio me bloquea los anteojos.

D: -O es la política la que se mete con el intelectual. Ellos dirán que no es correcta la neutralidad. Se sienten llamados por los pueblos…

R: -Es la duda de la “intelectualidad” ante la no toma de partido; en el fondo, el querer sentirse útiles al mundo real, no al de las especulaciones y el arte, que son una pura nada.

D: -Pero resulta peor el remedio que la patología. Cuando el intelectual, el artista… se meten de pensadores políticos confunden, en su ideario, la realidad.

R: -Totalmente presumible; aunque cuando se cambia de estatus, se cambian también las realidades, y el fulano debe ser lo más objetivo e inteligente con su mundo, para no confundir las barajas. Un artista metido a político es un hombre que deja de soñar; se cambia de ropa, entra al escenario público con mejor visa, comienza a sentirse un “elegido” para cambiar el mundo, y al final se verá estrellado contra el hierro de la realidad.

D: -Los artistas son obsesivos; por ejemplo, Plinio Apuleyo caza permanentes peleas defendiendo a ultranza la iniciativa privada; pero resulta que no todas esas iniciativas son buenas; por ej., desde que el Estado le dejó a las empresas privadas el manejo de la salud, ésta se vino al piso y en consecuencia desmejoró la calidad de vida de los usuarios. No hay matices para el artista, como la libertad de Llosa, que sólo existe en su febril imaginación.

R: -“En su febril imaginación”. Muy bien dicho.

Más confiable a veces que la razón. La imaginación, como su nombre indica, permite todas las magias posibles del mundo. La “imago”, principio de todo ritual mágico; sin imaginación, la fantasía no mostraría toda su espectacular fuerza productiva.

D: -Por supuesto que es más confiable, la razón se va llenando de pecas, de todo lo que nos afecta.

R: -Quizá haya manera de evadir toda razón-imaginación. El lastre de pensar, el gran ídolo del intelecto, torre de Babel de donde nace toda confusión. Hay que aprender a destruir la mente; una gran libertad, despojada de todo, nos espera.

D: -La torre de Babel, uno de los símbolos más inquietantes de la Biblia; para releer y volverlo a pensar. Edipo, por ej., me trajo nuevos mensajes.

R: -Babel, Edipo, Zeus, Edén, infierno, Cristo… puras realidades tratando de pisar un lugar primordial en nuestra psiquis. Mejor dicho, puros pensamientos diversos, dispares, en pugna unos con otros. Hay que destruir la mente para hallar la paz duradera, la serenidad, “ataraxia” de los griegos antiguos.

D: -“Hay que destruir la mente…” Como para un libro de ciencia ficción.

R: -Hay que escribir un libro: Manual para destruir la Mente.

D: -Es un propósito audaz. Adelante.

R: -Vamos a ver, si la mente no me destruye a mí primero.

D: -Es lo que puede suceder.

R: -Es lo que siempre sucede. La mente es el mundo en procura de continuar con su estado de cosas. Aborrecer eso, liberarse de eso, nulificar la pompa y circunstancia de las cosas, el amañe con las circunstancias aceptadas por la tradición y la costumbre, despedazar la cruda “realidad”, todo eso es, para mí, “destruir la mente”.

D: -La “realidad” es como la “sociedad”, son en cada sujeto; es lo más cambiante.

R: -Exacto; cada sujeto tiene el mundo que se merece; pero aún así, nos quejamos. Nosotros hemos hecho el mundo, hemos hecho todas las audacias posibles para maniatar la libertad, la felicidad, la paz.

D: -Te respondo con una Dosis mínima: “Buenas noticias: la tierra se recupera en un millón de años. Somos nosotros los que desapareceremos”. (Nicanor Parra)

Donaldo – Rodrigo

Acerca de portalvallenato (15343 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: