Nuevas!

Arte, otro actor en la construcción de paz

danzaPOR: ADRIANA CHICA GARCÍA

Con la firma ayer del Acuerdo de Paz, artistas, gestores culturales y autoridades buscan rescatar los espacios culturales que la guerra cerró y usar sus manifestaciones como agentes de no violencia.

Hoy, el primer día del principio del fin de un conflicto de más de 50 años, la cultura se posiciona en un papel protagónico en la construcción de paz, con la firma ayer de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc -después de 4 años de negociaciones-. Artistas, gestores y autoridades explican su rol y se preparan para rescatar los espacios que la guerra le quitó al arte.

“Hasta hora el proceso de paz se ha asumido desde un papel casi que netamente político-económico. Pero hoy, en posconflicto, es necesario que empiece a aflorar el campo cultural como mediador de los elementos que lo componen”, afirma el gestor cultural Jaider Orsini, curador de la Fundación Divulgar, la cual desarrolla estrategias de arte para la paz en municipios del Atlántico.

Precisamente, a lo largo de la historia las artes se confirieron la capacidad de contar las realidades, una edificación colectiva de la memoria de la humanidad. Pero, en un contexto social como el colombiano sus manifestaciones también toman un rol de sanación y perdón.

“Trabajar lo simbólico no basta para lograr la paz, pero sin el cierre simbólico, el silencio de los fusiles es precario. Ponerse en los zapatos del otro, lo cual no implica usar los zapatos del otro”. De esa forma Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos de La Habana, se refirió a ese rol de las artes, en el ensayo El arte en la búsqueda de la paz, publicado en la revista Arcadia en 2014.

Sus palabras hoy cobran especial relevancia. Y eso lo confirma la comunidad cultural que viene trabajando por la paz.

Formación, memoria y sanación
El fin de semana pasado los encuentros musicales se tomaron plazas de distintos municipios del Atlántico para enseñar con armonías y melodías que la música no distingue diferencias. Son esos actos simbólicos la muestra del poder de unión que tiene el arte.

“El arte nos muestra la realidad y la transforma, enseñándonos a reflexionar, es un motor natural de convivencia, un lenguaje universal que permite que comprendamos al otro a pesar de las diferencias ideológicas, un medio para unir a los pueblos. Por esta razón una sociedad que busca un estado de paz necesita garantizar el arte en la vida de todos sus ciudadanos”, declara María Teresa Fernández, secretaria de Cultura departamental.

Y es que, como herramienta de expresión, en la cultura prima la pluralidad y coexistencia de los ciudadanos. Componentes necesarios para una convivencia en posconflicto. Eso dijo De la Calle en el mismo artículo: “El cambio real ocurre cuando los colombianos tengamos en el disco duro un nuevo chip, que se expresa en sentimientos y en ideologías. Un chip para que el conflicto busque su cauce”.

Aspecto que resaltan la importancia de la formación artística en el desarrollo de los ciudadanos, como un componente transversal que fortalece al individuo y los valores básicos de una sociedad. El aporte de su educación –aseguran los expertos- es la sensibilización que genera ante el mundo.

“Pero no es lo mismo educar para el arte, que es la formación para quienes quieren dedicar su vida a la creación; que educar con el arte, que se refiere a la formación integral de todos los seres humanos”, explica Álvaro Restrepo, director de El Colegio del cuerpo, un centro artístico de danza contemporánea de Cartagena.

Su trabajo en la danza ha pisado rincones del mundo y el país, llevando un mensaje de reconciliación a través del movimiento del cuerpo. El día previo a la firma de los acuerdos, por ejemplo, un grupo de danzantes se reunieron en la Plaza de la Aduana de la capital de Bolívar para presentar un acto simbólico por la paz.

“Hemos trabajado con hasta 150 víctimas en escena, y el poder de sanación después de cada presentación es maravilloso. Las artes brindan consuelo, transforman las experiencias dolorosas, tienen un poder catártico”, expresa el coreógrafo. Así, además de la preservación de la memoria y la formación integral de las personas, el arte tiene una capacidad sanadora.

Siguen los pasos
Queda claro, entonces, que el ámbito cultural construye, salvaguarda y promueve la apropiación social de la paz. Como lo señala Juan José Jaramillo, secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo de Barranquilla, “es la dimensión donde nos permitimos, desde la creatividad, crear todos los mundos posibles son, sin lugar a dudas las herramientas con las que labraremos el terreno para que la semilla de esta paz que se firma sea permanente”.

Pese a eso, se mantienen dudas entre artistas y gestores si la dinámica actual del país está preparada para usar la cultura como esa herramienta. Este año, el presupuesto del Ministerio de Cultura es de 335.438 millones de pesos; el sector en Barranquilla recibe una inversión de 21.504 millones de pesos, equivalente a un 1,1% del total; y en el Atlántico es de 6.066 millones de pesos.

“En los últimos años los presupuestos para cultura han aumentado en todo el país, pero siguen siendo insuficientes. Hacen falta estructuras educativas para sensibilizar sobre el arte desde la infancia. Y falta apoyo de las instituciones para abrir y crear espacios para que los artistas se expresen. Pero la necesidad está y el momento es propicio para que eso ocurra; creo que el país va a empezar a pensar más en la cultura”, concluye Orsini.

Acerca de portalvallenato (15524 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: