Cristina, primera jefa de Estado en ser recibida por el Papa Francisco

El Vaticano lo anunció ayer. La Presidenta adelantó su partida para llegar a la cita, que será mañana.
Cristina-Torcuato-Timerman-VaticanoEsperan a Cristina. El embajador en Italia, Torcuato Di Tella, el canciller Héctor Timerman y el embajador en el Vaticano, Juan Pablo Cafiero. ANSA.

El día previo a la ceremonia de entronización, el Papa Francisco recibirá a Cristina en el Vaticano, en la que será su primera reunión con un jefe de Estado después de haber sido ungido pontífice.

Según informó ayer la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el encuentro se realizará este lunes al mediodía (8.50 hora argentina) en la Casa de Santa Marta, donde Francisco se encuentra alojado antes de mudarse al Palacio Apostólico. Para llegar a tiempo a la cita con el Papa, la Presidenta debió adelantar su viaje. Si bien en principio se esperaba que la comitiva oficial saliera esta noche, finalmente el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro confirmó anoche que despegó de Aeroparque ayer a las 20.40 y se estima que arribará a Roma entre las 15 y las 17 hora local (11 y 13 de Argentina). Asimismo, desde Balcarce 50 confirmaron que Cristina se alojará en el exclusivo Hotel Eden, el hospedaje habitual en Roma. Mientras, el regreso al país está previsto para el martes a la noche, luego de la entronización. A Cristina ya la espera el canciller Héctor Timerman, quien arribó ayer y hoy estará presente en el primer rezo del Ángelus, que celebrará Francisco.

La decisión del Papa de recibir a la Presidenta se da en medio de los embates que recibe desde un sector del kirchnerismo, que insiste en acusarlo de haber sido cómplice de la última dictadura militar. Una imputación que El Vaticano rechazó el jueves y atribuyó a “una campaña calumniosa y difamatoria promovida por un medio de comunicación y desde la izquierda anticlerical”, en alusión a un artículo del periodista ultraoficialista Horacio Verbitsky en el diario Página 12.

Sin embargo, la tensa relación entre Cristina y Bergoglio se remonta a los primeros años del Gobierno de Néstor Kirchner. Y acaso tuvo su punto de partida en 2004, cuando en el por entonces titular del Episcopado argentino cuestionó “el exhibicionismo y los anuncios estridentes”, en clara alusión al estilo del ex presidente, quien a su vez lo tildó como “el verdadero representante de la oposición” y a partir de ahí evitó el Tedeum en la Catedral Metropolitana. La disputa fue tal que, en un claro mensaje a Bergoglio, el ex presidente llegó a decir : “Nuestro Dios es de todos, pero cuidado que el diablo también llega a todos, a los que usamos pantalones y a los que usan sotanas”.

Si bien el trato con Cristina fue más ameno que con Kirchner, las diferencias se acentuaron con el férreo rechazo de la Iglesia argentina a algunas leyes que impulsó el kirchnerismo en el Congreso, como la del matrimonio igualitario y la que autoriza la ligadura de trompas y la vasectomía; y la postura crítica que adoptó Bergoglio en las discusiones sobre la pobreza, la pelea con el campo y el estilo confrontativo del Gobierno.

Cristina ratificó sus diferencias con Bergoglio luego de que éste fuera designado Papa. Incluso, le envió una fría carta de felicitación que contrastó con la efusividad que reflejaron otros mandatarios latinoamericanos al enterarse de la noticia. Más allá de esto, en la entronización Cristina recibirá un trato privilegiado y tendrá un palco exclusivo al lado del altar -junto al presidente italiano Girgio Napolitano-, muy cerca del Papa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.