Carla Nunes: «Cuando toco el acordeón, estoy abrazando a la audiencia»

Texto José Serrano*

Profesora de música en el Grupo Escolar Vila Nova de Santo André (Santiago do Cacém), toca el acordeón desde que tenía 14 años, como maestra de algunos de los acordeonistas portugueses más relevantes, como Ilda María, Joaquim Raposo y Helena Ramos. Con más de 20 casetes y CD publicados en el mercado discográfico, actualmente participa en los proyectos «Tanto Mar» y «O Acordeón Fadista» en los que el acordeón acompaña a la guitarra portuguesa. Su tesis de maestría en Ciencias Musicales – Etnomusicología aborda el papel musical, social y económico del baile popular en Baixo Alentejo.

Carla Nunes ocupó el 12 ° lugar en la votación, promovida por la revista norteamericana Acordeón Stars Illustrated, de la editorial Times Square New York, por los 100 acordeones más populares y más queridos por el público en 2019, en todo el mundo. La elección, de un primer universo de siete millones de acordeonistas, se decidió votando por el público y por los propios acordeonistas, y el resultado de la votación se anunció el 15.

¿Cuál es el significado de esta distinción?

Es un concurso de popularidad internacional y este resultado significa que tengo colegas y audiencias, en varios países del mundo, que aprecian mi música y que simpatizan conmigo. Esto es positivo, ya que uno de los principales objetivos de un músico es «tocar» a la audiencia a través de su trabajo.

Para lograr este resultado, supongo que debe haber una pasión antigua y duradera entre usted y el acordeón…
Es una pasión de por vida, una conexión extremadamente fuerte. Más aún porque el acordeón es un instrumento que abrazo cuando toco y cuando lo abrazo también estoy abrazando a la audiencia, despertando sus emociones y contribuyendo al enriquecimiento de las relaciones humanas.

¿Cuál es la importancia del acordeón en la música contemporánea en todo el mundo?

Se estima que hay siete millones de acordeonistas en todo el mundo y más de 200 mil sitios web. Cuando hablamos de un acordeón, estamos hablando de una gran familia: la cromática, la diatónica (concertina), el bandoneón, que aparece en los tangos argentinos. En cualquier caso, es un instrumento musical con características que lo hacen muy deseable: es portátil, le permite tocar melodías y acompañamiento, tiene un volumen considerable de sonido, varios registros de timbre y un fuelle que permite la expresividad de la música.

¿Qué relación tienen los portugueses con este instrumento? ¿Sigue vinculado principalmente a fiestas populares, a la idea de la alegría informal, o ya circula en salas más clásicas?

El acordeón, un instrumento extremadamente rico y versátil, se ha enseñado en los conservatorios portugueses desde la década de 1990, y el grado en acordeón surgió un poco más tarde. Actualmente, la industria de la música, la fonográfica y el espectáculo, apuesta y difunde mucho más el acordeón mientras está conectado con la música tradicional, especialmente insertada en grupos, y no como un instrumento solista. En su aspecto más erudito, tiene una audiencia muy restringida.

¿Cómo va el proyecto musical “O Accordeão Fadista”, que combina este instrumento con el fado?

“O Fadista Accordion” goza de gran aceptación por parte del público. Los músicos que forman la base de este proyecto, y con quienes toco, son extremadamente creativos, con largas carreras y muchas pruebas comprobadas. Tengo, con ellos, una visión coincidente de lo que queremos que sea esta aventura. El público ha demostrado ser sensible a esta versión instrumental del fado y compartimos la emoción de sentir nuestra imaginación viajando dentro de algo tan nuestro.

*José Serrano. 12 de septiembre de 2019-10: 00 a.m.

Ramón Ayala: El Rey Del Acordeón – Biografía

Ramón Covarrubias Garza, mejor conocido como Ramón Ayala, es un cantante, músico y compositor mexicano, que nació el 8 de diciembre de 1945, en Monterrey, Nuevo León, México. Sus géneros musicales son: regional mexicana, grupera, norteña y corridos.

Proveniente de una familia pobre del noreste de México, es el cuarto hijo de nueve que tuvieron Ramón Covarrubias y Natalia Garza. Logra destacarse en la música a través del acordeón, un instrumento que lo acompaña desde niño.

Sus difíciles orígenes, hacen que con mucho esfuerzo cada diciembre en su Posada Navideña en Hidalgo, Texas, Ramón Ayala regale más de 15 mil juguetes a niños de escasos recursos.

Una sobresaliente trayectoria musical, que lo ha transformado en uno de los íconos de la música popular mexicana. Por lo que al hablar de música norteña, hay que mencionar a El Rey del Acordeón, uno de los máximos exponentes del género.

Biografía de Ramón Ayala: sus inicios

La familia Covarrubias Garza era muy pobre y debido a las penurias que ello supuso, Ramón solo estudió hasta el segundo grado de educación básica. Contrario a lo que muchos pensarían, Ramón y sus hermanos, realizaron con tesón y alegría diferentes oficios, mientras su padre interpretaba canciones en cantinas. Fue así como Ramón recibió la influencia que lo convertiría en músico.

A pesar de ello, en 1958, la familia emigra al estado mexicano de Tamaulipas, donde Ramón y sus hermanos trabajan de jornaleros en las plantas de algodón. Los fines de semana, Ramón y su padre cantaban en las cantinas de los pueblos cercanos.

Ramón Ayala y su acordeón

Cuando Ramón tenía apenas cinco años, su padre vendió un cerdo para comprarle su primer acordeón, al que muchas veces le pegó las teclas con goma de mascar. Al iniciarse a tan temprana edad y con una habilidad innata, Ramón logró en poco tiempo desarrollar una gran destreza en la ejecución del acordeón y convertirlo en un experto.

Los Alegres de Terán, pioneros de la música norteña, con sólo un acordeón y un bajo sexto, inspiraron las primeras canciones que interpretó Ramón. En 1960, Ramón logró comprarse un acordeón “Gabbanelli” de alta gama, que le vendió Sotero Fernández y le permitió nuevas sonoridades en sus interpretaciones.

Foto vía Facebook

Historia de Ramón Ayala y los Relámpagos del Norte

La banda “Los Relámpagos del Norte” se formó a principios de los años sesenta, con la unión de Cornelio Reyna y Ramón Ayala. Formalmente, fue un dúo, donde Cornelio Reyna era la primera voz e interpretaba el bajo sexto, mientras que Ramón Ayala era la segunda voz y el acordeonista.

Ramón había conocido a Cornelio Reyna en Reynosa, mientras este era parte del Dueto Carta Blanca junto a Juan Peña. Al Ramón mostrarles sus habilidades como acordeonista, el Dueto decide aceptarlo, pero en ese momento, Peña determina separarse de Reyna. Entonces Cornelio y Ramón resuelven cambiarle el nombre al dueto, naciendo a partir de entonces: “Los Relámpagos del Norte”.

Ramón y Cornelio vivían sencilla e humildemente, compartiendo comida y forma de vida, mientras cantaban de cantina en cantina. En 1963, los Relámpagos del Norte con mucho trabajo y esfuerzo, grabaron con Bego Records, el tema titulado “Ya No Llores”, canción que les traería el éxito tan buscado.

Los primeros cuatro años de Los Relámpagos del Norte habían dado sus frutos y ahora tuvieron nuevos éxitos: “Comal y Metate”, “Ay Ojitos”, “La Tinta de Mi Sangre”, “Devolución” y “Mi Tesoro”.

EL dueto juvenil experimenta una fama abrumadora, que inicialmente fue local y posteriormente, a nivel nacional, abarcando todo México. Fue así, como Los Relámpagos del Norte ampliaron el gusto musical de un país, al darle vistosidad a la música norteña, siendo pioneros del movimiento grupero mexicano.

En 1971, se disuelven Los Relámpagos del Norte y Ayala decide emprender su carrera en solitario con cierto éxito. En ese momento, muchos criticaron su decisión y lo veían como el fin de su carrera, argumentando que Ramón sólo ejecutaba el acordeón, pero eso no fue lo que pasó.

Ramón Ayala y los Bravos del Norte

Un empresario que había sido representante de Los Relámpagos del Norte apoyó a Ayala en esta nueva etapa de su carrera. Quien pronto encontró un nuevo compañero en Antonio Sauceda, quien ahora sería el primer vocalista e intérprete del bajo sexto, de Los Bravos del Norte, el nuevo grupo de Ayala.

El Rey del Acordeón estaba de vuelta, para presentar al público su primer éxito con Los Bravos del Norte, el tema: “Ni Por Mil Puñados de Oro”.

Los éxitos son espaciados pero constantes y es así, como en 1974, Los Bravos del Norte reciben su primer disco de oro por las ventas del tema: “Chaparra de Mi Amor”. Ese mismo año, se incorpora a Los Bravos del Norte, Eliseo Robles, como cantante, quien venía de estar con el Grupo de su hermano: “Los Satélites De Fidencio Ayala”.

En 1986, continuaron los éxitos de Los Bravos del Norte con un Disco de Oro por las altas ventas de: “Me Puso El dedo”. En 1988, ante la salida de Robles de Los Bravos del Norte, ingresa Juan Antonio Coronado, como nuevo vocalista, quien venía de estar con Los Caracoles De Durango.

Desde ese año y hasta 1992, Coronado y Ayala logran colocar en los primeros lugares de popularidad los temas: “La Rama del Mezquite”, “La Miedosa”, “Central Camionera”, entre otros tantos. En 1992, cuando Coronado deja Los Bravos del Norte, en su lugar entra Mario Marichalar, quien permanecería hasta la actualidad con el grupo.

Las interpretaciones de Marichalar con Los Bravos del Norte han resaltado en discos como “El Número 100” de 2002 y “Regresa El Rey” de 2012.

Historia de Ramón Ayala: Discografía

Ramón Ayala ha estado activo en el mundo discográfico desde sus inicios con Los Relámpagos del Norte hasta sus nuevas producciones, con Los Bravos del Norte. Contando casi sesenta años de trayectoria musical. Hasta el momento, Ayala tiene en su haber más de 180 discos, con ventas anuales de cerca de 750 mil unidades en los países hispanos donde viven sus fanáticos.

Discos con Los Relámpagos del Norte

  • Ya No Llores (1964)
  • El Disco de Oro (1966)
  • “Lo Nuevo De Los Relámpagos”, “Con La Tinta De Mi Sangre” y “Estamos En Algo” (1968)
  • Más… Con Los Relámpagos del Norte (1970)

Discos con los Bravos del Norte

  • “Mi Piquito De Oro” y “Recordando a Los Relámpagos” (1977)
  • Ay Concha (1995)
  • Calles de Piedra (1997)
  • Casas de Madera (1998)
  • La leyenda continúa… (1999)
  • Quémame los Ojos (2000)
  • En Vivo… El Hombre y su Música (2001)
  • El Número 100 (2002)
  • Ya No Llores y El Disco Que Se Ve (2005)
  • Cruzando Fronteras (2008)
  • Almas Perdidas (2009)
  • Regresa El Rey (2012)
  • “Imprescindibles” y “20 Corridos bien perrones” (2014)
  • Como el topo (2016)

Biografía de Ramón Ayala: Premios y Reconocimientos

El Rey del acordeón ganó los siguientes reconocimientos:

  • Un Premio Grammy Latino 2001 en la categoría “Mejor Álbum Norteño” por el disco “Quémame los Ojos”.
  • Un Premio Grammy Latino 2002 en la categoría “Mejor Álbum Norteño” por el disco “El Número 100”.
  • Un Premio Grammy Latino 2002 en la categoría “Mejor Canción Regional Mexicana” por el tema “Del Otro Lado del Portón”.
  • Un Premio Grammy Americano 2002 en la categoría “Mejor Álbum mexicano-americano” por el disco “En Vivo… El Hombre y su Música”.

Además, el Rey del acordeón obtuvo las siguientes nominaciones:

  • Cinco a los Premios Grammy, en la categoría “Mejor Canción Regional Mexicana” por los temas:
    • “Dime cuando Volverás”, en 1994.
    • “Lágrimas”, en 1995.
    • “Arráncame el Corazón”, en 1996.
    • “Despedimos a Cornelio Reyna”, en 1997.
    • “Casas de Madera”, en 1998.
  • Una a los Premios Grammy Latino 2000, en la categoría “Mejor Álbum Norteño” por el disco de Cornelio Reyna Jr.: “La leyenda continúa…”.

Ramón Ayala: Su legado

Actualmente, El Rey del Acordeón tiene un promedio de 79 presentaciones anuales en México, mientras que en Estados Unidos actúa aproximadamente 68 veces al año.

Ha participado en un poco más de 13 películas mexicanas, donde compartió con Los Hermanos Almada, Antonio Aguilar y Cornelio Reyna, su compañero de Los Relámpagos del Norte.

El 20 de agosto de 2016, El Rey del Acordeón celebró en Las Vegas, Estados Unidos, sus 50 años de carrera musical, donde cantó junto a su hijo Ramón Ayala Jr.