JORGE OÑATE, LA LEYENDA

Décimas.


Por José Atuesta Mindiola

I

Jorge Oñate se presenta
con sus cantares bonitos,
en la historia ya está escrito
eran los años setenta.
Todos tuvimos en cuenta
a este muchacho cantor
luminoso en el folclor,
al lado de Miguel López
supera todos los topes
con sus canciones de amor.

II
En su carrera exitosa
dos músicos veteranos:
Zuleta Díaz Emiliano
y el gran Colacho Mendoza.
Siguen notas prodigiosas
de jóvenes querubines:
Juancho Roys, Chiche Martínez,
Julián, Cristian y Rangel,
Álvaro regresa con él,
evocando los jardines.

III
Jorge con sus cantares
llena al pueblo de ilusiones
y rescata las canciones
de los más grandes juglares.
Inmenso como los mares
con su tenor de diamante,
y de manera elegante
interpreta a los rapsodas;
Oñate puso de moda
el valor de los cantantes.

IV
Festival cincuenta y cinco
año dos mil veinte y dos,
a Jorge lo tiene Dios
en un celestial recinto.
Y con mis versos yo pinto
los colores del paisaje,
pentagramas de lenguaje
del Jilguero Ruiseñor,
el pregonero cantor
que se le rinde homenaje.

V
El lema del Festival:
Jorge Oñate, la leyenda.
Un tributo que refrenda
su grandeza musical.
Un cantor universal
de voz fresca en armonía
con sonora simetría
y trasparente dicción,
al compás del acordeón
es vendimia de alegría.

VI
Paraíso de su estancia
La Paz su pueblo soñado,
su terruño recordado
calles largas de su infancia
de acordeones y fragancia
de almojábanas horneadas.
Con los silbos de alborada
el amor busca su meta,
conquista a Nancy Zuleta
su bella esposa adorada.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.