La viejoteca de alejo (3°) Recuerdos tropicales añejos

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

1) EL BAILADOR
Julio Erazo y Los Corraleros de Majagual

Julio Salvador Erazo Cuevas nació en Barranquilla el 5 de marzo de 1929, aunque siempre se ha considerado como un hijo de Guamal (Magdalena), población donde fue llevado cuando apenas contaba un año de edad. Es el mayor de los hijos de la unión de José Ignacio Erazo París (Nariñense) y de Carmen Cuevas Vallarys (Magdalenense), quienes fueron sus primeros maestros en la música. De esa mezcla cultural, andina y costeña, surgió un compositor versátil, puesto que de su gran inspiración han brotado aires musicales en ritmo de merengues, puyas, sones, cumbias, paseos, boleros, bambucos, pasillos, etcétera.

“Recuerdo la voz maravillosa de mi madre, quien además de cantar tangos clásicos interpretaba como nadie el piano”.
Fueron estas primeras canciones en la voz de su madre las que lo llevaron a escribir ‘Lejos de ti’, uno de los tangos más reconocidos en Latinoamérica, el cual fue grabado por el grupo argentino ‘Los caballeros del tango’, bajo la voz líder de Raúl Garcés.

Julio Erazo fue proyeccionista de películas en un teatro de la ciudad de Bucaramanga; luego laboró como enfermero en Tamalameque (Cesar); se desempeñó como maestro de escuela en el corregimiento de Buenavista, jurisdicción del municipio de San Sebastián (Magdalena), durante tres años.

Elides Martínez, su esposa, ha sido la musa que ha inspirado varias de las canciones de Julio Erazo. De esa misma pluma alegre han surgido infinidad de canciones, tales como Hace un mes, El bailador, La pata pelá, Compae Chemo, Adonai, y Yo conozco a Claudia, entre otras.

Sus composiciones suman más de cuatrocientas, las cuales le sirvieron para enamorar muchachas rendirle homenaje a su hermosura, como Rosalbita; otros, para exaltar la cultura costeña, como La puya guamalera; hacer alusión a temas cotidianos, como El caballo pechichón, o para tratar temas personales, como Compae Chemo, o cargados de picardía como El Bailador.

Julio Erazo conformó su propio grupo, inicialmente con Juan Madrid, guitarrista, y Luis Mosquera, guacharaquero. Luego de enseñarles los coros; con ellos recorrió Colombia con su garganta prodigiosa. Pocos años después, Antonio Fuentes lo invitó a grabar con su disquera y a integrar Los Corraleros de Majagual.

2) LA NEGRA CELINA (Cumbia)
Aníbal Velásquez y su Conjunto

Aníbal Velásquez Hurtado, nació el 3 de junio de 1936 en Barranquilla. Siendo aún muy joven, creó Los Vallenatos del Magdalena con Carlos y Robertico Román. En 1995 falleció Robertico y Aníbal decidió crear su propio grupo con sus hermanos Juan y José. Allí empezó a sobresalir por su gran destreza en el manejo del acordeón, por lo que se le conoció como ´ El Bárbaro´.

Además de sus habilidades con los instrumentos musicales, Aníbal es excelente vocalista, compositor y poeta, facetas que lo convierten en un artista polifacético.

Se trasladó a Venezuela donde residió por 18 años, lapso durante el cual desarrolló la intensa actividad musical, actuando en grilles y casetas con mucho éxito.

´La guaracha´ fue un ritmo que Aníbal impuso con su estilo particular, alegre y guapachoso, así como ha posicionado temas bailables en los carnavales de Barranquilla, donde continúa siendo protagonista; igualmente en las fiestas de noviembre en Cartagena y en épocas festivaleras, por todo el territorio colombiano y del exterior. Este extraordinario músico, continúa alegrando multitudes por donde pasa con éxitos como La Negra Celina, Guaracha en España, Sal y Agua, La Brujita, El Ají Picante, Un Poquito de Cariño, Alicia la Flaca, entre otros, los cuales forman parte de su extenso repertorio.

3) CARMEN DE BOLÍVAR (Porro)
Lucho Bermúdez y su Orquesta
Canta: Matilde Díaz

Luis Eduardo Bermúdez Acosta (Carmen de Bolívar, 25 de enero de 1912 – Bogotá, 23 de abril de 1994) más conocido como Lucho Bermúdez. Músico, compositor, arreglista, director e intérprete colombiano, es considerado uno de los más importantes intérpretes y compositores de la música popular colombiana del siglo XX.

La importancia de su obra musical radica en haber adaptado ritmos tradicionales colombianos como la cumbia y el porro, en ritmos modernos los cuales se convirtieron en símbolos de identidad nacional desde 1930. Lucho Bermúdez fue uno de los primeros innovadores que experimentaron con la adaptación de estos ritmos locales del Caribe colombiano, y que los adaptaron al lenguaje musical contemporáneo de la época. Su obra tuvo gran impacto en otros países de América Latina.

