Nuevas!

Juan Piña: ¡Gran exponente del folclor sabanero ¡

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi
*Escritor y Musicólogo
Email: alejandro.gdep@gmail.com

Once de Noviembre en Cartagena, entro al Hotel Caribe, para ver la presentación de grandes exponentes de la música costeña, tales como Juan Piña y su Orquesta La Revelación, Colacho Mendoza con Diomedes Díaz, Juancho Rois con Jorge Oñate y Los Mayorales del músico barranquillero Adolfo Echeverría. Mucha animación y alegría se observa por doquier. Tranquilamente me dirijo hacía la tarima, en procura de saludar, quizás al mejor vocalista de la música folclórica de la sabana: Juan Piña, quien en esos momentos interpretaba La Rama del Tamarindo, el éxito de la temporada de fin de año. Solo bastó que Él me identificara y alzase su mano para saludarme y tras completar su tanda, descender y darme un fuerte abrazo, tal como se estila en esta región, e invitarme a que le acompañase en el lugar asignado para su agrupación.

Ya Juancho había estado en mi casa en Cali, durante una Feria de la Caña, pues yo lo había invitado a almorzar, como solía hacerlo con artistas, que entrevistaba en mi programa de radio llamado El Sol, la Costa y su Música (RCN), donde ocupaban lugar preferencial, exponentes de la música tropical colombiana. Como siempre, cálido y amable, sello de su personalidad, Juan Piña dejaba traslucir una sonrisa grande y muy llena de sinceridad. Cuán extraño resulta hoy en día, toparse con artistas de gran calidad, que no se aparten de la sencillez y humildad, como son características del hijo predilecto de San Marcos (Sucre), su tierra natal.

Más de medio siglo de vida artística de este auténtico exponente del folclor caribe colombiano ha transcurrido ya, y allí continúa en su lucha dando siempre a conocer los ritmos originales de la tierra que le vio nacer, sin perder su alegría y entusiasmo, pues antes por el contrario, al igual que hizo su Padre, que llevaba su mismo nombre, ha difundido por muchos lugares, Porros, Cumbias, Gaitas, Merecumbés, Fandangos, Paseos, Merengues, Cumbiones, etc, con una versatilidad sorprendente, mostrándole a toda la gente, cuán maravillosa es la música tropical colombiana, la cual se ejecuta con múltiples instrumentos y en formatos diferentes, como Orquestas, Bandas, Conjuntos de Acordeón, Tríos o cuartetos con guitarras, los grupos de Flautas de Millo o de Gaitas, porque hasta con las Bandas Sinfónicas, suenan muy bien las tonadas sabaneras.

Que más se le puede pedir a un hombre como el gran Juancho Piña Valderrama, quien a muy temprana edad tuvo que asumir una gran responsabilidad, cual fue la de velar por todo su entorno familiar, ante el deceso prematuro de su padre. Y con mucha gallardía y amor, aceptó ese reto de responder por la alimentación y los gastos que demanda sostener un hogar, haciendo de este joven todo un ejemplo digno de imitar. A sus escasos 12 años ya formaba parte de la Orquesta fundada por su Padre y, este muchacho de pueblo, ya a los 16 años, con su voz comenzó a brillar, hecho éste que motivó al Director de una de las Orquestas más cotizadas en ese momento: los Hermanos Martelo de Cartagena, quien lo llamó para que integrase la nómina de vocalistas de la misma, al lado de grandes cantantes ya cotizados.

Juancho no fue inferior a este reto, lo cual le vino a servir como plataforma para que fuese conocido en el ámbito musical. Ello condujo a Renato Capriles, director de Los Melódicos famosa Orquesta Venezolana, para invitarlo a reemplazar a uno de los grandes cantantes caribeños, el cubano Victor Piñero, quien acababa de fallecer. De igual manera, el músico y director dominicano Billo Frómeta le hizo una invitación, para que entrase a formar parte de la famosa Billos Caracas Boys. Juancho lo pensó, pero ya tenía en mente, en asocio de su hermano Carlos, el gran saxofonista y clarinetista, constituir su propia agrupación musical: La Revelación.

Con esta su propia Orquesta, vino a obtener rotundos y sonoros triunfos de allí en adelante, como los 4 Congos de Oro en el Carnaval de Barranquilla (1980 – 81 – 83 y 93), y en el año 2012 el Grammy Latino, en la categoría mejor Cumbia y Vallenato por su trabajo Juan Piña le canta a San Jacinto.

También es menester anotar que, durante su mayor producción artística, fue convocado para formar parte de la Colombia Alls Stars, una selección de los mejores cantantes de nuestro país, con figuras de gran renombre, tales como el Joe Arroyo, Piper Pimienta, Wilson Manyoma y Jairo Likasale, quienes dieron conocer la Salsa hecha en Colombia por todo el continente americano.

Pero fue con su Agrupación, cuando efectivamente comenzó el gran salto de su vida artística, pues ya cotizado por el canto de los aires típicos de su región, pudo llevarlos al acetato e interpretarlos con el sabor alegre y picaresco del caribe colombiano, hasta el día de hoy, convirtiéndose en un bastión, al darle vida a lo mejor de nuestro folclor, y no olvidarse de lo autóctono y raizal, ni tampoco dejarse llevar por efímeros aplausos o por simples ganancias ocasionales, que poco aportan a quien en realidad vive y siente su autenticidad expresada en cánticos que describen la forma de vida de una región.

Por todo ello es plausible la labor que ha cumplido Juancho Piña en pro de nuestras músicas vernáculas, procurando atraer nuevamente a nuestra juventud, que está marchando por otros senderos, ajenos a nuestra cultura e idiosincrasia. Y en ello debemos ser muy claros, porque en muy mal momento los diversos medios de comunicación, han abierto sus ondas sonoras, motivados por incentivos dudosos, para darles prelación a expresiones vulgares y contrarias a la decencia y buenas costumbres, incidiendo de forma negativa en las actuales generaciones y, así mismo desconociendo que, nuestros verdaderos valores artístico – musicales, deben primar por encima de cualquier ritmo foráneo. Parece que la payola (dinero por debajo de cuerda), ha invadido por igual, a la Radio y Televisión colombiana, al igual que a los que están en la obligación de supervisarlas.

Pero sigamos con nuestro personaje, que además de interpretar con suprema calidad los aires sabaneros, también ha incursionado con éxito en los aires melodiosos, alegres, nostálgicos y bullangueros de la tierra del Cacique Upar. Y en verdad, que lo ha hecho con gran calidad. Todo empezó por coincidencia, cuando Alfredo Gutiérrez lo encontró en Medellín, cuando se disponía para grabar un nuevo LP, y uno de sus coristas muy importante, llamado Jhonny Cervantes, no pudo asistir a la cita, y Juancho Piña, por sus cuerdas vocales bien afinadas, con altos y bajos impresionantes, podía darle salida favorable a este impase transitorio.

Producida esta grabación y habiendo salido al mercado, fue un éxito rotundo, motivo por el cual grandes conjuntos y cantantes Vallenatos, comenzaron a demandar sus servicios, tales como El Binomio de Oro, Diomedes Díaz, Jorge Oñate, Silvio Brito, etc, lo que vino a abrirle el camino para que Juancho Piña pensara en la posibilidad de grabar también temas del folclor Vallenato, que ya había tomado fuerza extraordinaria, no solo en el territorio nacional, sino también que estaba traspasando las fronteras patrias.

El primero en proponerle que grabaran juntos, fue Juancho Rois, y con posterioridad, fueron surgiendo más y más oportunidades, las cuales dieron pie para que Juan Piña se diese a conocer también, como gran intérprete de los aires musicales procedentes del Cesar, Guajira y el Magdalena. Fue así como empezó una sucesiva cadena de grabaciones, al lado de cotizados Acordeonistas de la talle de Jesualdo Bolaños, Orangel Maestre, Ismael Rudas, Julián Rojas, Rodrigo Rodríguez y, más recientemente con Emilianito Zuleta.

Ello no significa que Juan Piña haya dejado los aires sabaneros, sino que para satisfacción de sus seguidores, hoy en día ha conformado su propia Orquesta y Conjunto (cumple ambas funciones), al lado de sus grandes amores: Tres de sus siete hijas, que le acompañan como Coristas, haciendo que quienes les escuchan, se diviertan con gran alegría, porque además de su belleza, sus voces son bastante agradables y muy profesionales.
Veamos, escuchemos y deleitémonos con las siguientes canciones:

1. MOSAICO DE PIÑA: (Con su Orquesta)

1) La Rama del Tamarindo, 2) La Múcura, 3) Josefa Matía
4) Todo es para ti, 5) El Higuerón y 6) Ramita de Matimbá

  1. ¿CÓMO QUIERES QUE TE OLVIDE? (Con su Conjunto)

  1. MI OTRO HERMANO: Juan Piña con Emilianito Zuleta

BLOG DEL AUTOR: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

 

Acerca de portalvallenato (15577 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: