El efecto Bob Dylan

dylan1
Bob Dylan

Por: Ilka Oliva Corado.*

Ayer  fue un día raro, reí tanto. Reí porque me alegró el Nobel a Bob Dylan. Ustedes dirán, ¿y ésta mica cómo es que sabe de Dylan si ni hablar inglés puede? Pues es  que curiosamente escuché sus canciones  prácticamente todos los días en mis años de recién emigrada, en casa de una mujer anglosajona cuando trabajaba de empleada doméstica. Seguir leyendo «El efecto Bob Dylan»

La violación

ilkaolivacorado-250Relato|Ilka Oliva Corado

El recuerdo más vívido que tengo de mi tío Romid es el de una Navidad que llegó a visitarnos a la zona 8 donde vivíamos en la capital guatemalteca. El tío Romid era el hermano mayor de mi Nanoj. La vecindad entera hacía fiesta y el baile era en el apartamento de una de las vecinas. No lo recuerdo con claridad pero yo tenía en ese tiempo seis o siete años de edad y le huía al baile, todos los niños de la vecindad bailaban menos yo. Recuerdo patente a mi tío Romid, alto, delgado, de ojos zarcos, rubio, con su típico par de botas vaqueras, su pantalón de lona, su sombrero y su camisa a cuadros. Se me escapa de la memoria si en aquella visita llevó machete pegado al cincho o pistola, siempre andaba su pistola. Seguir leyendo «La violación»

Escribir desde el propio caos

CAOSIlka Oliva Corado|Relato

No sé en cuántas ocasiones me han preguntado qué escritores y poetas me han influenciado, mi respuesta siempre es la misma: ninguno. Si mencionara   por lo menos a uno estaría mintiendo porque he leído muy poco y por lo regular no termino los libros, pierdo la atención  inmediatamente y me cuesta recuperarla,  y tiene que ser un texto que realmente logre cautivarme para que yo lo termine de leer hasta el punto y final. Muy pocos textos han logrado calmar mi ansiedad, sosegar mi caos y mi delirio constante.  Nunca he leído un solo clásico, me empalagan inmediatamente. No leo lo que todo el mundo dice que es buena literatura, no leo lo que los críticos dicen que es lo que hay que leer. No leo todo aquello que esté de moda. Descarto todo texto que no logró atraparme desde la tercera línea. No continúo escribiendo un texto sino   me cautiva desde la tercera línea. Pues escribo para mí, para nadie más. Y también  me han preguntado de dónde nace mi escritura, nace de mi caos. Seguir leyendo «Escribir desde el propio caos»

Return

retornoIlka Oliva Corado|Relato

I come to return these films, le dije en mi parco inglés a la mujer que estaba atrás del mostrador. Para los últimos días de diciembre había ido a la biblioteca a prestar unas películas y unos libros pero perdí el recibo donde indicaba la fecha para devolverlos, no sabía si me había pasado  y cuántos días y mucho menos tenía noción de la multa por la demora,  porque nunca me había sucedido de entregarlos tarde. Seguir leyendo «Return»

Andrógina

ilkaolivacorado-250Relato | Ilka Oliva Corado
El otro día íbamos con una amiga de patas de chucho a la ciudad, ella conducía el automóvil y yo iba distraída con el paisaje, de pronto me sacó de mi burbuja al preguntarme, ¿Ilka, vos te pintás? ¿Que si me pinto, cómo así? Sí, que si te maquillás, que si usas pintalabios y sombras y todo eso. De vez en cuando, la verdad no me gusta tanto. ¿Pero sí tenés pinturas? Sí. Un día te voy a maquillar, ya vas a ver qué chula te vas a ver, y de paso te depilamos esas cejas. ¡Mis cejas nadie las toca! ¿Por qué? Porque son idénticas a las de mi Tatoj y me fascinan. Bueno, pues entonces te ponemos tacones, una blusa escotada y de una falda para que enseñés el piernón. ¿Tacones? Sí. Estás loca vos, me quiebro las patas. ¿Por qué me querés poner escote? Porque sos mujer. ¡Papo! Es que la verdad así parecés patojo malcriado. Mera andrógina vos. Te vendría bien un toque femenino, más color en tu rostro y pintarte el pelo para cubrir esas canas, unos rayitos rubios te quedarían bien, así le das más luz a tu rostro.

Seguir leyendo «Andrógina»