CONVERSATORIO CON ISABEL SOFÍA PICÓN: “LA NIÑA PRODIGIO DEL ACORDEÓN”

EN VIVO

Solo basta con ver su figura menuda, su sonrisa inocente y su forma de digitar con destreza y una seguridad pasmosa, los pitos y bajos de su Acordeón, para comprender y tener certeza, que estamos ante la “Niña Prodigio” de este instrumento que Cyrill Demián, un Austríaco inventó en 1829, para alegría y bendición de millares de seres.

Desde los cuatro (4) añitos, cuando apenas sabía balbucear una que otra palabra, al ver y escuchar a alguien ejecutar un Acordeón, de los que usan los grandes intérpretes del folclor más conocido y popular, hoy por hoy, le hizo saber a su Padre, que le gustaban esos sonidos y que le comprara uno de ellos. Este tomó dicha petición como uno de tantos caprichos pasajeros, que suele tener todo pequeño, pero ante la insistencia de esta “iluminada precoz”, optó por adquirir en uno de tantos puntos callejeros, un juguete con figura de Acordeón. Pero ISABEL SOFÍA, como alguien que está predestinado, no cesó en pedir a su Padre, que le comprara ese instrumento musical, porque ella, no solo lo iría a ejecutar en el futuro, sino que ya desde esa edad, la Niña soñaba con tocar, componer e interpretar sus composiciones y constituirse en una exponente sin igual, de los aires Vallenatos y los Sabaneros, que ya estaban instalados en su corazón a muy temprana edad, porque es la música que más resuena por todos los rincones de su tierra natal: Ocaña (La subsede de Valledupar).

Dicho y hecho. Ante la insistencia de su princesita, Luis Fernando su Padre, no tuvo otra opción sino ahorrar unos pesos, para complacer a la “Niña de sus Ojos”. Y una vez adquirido, el aparato en mención, comenzó la travesía para buscarle un Profesor. No fue tarea difícil la búsqueda de alguien que le pudiese encaminar o dar las bases, para que esta alumna a precoz, a sus 5 años ya cargase con un Acordeón Honner, pero la decisión de aprender no la amilanaba, y la pequeña gigante se lo terciaba cada vez que asistía donde su Profesor Jorge E. Vergel.

VER MAShttps://wp.me/pXl9B-rVj

Un comentario

  • Donaldo Mendoza

    Esta niña merece los elogios. Alguien podrá decir que no es la mejor en acordeón y canto; pero ninguna tiene el ángel y la gracia inspiradora de Isabel Sofía. Acordeón, canto e Isabel son UNO, como el llanero y su caballo. El más auténtico vallenato renace cada vez que esta niña abraza su acordeón. Larga vida para Isabel Sofía. Desde su nombre brota la estética y la música.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .