Marta Gómez: nuevos tiempos, nuevos sonidos y una misma (vieja) intención

La incorporación al sistema cultural de los Estados Unidos ha sido desde décadas atrás una aspiración recurrente en músicos colombianos asociados a diversos géneros musicales.

La sarcástica elocuencia de una canción como “Los Corraleros en Nueva York” (1968), da a entender las condiciones que caracterizaron la labor realizada cerca de cincuenta años atrás, cuando la música tropical y la salsa encontraron un terreno, aunque difícil, menos espinoso que aquel por cual intentaron transitar los andinos músicos centenaristas de 1910.

Con casi un siglo de por medio entre aquellas primeras experiencias de Pedro Morales Pino, Emilio Murillo, los ilustres bogotanos Jorge Áñez, Alcides Briceño y Carlos Molina, quienes junto al cantante y guitarrista mexicano Manuel Valdés Pino conformaron «The Shouth American Trobadours», existe en Nueva York un activo movimiento de músicos colombianos favorecidos por la autogestión y las posibilidades que ofrece la mayor metrópoli del mundo. En cabeza del pianista Pablo Mayor, se celebra anualmente en la ciudad un festival dedicado a los colombianos allí radicados, en el cual han figurado de manera recurrente músicos como Samuel Torres, Édmar Castañeda, Lucía Pulido, Sebastián Cruz, Martín Vejarano y otros como Ricardo Gallo, quien ya se encuentra de nuevo en Colombia.

También figuró Marta Gómez. Luego de realizar estudios musicales en la Universidad Javeriana desde 1993, con lo que complementó a su vez una labor emprendida en Cali desde el primer lustro de su vida, esta joven cantante viajó en 1999 a Boston con la ilusión de encontrar allí las huellas que Juan Luis Guerra dejó en los claustros del Berklee College of Music. A partir de la audición de una entrevista concedida por el ídolo dominicano, Marta supo que su búsqueda debía seguir esa misma senda, que también habían realizado años antes otros influyentes colegas de su patria, como Antonio Arnedo y Óscar Acevedo.

Como parte de un flujo recurrente, cuatro años más tarde su labor desembocó en Nueva York para tomar parte de la actividad musical aludida. El desarrollo de las rutas de exploración marcadas por la demanda del medio internacional, combinado con nostalgia y gusto musical, produjo en la carrera musical de Marta Gómez un sonido entroncado en géneros tradicionales y populares latinoamericanos, matizados en el influjo del jazz y el pop. Con cuatro discos de distribución internacional, dos anteriores ocultos en un rincón de su historia y múltiples colaboraciones, Marta Gómez hoy cuenta con un circuito estable de conciertos trazado entre Europa y los Estados Unidos.

El medio neoyorquino, no obstante, terminó por agotar su sensibilidad y la dosis de seis años allí radicada, fue suficiente para emprender un nuevo viaje con rumbo a la encantadora Barcelona, donde está radicada actualmente. Entre tanto, son tristemente escasos los conciertos que Marta ha podido brindar en su país. En medio de una gira veloz en la que compartió escenario con Nicolás Buenaventura, Hugo Candelario (Grupo Bahía) e Ignacio Ramos (Guafa trío), Marta destinó unos minutos para contar su historia a través de los micrófonos de la Radio Nacional de Colombia.

Grandes Músicos Colombianos. Domingos 10 am – 12 m. Repetición martes 10 pm – 12 am. Radio Nacional de Colombia, colombiología al aire.

JOSÉ PERILLA/RADIO NACIONAL DE COLOMBIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.