Su obra musical siempre estuvo profundamente influida por los porros y fandangos de la Sabana de Bolívar y los pueblos costeros de zona norte de Colombia.

Apenas con cuatro años aprendió a tocar el flautín, luego el trombón, la tuba, la trompeta, el saxofón y el clarinete. Se convirtió posteriormente en el director musical de la Orquesta A Número, y en 1939 forma su propia orquesta a la cual denomina ‘Orquesta del Caribe’. Lucho Bermúdez se dedicó a conocer los ritmos de la música Caribe colombiana, para adaptarlos a su Orquesta.

En 1946 realiza su primera salida internacional a Buenos Aires, con un contrato de seis meses y allí conformó una Orquesta de 22 músicos, con la cual grabó alrededor de 60 temas en la casa disquera RCA Víctor. Tras su regreso fue contratado para tocar en el Hotel Granada de Bogotá, desde donde inicia una intensa agenda de presentaciones, giras y grabaciones que durarían toda su vida.

En 1948 se radica en Medellín donde trabaja de planta en el Hotel Nutibara, el Club Campestre y también como Director Artístico Musical de la emisora “La Voz de Antioquia”. En el año 1952 fue invitado a participar en el Festival de Música Latinoamericana de La Habana. Entre los años 1952 y 1954 vivió en Cuba y México con su Orquesta promocionando su música a nivel internacional. Allí graba alrededor de unos 80 discos.

Es contratado en Estados Unidos realizando presentaciones en las principales ciudades: New York, Los Ángeles, Miami, San Francisco, Las Vegas, Washington y Texas. También es invitado a Venezuela, Costa Rica y Ecuador.

4) LA AVENTURERA
Pablo Flórez Camargo

Pablo José Flórez Camargo (Ciénaga de Oro, Córdoba, 27 de junio de 1926 – Montería, 14 de diciembre de 2011), fue un músico, compositor e intérprete de los aires musicales del caribe colombiano, con instrumentos de cuerdas.

Sus creaciones sobrepasan más de 1.000 canciones y se encuentran plasmadas en grabaciones propias y de varios intérpretes de reconocida trayectoria. Incursionó con éxito en diversos ritmos, como el Porro, Fandango, Tango, Vals, Pasillo, Ranchera y Bolero.

Su tema más conocido es La Aventurera, que ha circulado por todo el continente. Sobresalen, también, Los Sabores del Porro, Juan Almanza, Luna Primaveral, Tres Clarinetes, Lloró Pelayo, entre otras muchas.

Pablito Flórez, llamado ‘El Poeta del Sinú’, como autodidacta en materia musical, componía sus canciones en la soledad, con grabadora y guitarra en mano.

El humor fue uno de los recursos más activos que dispuso Pablito Flórez para interpretar el sentido de su región, la más marginal de todas en el Caribe colombiano. El humor lo apartaba de las insidias y el desagradecimiento, tornándolo abierto y compasivo, pero no le disuelve al sentido elegíaco de muchos de sus cantos. Su música era un asunto sagrado, que no sólo justificaba su vida particular sino también la vida comunitaria.

Sentado siempre en el centro del círculo de amigos, Pablito Flórez, era feliz, y con su voz clara y clarividente daba a la reunión un inesperado tono de celebración.

Tenía el talento para explorar en los circuitos de la música masiva y extender su obra más allá de su comarca, en la cual se hallaba encerrado.

Pablo Flórez, con sus canciones expresó tantas cosas, igual o más que Rafael Escalona, pues a diferencia del afamado compositor vallenato, Pablo fue un músico de cuerpo entero, pues además de componer, cantaba, tocaba la guitarra y la percusión, a los cuales él les supo infundir el aliento de sus raíces sinuanas.

5) ME VOY PA’ LA HABANA
Interpreta: Sonora Matancera
Canta: Nelson Pinedo

La Sonora Matancera es una Agrupación de música cubana fundada en la década de 1920 en la ciudad de Matanzas. Los años comprendidos entre 1947 y 1959 son considerados su época de oro.

En 1948 se integra a la misma, uno de sus vocalistas más recordados y primer cantante de talla internacional: Daniel Santos. Por dicha Agrupación desfilaron grandes cantantes, tales como Bienvenido Granda, Celia Cruz, Miguelito Valdés, Bobby Capó, Leo Marini, Carmen Delia Dipini, Olga Chorens, Alberto Beltrán, Carlos Argentino y el barranquillero Nelson Pinedo, apodado El Almirante del Ritmo. Allí comenzó con sus porros, cumbias cubanizados, imponiendo clásicos del folclor colombiano como: ‘Momposina’ de José Barros y ‘El Ermitaño’ de Rafael Escalona.

El 18 de mayo de 1954 entró a los estudios de la radio CMQ y grabó sus primeros éxitos con la gran Sonora Matancera, iniciando así una fructífera asociación que duró cinco años y medio, con viajes, espectáculos, televisión, cabarets, 49 números grabados y una película cubana bajo la dirección de René Cardona: “Una gallega en la Habana”.

Una composición que volvió muy popular, por toda América Latina a Nelson Pinedo, fue la canción del colombiano José María Peñaloza titulada ‘Me voy pa’ Cataca’ (nombre familiar de Aracataca), la cual grabó con la Sonora Matancera, bajo el nombre de ‘Me voy pa’ La Habana’, en 1953. Todo un acierto constituyó esta adaptación de la canción a la ciudad que lo recibía.

Nelson Pinedo falleció el 27 de octubre de 2016 en Valencia, Carabobo, Venezuela a causa de un paro cardíaco.

6) ALICIA ADORADA (Son)
Interpreta: Alejandro Durán y su Conjunto

Gilberto Alejandro Durán Díaz (El Paso, Cesar, 9 de febrero de 1919-Montería, 15 de noviembre de 1989), más conocido como Alejandro Durán y apodado el ‘Negro Alejo’. En 1968 obtuvo la corona como el primer Rey Vallenato.

En 1943, toma un Acordeón de un tío y empieza a ejecutarlo de acuerdo con su tono de voz grave, ronca y parecida a la de su madre cuando cantaba tamboras. Aprendió a tocar la Caja, Violina y Guacharaca y organizó un Conjunto, al lado de sus hermanos Náfer y Luis Felipe, con el cual comenzaron a amenizar fiestas y parrandas en la región.

Alejo extrajo a su Acordeón las notas más sonoras y fuertes, acompañándolas con el titubeo de su cabeza, que adornaba siempre con un sombrero sabanero.

Durante el primer Festival de la Leyenda Vallenata, llevado a cabo en 1968, compitió al lado de afamados intérpretes tales como Luis Enrique Martínez, Ovidio Granados y Emiliano Zuleta Baquero, obteniendo el respaldo de un pueblo que lo aplaudió con fervor, al ver en él, a un auténtico exponente de los aires musicales de la región.

Alejo concursó con la Puya ‘Mi pedazo de Acordeón’, el Son ‘Alicia Adorada’, el Merengue ‘Elvirita’, y con el Paseo ‘La cachucha bacana’. El segundo lugar correspondió a Ovidio Granados y el tercero a Luis Enrique Martínez. El Jurado estuvo integrado por: Rafael Escalona Martínez, Tobías Enrique Pumarejo, Gustavo Gutiérrez Cabello, Carlos H. Escobar y Jaime Gutiérrez De Piñeres.

7) EL CULEBRO (Porro tapao)
Autor: Pedro ‘Peyo’ Torres
Interpreta: Banda ‘Ritmos de Sucre’

El Maestro Pedro Torres Arroyo, conocido popularmente en el ámbito musical como ‘Peyo’ Torres, nació en el poblado Barranca Nueva, Corregimiento de Calamar (Bolívar), y de allí salió en 1949 para formar parte de la Orquesta de Manuel Lamadrid, pero más tarde, atendiendo una invitación que le formuló el Maestro y Compositor Néstor Montes, se radicó en Sincelejo, en donde entró a formar parte de la Orquesta ‘Sinfonía del Caribe’. En busca de mejor suerte se marchó a Barrancabermeja e hizo parte de ‘Los Diablos del Ritmo’, Orquesta fundada por trabajadores de las petroleras, pero que cinco años más tarde se desintegró y volvió a Sincelejo.

En la capital de Sucre armó su propia Orquesta, retomando el nombre de ‘Los Diablos del Ritmo’, con la cual Peyo Torres volvió a sacarle maravillosos sonidos a su trompeta. En 1959 grabó el tema ‘Ay, hombe’, en ritmo de Merecumbé; luego le siguieron un centenar de composiciones en aires de Porro, Fandango, Cumbia, Mapalé, Merecumbé, etc, grabados por él y por otras Orquestas, Bandas y Conjuntos, por la calidad y la sabrosura que ‘Peyo’ Torres sabía imprimir a cada una de sus composiciones.

Este célebre músico compuso un tema que le hizo famoso, titulado ‘El Culebro’ en aire de Porro, el cual dedicó a Felia Ochoa, Reina de su tierra natal. El Club de Leones Sincelejo Sabanas le rindió un merecido homenaje con ocasión del Encuentro Nacional de Bandas, que se lleva a cabo cada año en esta ciudad.

BLOG DEL AUTOR: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .