CRÓNICA. JOSE GREGORIO MAESTRE DAZA “JOSEITO”.

MI CRÓNICA SABATINA

Hoy homenaje a un Caracolisero: Visionario, Habilidoso, Trabajador, Persistente, Serio, Familiar, Consejero, Mujeriego, Parrandero, Exigente, Aventurero, Turista, ah… su amigo del alma Juancho Becerra nos dice: José Gregorio amaba tanto la vida que se cuidaba mucho, aplicaba la medicina preventiva, combinaba, trabajo, salud y festividades, y su clave para el éxito radicaba en su gran sentido de la responsabilidad, recalca con inmenso convencimiento:

JOSE GREGORIO MAESTRE DAZA “JOSEITO”.

El sexto mes del año, el mes del Sagrado Corazón de Jesús, exactamente un 18 de junio de 1946, nació este intrépido y osado protagonista de esta crónica sabatina, en el corregimiento de Caracolí, Sabanas de Manuela, Municipio de San Juan del Cesar, La Guajira. Sus padres llevan por nombres: Francisco Catalino Daza Mendoza (el popular Franco Daza), y Juana Mauricia Maestre Fuentes; contó con los siguientes hermanos de padre: Milton, René, Necta, Marina, Elizabeth, Marlene, Adíela, Jorge, Norberto, Leonardo y Eduardo; de Madre: Lisandro y Aidé, son sus hermanos de padre y madre, su querida progenitora por cariño a sus hijos les llamaba con diminutivos, a su hija Janeth le decía Janecita, y a su hijo José Gregorio le llamaba JOSEITO, y con ese apodo se quedó hasta el final de sus días, todos sus amigos y familiares le decían “JOSEITO”. Los hijos naturales o fuera del matrimonio en aquella época llevaban el apellido de la mamá, a JOSEITO le pasó igual que a su padre quien debió ser apellido Mendoza, pero también lleva primero el de su madre, si hubiera sido en la actualidad llevarían el Mendoza delante.

Mi invitado de hoy, los primeros años de infancia los pasó en Caracolí, Sabanas de Manuela, de allí se trasladó junto a su madre y hermanos al Municipio fronterizo de Maicao La Guajira, donde vivió varios años con dificultades económicas debido a que su mamá por orgullo no aceptaba la ayuda que su padre le ofrecía, a Joseito le molestaba esta situación y a raíz de esto a temprana edad le tocó trabajar, su primer trabajo fue vender agua en lata, le tocaba transportarla muchas veces en la cabeza, a raíz de eso le quedo una marca o cicatriz que se la tocaba frecuentemente y recordaba aquellos tiempos de carestía, que le tocó vivir junto a su hermano Lisandro, su madre era muy estricta, estilo militar, vendía dulces preparados por ella misma, pero no permitía que los probaran siquiera, a raíz de este régimen a los 11 años, Joseito decide irse para Venezuela, llega a Maracaibo estado Zulia, inicia a trabajar en un parqueadero, cuidando y lavando carros, la mayoría de las veces le tocaba dormir en ellos, un amigo de su madre lo reconoció y lo retornó a Maicao al seno de su familia.

A los 17 años Lisandro su hermano decide venirse para San Juan del Cesar La Guajira a vivir con su padre y al año siguiente lo hizo Joseito; su papá tenía fincas y también un hotel y allí trabajaron junto a sus otros hermanos, la esposa de su progenitor los trató muy bien, aprendieron a ordeñar, y a sembrar productos de pan coger, lo mismo sorgo y algodón, su padre les repartía de acuerdo a la edad la cantidad de hectáreas para la siembra y Joseito era tan de buena suerte que en una ocasión le asignaron 30 hectáreas y a sus hermanos mayores 80, 70, 50 y en el sector que le asignaron llovía más que en el de sus hermanos, razón por la cual obtuvo mejor cosecha, en 30 hectáreas cogió más toneladas que en las 80 que le tocó a su hermano mayor, su padre exclamaba: “ese hombre si es de buena”, llueve en la finca y solo cae duro en el área de Joseito. Muchas veces a los trabajadores de la finca de su padre, como no tenía medios para pagarles los jornales, los días domingos en sus jornadas de descanso los invitaba a que le ayudaran, les preparaba un sancocho de hueso, les brindaba unos tragos de ron caña o churro y le hacían con muy buenas ganas y entusiasmo todas las labores de limpieza, fumigaciones, etc. que requerían sus 30 hectáreas, sin pagarles dinero, de esta forma mantenía su cultivo fecundo y productivo. Le aprendió tanto a su padre que le porfiaba con argumentos las formas de hacer los trabajos y hasta le ganaba, por ejemplo, como se debía sembrar la caña, pues descubrió un método para que cuando creciera no se juntaran las puntas y de esta manera pudiera crecer y producir más.

Joseito solo estudió hasta segundo de bachillerato, la materia que más le gustaba era matemáticas, sacaba una regla de tres, cualquier suma o multiplicación mentalmente primero que cualquiera haciéndolo en una calculadora.

Se casó con la elegante dama descendiente de Sandiego Cesar, Gloria Mejía, con quien tuvo una hija que falleció a los pocos días de nacida por problemas intestinales, se separaron y nuestro invitado se dedica a trabajar con verraquera y pujanza, lo acompañaba un ángel en los negocios que emprendía, casi siempre le iba bien y por supuesto que también influía su capacidad de trabajo, de entrega y el inmenso amor que le impartía a todo lo que hacía.

Decía con orgullo que aprovechó al máximo las enseñanzas que le dio su padre con él, aprendió a trabajar y adquirió la estructura laboral que necesitaba, la información para la óptima explotación del campo, cuando se sintió preparado y con suficientes bases para iniciar su recorrido independiente alzó el vuelo. Expuso su vida muchas veces, enfrentó actividades y negocios difíciles, trasnochó mucho, hasta tomar agua en jagüeyes en ocasiones le tocaba, se enfrentó a delincuentes, y hasta con la policía y el ejército, defendiendo lo suyo, las fechas especiales de diciembre, 24 y 31 las trabajaba para aprovechar que había menos retenes y controles, pues traficaba en ese tiempo con camiones llenos de contrabando, en verdad fueron muchas las vicisitudes que enfrentó, primero fue comerciante, viajaba a Maicao y traía cigarrillos que vendía en San Juan del Cesar y sus alrededores, con los ahorros que le quedaron de los trabajos en la finca de su padre compró un camión, con él transportaba plátanos en la zona bananera, consiguió un contrato en esta empresa, también viajaba a la frontera, a Venezuela y hasta Aruba con café y cigarrillos, fue taxista en Becerril Cesar y en San Juan del Cesar La Guajira, no le paraba una mosca y cualquier negocio rentable que existiera ahí estaba Él, no fue amigo de andar con escoltas, en su juventud anduvo armado, pero después desistió de las armas para evitar problemas. Aprovechó la bonanza marimbera y adquirió un tracto camión (mula), de ahí en adelante fue creciendo vertiginosamente, no lo atajaba nadie, pues era muy organizado y nunca despilfarró, ósea aprovechó con creces las oportunidades que Dios le regaló, la primera finca que compró y organizó fue “Quisqueya”, en el Municipio de San Juan del Cesar La Guajira.

Se convirtió luego de trabajar duro y parejo en un exitoso empresario hotelero y del campo colombiano. Una de sus cualidades más importantes fue la seriedad en sus negocios. En Valledupar inició con el motel: “Hollywood” y fue un palo cuando lo inauguraron, la idea la trajo de una visita que hizo a los Estados Unidos, y muchos al principio se oponían, pues pensaban que allí iban a haber prostitutas, el negocio fue creciendo con éxito, tanto así que después abrió muchos moteles más, tanto en Valledupar como en muchas otras ciudades de la Colombia; a partir de este momento legaliza todas sus actividades, pagando sagradamente todos los impuestos que le correspondían, incursionó en la ganadería, en una de sus haciendas tenía búfalos, en la agricultura explotaba la palma africana, sembró arroz, un negocio muchas veces le ayudaba para montar otro y con el apoyo de créditos bancarios progresó, creció tanto que al momento de su inesperada muerte ya contaba con inversiones en varios países, se encontraba en los Emiratos Árabes, al suroeste de Asia en Dubai exactamente, considerado el país más rico del mundo.

Conoció alrededor de 130 países, recorría a menudo los Estados Unidos, Europa, África y Asia, le gustaba viajar siempre bien acompañado por una linda dama.

Al gran Joseito Maestre le nacieron nueve hijos, seis varones y tres mujeres, como dijera su gran amigo Poncho Zuleta con la misma, pero con nueve mujeres diferentes, ellos son:

  1. Jacqueline Maestre Madrid (comerciante) natural de Uribía, La Guajira.
  2. Janeth María Maestre González (auxiliar administrativo Alcaldía de San Juan del Cesar, La Guajira) natural de San Juan Del Cesar, La Guajira.
  3. Jose Alfredo Maestre Celedón (Abogado) natural de San Juan Del Cesar, La Guajira.
  4. Jose Gregorio Maestre Iriarte (Administrador de Empresas) natural de Villanueva La Guajira.
  5. John Jairo Maestre Arévalo (Administrador de Empresas) natural de Barranquilla, Atlántico.
  6. Ángela Sofía Maestre Fernández (Administradora de Empresas) natural de Barranquilla, Atlántico.
  7. Jose Sebastián Maestre Ovalle (Administrador de Empresas) natural de Bogotá, Cundinamarca.
  8. Francisco Jose Maestre Oñate (Comerciante) natural de Valledupar, Cesar.
  9. Alberto Jose Maestre Hinojosa (Médico Dermatólogo) natural de San Juan Del Cesar, La Guajira.

Amante de las mujeres bonitas, mantuvo relaciones con cuatro reinas de belleza de la región Caribe, y una señora Huila.

ANÉCDOTAS:

Al abuelo de nuestro invitado de hoy le decían Papaché y tenía fama de curandero y rezandero, sabía el secreto del dolor de muelas y de los gusanos en los animales, a los niños los rezaba para el mal de ojo, y les imponía una cornelina en el brazo para evitarlo, sacaba a las culebras de las fincas con limones en cruz, pues bien todas estas enseñanzas se las quería dejar a Joseito hasta que un día le dijo con sinceridad, vea abuelo Yo no sirvo para eso, a raíz que Joseito no aceptó, toda esta sabiduría y conocimiento se la transmitió al recientemente fallecido Chelalo Daza que también era su nieto.

Con Diomedes: se inspiró el Cacique en uno de sus tantos amoríos, a propósito de los moteles y compuso una canción donde menciona a Joseito, uno de sus versos dice: Yo le he preguntado a Joseito si no me la ha visto por allá, y Jose me dice que es difícil porque siempre pasan agacha. (cuando entran al motel).

Para su hijo Jose Alfredo su Papá era su héroe de carne y hueso, era un ejemplo de superación y grandeza, quien lo imposible lo hacía realidad, lo describe como una persona aventurera, buen hijo, buen hermano, buen amigo y sobre todo buen padre, era un trabajador apasionado, termina diciendo.

Juancho Becerra, uno de sus entrañables amigos, me comenta: Jose Gregorio como cariñosamente le decía era un hombre extremadamente familiar, buen consejero, con muchas experiencias vividas a lo largo de su existencia, un señor en todo el sentido de la palabra, decente, se adaptaba a todas las circunstancias, buen parrandero, y nunca descuidaba su vida laboral allí era un comprometido al 100%, excelente padre, estricto en la formación de sus hijos en cuanto a estudios y trabajo, vivía muy pendiente, exigente con Ellos, nunca tuve una desavenencia con ÉL, su sonrisa era plena siempre que nos encontrábamos, enamorador y halagador como ninguno, persistente, no dejaba nada a medias, le gustaban las cosas buenas, humilde y sencillo, un hombre para no olvidar nunca, fue mi hermano y amigo, oportuno, servidor en cualquier momento que lo necesitara, se me fue un ser humano irremplazable, conciliador y responsable. Recuerda una vez que viajaron juntos y Jose iba con una agraciada dama, se acerca y le dice: oye Juancho, esta muchacha ya tiene dos años de andar conmigo y a mí me late que ella quiere es matrimonio, ya está como adquiriendo derechos, ya es la hora de zafarla, porque a mis esos juegos no me gustan.

El Dr. Jose Carreño otro incondicional amigo de Joseito lo define: amigo sin par, y un ser de excelente condición humana, atento, amable, agradable, de mucha simpatía, muy cariñoso, afectuoso y respetuoso de su familia, amigos y semejantes, visionario, incansable trabajador, rebelde con causa desde muy joven lo que lo catapultó al éxito personal y económico, amante de la vida, la que disfrutó a plenitud, conocedor del mundo como muy pocos, parrandero y enamorador, mi amistad con Joseito es parecida a la del maestro Escalona con Jaime Molina, y José lo dijo en varias ocasiones parafraseando a Leandro Díaz, tengo tres amigos que me quieren más que mis propios hermanos: Juancho Becerra, Tavo Gómez y Jose Carreño, culmina con estas dicientes palabras: «doy gracias a Dios y a la vida por haberme regalado un gran amigo y hermano como Joseito Maestre».

Mejores Amigos: Dentro de sus buenos amigos están Poncho Zuleta, Farid Ortiz, Juancho Becerra, Jose Carreño y Tavo Gómez; uno de sus hijos, Jose Sebastián Maestre Ovalle, estuvo casado con una hija de Farid Ortiz (Dayana Carolina Ortiz) de esa unión nació Juan Sebastián Maestre Ortiz (nieto de Farucho y Joseito)

Joseito le pedía a Dios que le diera mucha salud y que no le fuera a regalar una enfermedad de cama y de sufrimiento, quería morir dignamente, el 22 de mayo del año 2021, a pesar de estar gozando de una buena salud, fallece en la ciudad de Dubai, muy lejos de su patria chica, ese día paso normal, fue al gimnasio en la mañana, salió con una amiga, se tomó unos vinos con ella, llega a su apartamento, se sienta en el sofá y alcanzó a llamar a la recepción y reportar que tenía un gran dolor en el pecho, le dieron los primeros auxilios, llegaron los paramédicos desde las 12 de la noche reanimándolo y a las 2 am lo declaran muerto, infarto fulminante al miocardio, su padre también había fallecido de infarto a los 76 años, era hipertenso, pero controlado con sus pastillas, ese día la muerte le jugó una mala pasada, se lo llevó sin avisar a los 75 años cumplidos.

Una selecta y muy completa Crónica la de esta semana, dedicada a un ser humano que con muchas ganas de superarse, atravesando una cantidad de dificultades lo logra, de vendedor de agua en latas en su infancia, se convierte en un empresario triunfador y muy exitoso, de nacer en Caracolí un corregimiento pequeño de Colombia, muere en las lejanas tierras de Dubai, Emiratos Árabes, con inversiones allá, queda demostrado que para el hombre no existen barreras y si se encuentran con perseverancia y mucha constancia se eliminan, que Dios tenga al gran Joseito Maestre en su santo reino y que brille siempre para Él la luz perpetua.

La vida no es como tú la vives, sino como la recuerdas para contarla:

Redactó, y Platicó para todos:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.